La boina negra de contaminación que se cierne sobre Granada

Contemplar la capital desde alguno de sus miradores permite apreciar una extensa capa que vuelve a poner de relieve el problema de la calidad del aire

Boina negra contaminación gases contaminantes CO2 Granada calidad del aire Foto Dani Bayona
La boina negra que cubre el cielo de Granada | Fotos y vídeo: Dani Bayona
Miguel López RiveraMiguel López Rivera
2

La imagen captada por el objetivo de Dani Bayona habla por sí sola. Los efectos de la contaminación sobre Granada son más palpables que nunca. Una boina oscura, casi opaca, de gases se cierne en la atmósfera de la capital, la tercera ciudad de España más afectada por este problema tras Madrid y Barcelona pese a no ser una de las 15 más pobladas del país.

En la foto se puede apreciar la intensidad de la capa negra, que intoxica el aire que respiran los granadinos y se acumula de forma predominante sobre el centro de la capital. Una panorámica que permite entender la importancia de concienciar sobre esta problemática a la sociedad.

Cuando menos es curioso el hecho de que la mayor concentración de partículas parezca asolar el centro de Granada, la zona que precisamente goza de más protección medioambiental, con restricciones de tráfico y medidas encaminadas a sacar el vehículo privado de allí en favor del transporte público.

Y todo menos de un mes después de la Semana Europea de la Movilidad que, entre otras cosas, ha logrado alcanzar acuerdos como el establecimiento de una zona compartida para los taxis de Granada, Cenes y Pulianas o la puesta a punto de un sistema de pago centralizado de todos los servicios de movilidad mediante app que será pionero en España.

El regreso a la normalidad ha devuelto a Granada a sus peores niveles de polución, después de que durante el estado de alarma los sistemas de medición registraran índices que no se veían desde 1989. El confinamiento debido a la pandemia mundial dejó el pasado 16 de abril la reducción de hasta el 62% de dióxido de nitrógeno en la Estación Granada Norte, algo que no se había visto en 30 años. Pero de eso ha pasado ya casi medio año y el problema parece enquistarse. Literalmente.

Y es que en la capital se puede apreciar estos días un fenómeno conocido como ‘esmog’, consistente en la combinación del aire con contaminantes durante un largo período de altas presiones que provoca el estancamiento del propio aire.

Los informes del Gobierno que alertaban del grave problema que acusa la ciudad han hecho que todas las administraciones prioricen en sus agendas el atajar este problema. El Ayuntamiento creó los famosos y polémicos ‘carriles amarillos’ (también conocidos como ‘carriles Covid’). En la Circunvalación se optó reducir la velocidad máxima hasta los 90 kilómetros por hora y en poblado hasta los 30. Pero nada de eso termina de descongestionar el aire granadino, cada vez más perjudicial para la salud de los más de 200.000 habitantes censados, casi 300.000 contando la población flotante, y el medio millón del Área Metropolitana.







Comentarios

2 comentarios en “La boina negra de contaminación que se cierne sobre Granada

  1. Avatar

    Creo que es debido principalmente al tráfico, pues que yo sepa en Granada no hay Polo Químico Industrial, de Hidrocarburos, etc.
    Creo evidente se presentan 2 soluciones, independientemente de otras.
    1ª Extensión del metro-tranvía a toda la corona metropolitana granadina, en esas paradas terminales realizar grandes aparcamientos disuasorios, de tal manera que las personas que vengan más allá de esta corona metropolitana, aparque allí su coche y utilice el metro-tranvía para llegar a la capital.
    2ª Corredores Verdes por toda la ciudad: llenar Granada de árboles y demás vegetación que absorban esa polución.
    En resumen sin aire limpio no puede haber buena salud.

    • Y lo que sale por la chimenea de la puleva? Yo veo todas las mañanas una nube negra que sale de allí y nadie dice nada.

Deja un comentario