El Granada se duerme en su propia trampa

Un Granada con pocas ideas no pudo contrarrestar sus propios errores y sufrió la primera derrota en casa ante el Real Valladolid

Granada CF - Real Valladolid
Los rojiblancos encadenan la segunda derrota consecutiva | Foto: Antonio L. Juárez
Jero CameroJero Camero
0

El Granada sigue lejos de esta nueva normalidad. Los hombres de Diego Martínez, por más que le pusieron ganas en cada balón dividido, parecía que tenían la mente puesta en otras cosas en lugar de en la creación de jugadas. Un fútbol espeso y de pocos quilates fue lo que brindaron los dos equipos desde el comienzo del partido.

Aun así, el Real Valladolid sí que parecía tener las ideas un poco más claras sobre por dónde hacer daño a los rojiblancos y a los tres minutos Óscar Plano iba a dar el primer susto. El futbolista del Pucela no pudo definir un mano a mano a mano ante Rui Silva y mandó la pelota a la derecha de la portería de luso. El Granada le vio las orejas al lobo y trató de hacerse con el control del juego.

Sin embargo, un ordenado Valladolid siempre estaba con un jugador al cruce en el momento crítico. La frustración iba creciendo en el Granada con el paso de los minutos y Darwin Machís era la mayor prueba. El venezolano, que en muchas ocasiones ha sido el desatascador de los duelos nazaríes, se ofuscó y buscó batalla por su cuenta con un par de intentos blanditos desde la frontal del área.

Cuando no fallaba el Granada, entre el VAR y Medié Jiménez desbarataban la ocasión. De qué sirve tener un sistema para revisar las jugadas si cuando el balón golpea en la parte superior del brazo de un jugador y está pegado al cuerpo no se deja seguir la acción para verla posteriormente y juzgar con calma. Pues esto es lo que le sucedió a Machís mediada la primera mitad. Cuando se quedaba solo, Medié Jiménez señaló la mano y no dejó terminar la jugada. Que alguien venga y lo explique.

Pero el peor mal del Granada no era ni el colegiado ni el videoarbitraje. El frío de Sierra Nevada pareció abotargar el sentido creativo nazarí. Los fallos en la circulación iban en aumento y poco a poco el Real Valladolid se iba sintiendo más cómodo sobre el césped del Nuevo Los Cármenes. Guardiola dio un aviso y Germán contestó en la portería rival ejecutando una jugada a balón parado que se estrelló en el lateral de la red.

Y, justo cuando los dos equipos pensaban que se iba a llegar al descanso, el Real Valladolid echó un jarro de agua fría sobre las cabezas rojiblancas. Un mal despeje de la zaga terminó llegando a los pies de Sergi Guardiola, que pegado a la línea de cal puso un centro tenso al primer palo para el remate de cabeza de Óscar Plano. El extremo del Pucela se resarció del terrible fallo de los primeros minutos para mal del Granada.

La charla de Diego Martínez en el descanso debió ser intensa. El Granada salió de los vestuarios con mucha más energía y apretó en los compases iniciales mientras que el Valladolid esperaba con tranquilidad para explotar los espacios que se quedaban a las espalda de la zaga rojiblanca. Lo volvió a intentar Machís, ansioso por conseguir el tanto de empate, pero sin fortuna una vez más.

Todo lo contrario que para el Valladolid. Marcos André consiguió recibir un balón de Óscar Plano. Domingos Duarte le cerró el disparo con la pierna buena y el brasileño recortó hacia la línea de fondo y disparó cruzado. Llegó a tocar Rui Silva, pero no lo suficiente para evitar que el balón rebasar la línea de gol.

El segundo tanto pucelano llegó cuando tres jugadores estaban preparados en la banda para entrar en el Granada. La falta de ideas en la zona de ataque obligó a cambiar a dos de sus hombres. Soldado y Luis Suárez le dieron descanso Fede Vico y Jorge Molina. También salió Gonalons, que estaba amonestado desde la primera mitad, para dejar su lugar en el campo a Yangel Herrera.

Como si un hechizo mágico se tratase, las incorporaciones le cambiaron la cara al Granada. El equipo tuvo mucha más profundidad por ambas bandas Soldado consiguió fijar a los centrales. Y llegó el gol de Granada que recortaba distancias. Ante las dificultades en el juego fluido, el tanto llegó a balón parado. Foulquier no pudo rematar bien en el primer palo, pero el balón quedó muerto en el área pequeña y Domingos Duarte fue el más listo de la clase para estampar el balón al fondo de la red.

El gol cambió totalmente los papeles del partido. El Granada pasó a dominar el partido en todos los aspectos. La velocidad en las jugadas y la alta presión obligó a los de Sergio a encerrarse en su propio campo. Las opciones a balón parado también aumentaban la sensación de peligro de los rojiblancos, pero sin la fortuna necesaria para conseguir el tanto del empate.

Diego decidió dar el todo por el todo e incorporó a Alberto Soro por Montoro. La presión en el último tercio del campo del Valladolid iba en incremento y el balón le duraba tan solo un despeje. Sin embargo, estos pelotazos contundentes le servían al conjunto visitante para ganar segundos en una situación que se les ponía cuesta arriba.

Pero el sueño del empate se terminó con un error de Luis Milla en la salida de balón que dejó solo a Jota en un mano que definió sin problemas por el palo corto de la portería de Rui Silva. El gol fulminó las opciones de remontada de un Granada que no se ha terminado de readaptar tras toda la vorágine que provocó el COVID-19 hace dos semanas. Segunda derrota consecutiva para los rojiblancos y primera en casa. Es el momento de hacer borrón y cuenta nueva antes de que la dinámica vaya a peor.


Ficha técnica:

Granada CF: Rui Silva; Foulquier, Germán, Domingos, Neva; Gonalons (Yangel Herrera, 54’), Milla, Montoro (Soro, 80’); Fede Vico (Luis Suárez, 54’), Machís y Jorge Molina (Soldado, 54’).

Real Valladolid: Masip; Hervías (Javi Sánchez, 77’), Joaquín, Bruno, Nacho; Orellana (Janko, 68’), Alcaraz, San Emeterio (Toni Villa, 77’), Óscar Plano (Jota, 77’); Marcos André y Sergi Guardiola.

Goles: 0-1, Óscar Plano (45’); 0-2, Marcos André (53’); 1-2, Domingos Duarte (63’); 1-3, Jota (90’).

Árbitro: Medié Jiménez amonestó a Maxime Gonalons, Carlos Neva, Luis Suárez y Montoro por parte del Granada y a Fede San Emeterio, Jota y Janko en el Real Valladolid.

Incidencias: Partido disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes de Granada. Se guardó un minuto de silencio tras el fallecimiento del ex jugador del Granada CF Pedro Fernández y por las víctimas de la violencia de género.







Se el primero en comentar

Deja un comentario