La segunda unidad del Granada tropieza en El Alcoraz

A pesar del tanto inicial de Quina, los rojiblancos se desconectaron del partido en la primera mitad y cedieron tres puntos ante el colista

Captura
Soro anotó el segundo tanto | Foto: Granada CF
Jero CameroJero Camero
0

Las malas noticias se acumularon en El Alcoraz. No solo la derrota ha supuesto un nuevo varapalo para el Granada CF en Liga, ahora también tendrá que esperar a conocer el alcance de la lesión de un Yangel Herrera que ingresó en la segunda mitad, pero que solo duró 15 minutos sobre el campo.

Y eso que el partido comenzó de una manera inmejorable para unos rojiblancos que saltaron casi irreconocibles al terreno de juego. Tan solo Rui Silva repitió en el once inicial que comenzó ante el Nápoles en la ida de la Europa League. El resto, nueve hombres que ganas de demostrar su valía y un Germán que necesitaba recuperar ritmo de competición tras sus molestias.

A pesar de lo novedoso del once, los hombres de Diego Martínez salieron al verde con mucha concentración. El Huesca proponía, fruto de la necesidad de verse como colista de la competición, pero en ese empuje cometió el error de dejarle espacio a Domingos Quina. El luso, en su primera titularidad, se puso el disfraz de Machís y con el típico recorte de fuera hacia dentro soltó un zapatazo imposible para Álvaro.

Solo habían transcurrido ocho minutos y los rojiblancos ya se veían por delante en el marcador. El plan de partido parecía que salía impecable. Sin embargo, ni la alegría ni la concentración de los rojiblancos duró demasiado. A los quince minutos, Rui Silva perdió la perspectiva en un centro y arrolló a Escriche, concediendo un penalti. Por fortuna, Rafa Mir quiso ajustar demasiado el lanzamiento y terminó estrellando la pena máxima contra la madera.

Desde entonces y hasta el final de la primera mitad, el Granada fue cuesta abajo y sin frenos. Al dominio oscense se le sumaron los errores individuales propios de los hombres de Diego. Nehuén y Germán perdieron la marca de Escriche pasada la media hora de juego y no estuvieron atento a un rechace que quedó suelto dentro del área. El delantero local, con un remate en semifallo, batió a Rui Silva.

Poco después volvió a ser el turno del central argentino, que concedió un saque de esquina en un tiro que no parecía conllevar demasiado peligro. En ese córner, un desvío en el primer palo de Mikel Rico provocó el desbarajuste de la defensa para que Pulido pudiese entrar con comodidad en el segundo palo tras el error en la marca de Eteki.

Y antes del descanso, el Huesca iba a encarrilar el encuentro con el tercer tanto en otra jugada a balón parado, aunque esta vez era Foulquier el que perdía la pugna con Rafa Mir y en esa misma lucha el lateral granadinista empujaba el balón al fondo de la red con el pecho.

Lo que parecía haber comenzado con buen pie, se había transformado en desgracia antes de llegar al descanso. Durante los quince minutos de receso, a Diego Martínez no le quedó otra que modificar su plan de partido y dar entrada a algunos de aquellos jugadores que había reservado para el partido ante el Nápoles.

El ingreso de Darwin Machís y Jorge Molina dotó al cuadro rojiblanco de un mayor control de balón y peligro. Al venezolano se le vieron pronto las ganas de darle la vuelta al choque y comenzó a percutir de forma continua por el costado derecho.

Su entusiasmo contagió al resto de compañeros, que se lanzaron al ataque buscando recortar distancias. Fue, precisamente, un centro del de Tucupita el que le llegó a Soro en el segundo palo. El extremo de Egea de los Caballeros, muy cerca del Alcoraz, logró el 3-2 que le daba alas al conjunto de Diego Martínez.

Sin embargo, en esta ocasión las atropelladas jugadas rojiblancas no encontraron el buen final que sí tuvieron en el partido de la primera vuelta en el que el Granada consiguió empatar a 3 tras ir 1-3 por debajo en el marcador. Para colmo de males, el ingreso de Yangel Herrera se transformó en desgracia al lesionarse pasados quince minutos y Germán terminó expulsado por roja directa en una decisión un tanto cuestionable de Soto Grado.

La mala racha del Granada en Liga continúa ampliándose. La derrota ante el colista y los nuevos problemas físicos ponen en evidencia lo corta que es la plantilla y hacen presagiar que el final de curso será muy complicado mientras la Europa League siga su curso. Pero este tren no para y la siguiente estación es el Diego Armando Maradona de Nápoles.

Ficha técnica:

Huesca: Álvaro; Pulido, Siovas, Insua; Ferreiro (Juan Carlos, 87′), Mikel Rico (Doumbia, 67′); Maffeo, Seoane, Javi Galán; Escriche (Okazaki, 68′) y Rafa Mir.

Granada: Rui Silva; Víctor Díaz, Nehuén, Germán, Adrián Marín; Fouqluier (Machís, 46′), Eteki, Quina (Domingos Duarte, 82′), Fede Vico (Jorge Molina, 46′); Soro (Yangel Herrera, 61′) (Kenedy, 75′) y Puertas.

Goles: 0-1, Quina (8′); 1-1, Escriche (31′); 2-1, Pulido (39′); 3-1, Foulquier (p.p. 44′); 3-2 Soro (59′).

Árbitro: Soto Grado. Amonestó a Mikel Rico, Insua y Seoane en el Huesca y a Rui Silva, Nehuén y Víctor Díaz en el Granada. También expulsó a Germán por roja directa (91′)

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 24 de LaLiga, disputado en El Alcoraz sin presencia de los aficionados.







Se el primero en comentar

Deja un comentario