Consejos imprescindibles si regresas del puente en coche

Para trayectos largos, es importante seguir estas recomendaciones para que el desplazamiento se realice en buenas condiciones

trafico por Granada
Tráfico en Granada capital | Foto: Antonio L. Juárez
Europa PressEuropa Press
0

Si tras este puente vas a coger el coche para trayectos largos, debes tener en cuenta una serie de consejos o recomendaciones para que el viaje se realice en buenas condiciones. Revisa primero el vehículo y después de tenerlo a punto, preocúpate de descansar y dormir lo suficiente la víspera de tu viaje para poder conducir en buenas condiciones “por tu seguridad y por la de todos”. Estas son las dos recomendaciones que ofrece la Guardia Civil para evitar accidentes de tráfico por fallos humanos o técnicos.

Pasos para revisar el coche

El primero es verificar el aceite. Para ello, el coche debe estar frío y en plano. Saca la varilla del medidor del aceite, límpiala y vuelve a introducirla. La mancha debe quedar (después de sacarla otra vez) entre las marcas de máximo y mínimo. Si no se encuentra entre estas franjas puede haber “problemas irreversibles para el motor”.

El segundo es comprobar el líquido anticongelante. El nivel debe comprobarse siempre sin abrir la tapa, compruébalo a través del indicador de máximo del depósito. Si el nivel de líquido está por debajo, rellénalo hasta el máximo y si desciende rápidamente, acude a un taller lo antes posible porque lo más posible es que tengas una fuga.

El tercer paso es comprobar la batería. La mayoría no requiere mantenimiento pero si tu coche equipa una batería con mantenimiento, comprueba el nivel del líquido y, si fuera necesario, rellena con agua destilada.

El cuarto paso es revisar la presión de los neumáticos. Para ello el coche tiene que estar en frío. Mira las recomendaciones del fabricante, sobre todo si vas a viajar con el coche cargado, porque entonces tendrás que aumentar la presión algunas décimas. Los datos del presionado suelen estar junto al asiento del conductor. Revisa también la profundidad del neumático: recuerda que el mínimo legal es 1,6 mm, y no olvides comprobar siempre la presión de los neumáticos en las zonas más desgastadas. Revisa también la rueda de repuesto, ya que puedes llegar a utilizarla con lo que debe llevar el nivel de presión al máximo.

También es recomendable que mires el dibujo de los neumáticos, donde el desgaste de las ruedas dependerá de si sus dibujos se ven con mayor o menor claridad; o que consultes el lateral de la rueda, donde se indica la semana y el año en el que fueron fabricados.

La revisión de los frenos también es fundamental. Además de verificar el correcto nivel del líquido, estate atento si al pisar el pedal oyes un chirrido: lo más probable es que las pastillas de freno estén desgastadas.

Es importante revistar también los amortiguadores. Mira que el vehículo no rebota, cabecea y balancea lateralmente en exceso en carreteras rectas sin problemas en el asfalto y que la suspensión no tenga una fuga de aceite.

También recuerda revisar todos los años el reglaje de luces de tu vehículo y el aire acondicionado, ya que es muy importante que funcione correctamente tanto el sistema de aire acondicionado como el filtro del habitáculo para poder regular la temperatura dentro del vehículo y evitar la somnolencia o el exceso de calor.

A parte de hacer esta revisión, recuerda que es obligatorio llevar toda la documentación en regla, los permisos de conducir y de circulación, la tarjeta de la ITV y la pegatina de la última ITV realizada en vigor, pues de lo contrario serás multado. Además, se recomienda llevar el justificante de pago de la póliza de tu seguro, partes europeos de accidente, un chaleco reflectante homologado y dos triángulos de emergencia.

Recomendaciones para el conductor

La Guardia Civil informa a conductores que vayan a emprender un viaje largo en coche evitar la fatiga con los siguientes consejos: Conocer el estado de las carreteras antes de planificar el viaje; dormir lo suficiente; evitar las comidas copiosas; ajustar bien el volante, el reposacabezas y el asiento; en el caso de tomar medicamentos, comprobar si afectan a la conducción; mantener la temperatura en el coche entre 20 y 22 grados; realizar paradas cada dos horas entre 10-15 minutos y hacer estiramientos y ejercicios; mantenerse hidratado y nutrido, no dejar caer el nivel de azúcar; evitar las horas más calurosas del día para viajar y no probar el alcohol si se va a conducir.

 





Se el primero en comentar

Deja un comentario