Las averías en los pozos de suministro de agua de Baza suman casi 70.000 euros desde que comenzó 2020

El Ayuntamiento ha informado de que ya se están realizando reuniones para iniciar el proyecto de canalización de aguas superficiales

EuropaPress_2287694_Visita_del_delegado_de_la_Junta_a_Baza
Imagen de archivo de una visita del delegado de la Junta a Baza
GabineteGabinete
0

El Ayuntamiento de Baza ha destinado en lo que va de año poco más de 55.000 euros a la reparación de averías de los motores de los pozos de la Atalaya que suministran agua potable al 63% de la población del municipio. A ello se suma los arreglos en el pozo de agua del anejo de Baúl que han superado los 13.000 euros. A finales de mayo fue necesaria la sustitución completa del motor de uno de los pozos y a finales del pasado mes de julio fue necesario realizar tareas de reparación en el motor y bomba del segundo pozo.

Los concejales de Mantenimiento y Medio Ambiente, José López Cañadas, y Juan Francisco Valero, explican que estas operaciones van más allá de las tareas de mantenimiento habituales -que, además, son más frecuentes debido al uso intenso y continuado de los motores y bombas de sendos pozos- ya que para cubrir la demanda de consumo de agua de la población deben estar en funcionamiento 24 horas al día durante el verano y una media de 15 horas al día el resto de meses provocando un mayor desgaste de la maquinaria.

Cañadas añade que hacer depender el consumo de agua potable de la extracción mediante pozos genera incidentes por la avería de la maquinaria o por los cortes de corriente. Esta última supone la parada de uno o los dos motores y, aunque la incidencia se resuelve simplemente con el rearme de los motores, en función de la hora y la época del año en la que se produce, puede incidir más o menos en la capacidad del depósito. A todo ello se suma el sobrecoste eléctrico que el Ayuntamiento de Baza tiene que pagar por el uso continuo y creciente de los pozos de agua que funcionan las 24 horas del día y cuyo coste de electricidad supera los 215.000 euros al año, con una media de 18.000 euros al mes de coste en energía.

La otra cara del uso intensivo de las aguas subterráneas es la sobre explotación del acuífero Zújar- Baza- Freila. Sobre ese asunto el alcalde de Baza, Pero Fernández, alerta del peligro e inseguridad que supone el hacer depender el suministro potable de toda una población de las aguas subterráneas, ya que la segunda fuente de suministro de agua de Baza también procede de las aguas subterráneas, al ser el nacimiento natural de las Siete Fuentes, por lo que su caudal está sujeto a la cantidad de lluvias que se reciba durante el año.

Ante esta situación, señala que una de las soluciones ideales es el suministro de aguas superficiales, tal y como está planteado en el Plan Hidrológico del Guadalquivir con la reserva de agua del Portillo para abastecimiento a Baza y a las poblaciones de Zújar, Freila y Caniles. En este sentido, ha detallado que se están realizando reuniones con las administraciones y entidades implicadas en este proyecto de canalización.





Se el primero en comentar

Deja un comentario