Condenado a un año de prisión un masajista por abuso sexual a una mujer en una clínica de Granada

La víctima, que acudió a recibir un masaje, recibió todo tipo de tocamientos de índole sexual a pesar de su negativa, sufriendo como consecuencia un estrés agudo postraumático tras los hechos

Tribunal Superior de Justicia de Andalucia en Granada
El masajista no ha sido condenado a inhabilitación en el ejercicio de su profesión | Foto: Antonio L. Juárez
Álvaro HolgadoÁlvaro Holgado
0

El Juzgado de lo Penal nº 4 de Granada ha condenado a un año y un mes de prisión a un masajista por un delito de abusos sexuales. Los hechos sucedieron el 3 de abril de 2018, en un centro de estética y salud situado en el centro de la capital granadina, cuando la denunciante acudió al mismo para recibir un masaje relajante de piedras calientes ofertado por el establecimiento.

Tal y como se describe en la sentencia a la que ha tenido acceso GranadaDigital, durante el desarrollo de la sesión, el condenado abusó sexualmente de ella en repetidas ocasiones a pesar de las reiteradas negativas de la víctima que, tras los hechos, ha sufrido un estrés postraumático severo. Tal y como se describe en su testimonio, el masajista realizó tocamientos de índole sexual en la zona genital y anal, aludiendo el condenado a «que tenía la piel seca como un desierto» y parando únicamente cuando una de las empleadas de la clínica entró en la sala donde se estaba produciendo el abuso.

El condenado está obligado por tanto, aunque ha recurrido la sentencia y ésta aún no es firme, a indemnizar asimismo con una cantidad de 6.450 euros a la víctima, además de recibir una condena con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho sufragio pasivo durante el tiempo de estancia en prisión.

No obstante, la acusación particular, dada la gravedad de los hechos, solicitaba además la pena de inhabilitación especial del denunciado para la profesión de masajista. Dicha inhabilitación no ha sido acordada en la sentencia, por lo que el condenado puede continuar ejerciendo la profesión.



Se el primero en comentar

Deja un comentario