Arranca la ‘Vuelta al cole’ más complicada

Los escolares regresan a las aulas desde este jueves de forma presencial y con más dudas que certezas

vuelta al cole 2020 - nueva normalidad - Foto Antonio L Juárez
Los niños vuelven a las aulas meses después | Foto: Antonio L. Juárez
Sergio Rodríguez AcostaSergio Rodríguez Acosta
0

Este jueves da comienzo la operación ‘vuelta al cole’ más difícil de todas. En mitad de una pandemia que asola el mundo, miles de niños y niñas deberán volver a las aulas para retomar las clases presenciales y recuperar el ritmo perdido desde mitad de marzo. Entre dudas de padres y madres, gel desinfectante, distancia de seguridad y mascarillas, los más pequeños, Infantil y Primaria, regresan al ‘cole’ a partir de este 10 de septiembre. Los ‘mayores’ de Secundaria, Bachillerato y FP harán lo propio a partir del próximo martes 15.

El regreso a las aulas es complicado en general, pero cada centro educativo tiene sus particularidades y distintas necesidades para hacer frente al coronavirus. Dadas las circunstancias, es imposible dar garantías a las familias, pero desde los colegios e institutos de Granada se buscan soluciones. Hablamos con responsables de dos centros, IES Miguel de Cervantes y Ave María Casa Madre, que nos cuentan los aspectos relacionados con el Covid-19 del atípico curso escolar 2020-2021.

La Delegada de Educación y Deporte, Ana Berrocal Jurado, envió una carta a la comunidad educativa granadina en la que quiso transmitir tranquilidad para la vuelta a las clases. “Todos tenemos familiares en edad escolar; es lógica y razonable nuestra preocupación en la vuelta al colegio, pero estoy convencida de que todo el trabajo que se está realizando por parte de las Consejerías de Educación y Salud, así como de los distintos representantes y miembros de la comunidad educativa, permite volver a las aulas con seguridad”, declaró la representante política, que admitió que “el riesgo cero no existe”. Berrocal destacó la creación de la Comisión Provincial “para el seguimiento de esas medidas de prevención, protección, vigilancia y promoción de salud frente al Covid-19 en nuestros centros educativos”.

El arranque oficial del curso determinará con el paso de las semanas el devenir de los acontecimientos y la evolución de la pandemia dentro de los centros educativos granadinos. Cada colegio e instituto de la provincia intentará protegerse de la forma más efectiva posible. Desde Granada Digital se ha contactado con dos centros:el IES Miguel de Cervantes y el Ave María Casa Madre.

Entrada al instituto Miguel de Cervantes | Antonio L. Juárez

El Miguel de Cervantes tomó la determinación de establecer su propio protocolo de actuación. El instituto situado en el Camino Real de los Neveros recibió un documento de la Consejería de Salud y Familias en junio, que posteriormente fue renovado en agosto, pero la decisión estaba tomada. Desde el centro señalan que hay “cosas imposibles” de cumplir, como el mantenimiento de la distancia social en las clases, ya que el espacio es insuficiente para ello. La adquisición de botes de gel hidroalcohólico, mascarillas y mamparas para sus oficinas fue uno de los primeros pasos dados hace meses, aunque el lunes 7 de septiembre la Junta envió seis cajas con gel y mascarillas.

El protocolo de actuación del Miguel de Cervantes se centra en aspectos como la entrada y la salida del centro, la circulación del alumnado, las medidas de seguridad para los recreos, la organización segura de actividades extraescolares, el disfrute de espacios comunes como la cafetería o el uso de los aseos. El instituto está repleto de señalizaciones para recordar a sus estudiantes lo importante que es colaborar para no facilitar las cosas al coronavirus. Todas las clases cuentan con un dispensador de gel hidroalcohólico.

Isabel Madrid Barbero, coordinadora Covid del Miguel de Cervantes, explica que el primer paso a seguir por parte de los responsables cuando un alumno da positivo en Covid-19 es comunicarlo a una enfermera del Centro de Salud Mirasierra, que ejerce de enlace con el centro educativo. “Tenemos una dependencia habilitada para aislar al positivo”, declara Isabel, que agrega que todo el personal del centro se somete este jueves al test rápido para detectar si existen positivos antes del inicio del curso. La docente ha realizado recientemente un curso sobre el coronavirus, pero lo califica como algo “de cara a la galería”, pues “no hay un especialista al frente” de este.

Encarna Peña, secretaria del instituto, afirma que existen falta de recursos para seguir lo mejor posible todas las recomendaciones. Encarna asegura que si un centro cuenta con mejores medios gracias a agentes externos se estaría semiprivatizando la educación pública, algo que considera “injusto”.

“Hay buena voluntad, pero mucha improvisación”, sostiene Alfonso Centeno, director del centro. Alfonso sostiene que la confusión existente se debe a la falta de “información real” existente. También detalla que el mayor problema reside en el aula de informática, pues el funcionamiento solía ser disponer de un ordenador por cada dos estudiantes, algo imposible ahora si se quieren respetar las medidas de seguridad.

El centro declara que la Junta planteó el pasado 3 de septiembre las distintas opciones de asistencia a elegir, una fecha que consideran muy tardía. Las posibilidades son cuatro: presencial total, semipresencial telemática, semipresencial y organización por tramos horarios, aunque esta última parece inconcebible. El claustro debe decidir este jueves que senda seguir, excepto en los cursos de 1º y 2º de ESO, cuya presencialidad es obligatoria. Tres profesores contratados por la Junta refuerzan la plantilla para aportar 18 horas semanales de trabajo.

El patio del Ave María | Ave María Casa Madre

José Miguel Sánchez Molina es uno de los componentes de la comisión Covid-19 del Ave María Casa Madre. El profesor con 37 años de experiencia expresa que las medidas generales de prevención del Ave María están relacionadas con las ya archiconocidas por la sociedad como el lavado de manos, los 1,5 metros de distancia social, la reorganización del flujo de personas o el cubrimiento de la nariz y la boca a la hora de toser. “Antes de la apertura del centro se ha procedido a la limpieza y desinfección de todas las estancias, de acuerdo con las directrices del plan de limpieza y desinfección reforzado”, manifiesta Sánchez, que añade que “se han colocado señalizaciones en las entradas, salidas y zonas de tránsito para ordenar el flujo de personas”.

El centro situado en la Cuesta del Chapiz ha establecido medidas específicas para sus trabajadores como el uso obligatorio de mascarilla durante toda la jornada, la reducción máxima del uso de elementos comunes o la desinfección exhaustiva de uniformes o ropa de trabajo, que deberán ser lavados a temperaturas superiores a 60 grados. La dirección debe cumplir con la obligación de facilitar de forma constante a sus empleados los geles hidroalcohólicos. Las normas para su alumnado son similares, pero en  los estudiantes de Educación Infantil el uso de gel hidroalcohólico será sustituido por el lavado frecuente de manos con agua y jabón.

El centro con vistas a la Alhambra cuenta también con un protocolo de actuación para cuando un positivo por Covid-19 sea confirmado. Cuando el caso confirmado sea un alumno o alumna y la comunicación la reciba el centro docente en horario escolar, procederá a contactar con las familias del alumnado de la misma clase o grupo de convivencia para que, con normalidad y de forma escalonada, procedan a recogerlos, manteniendo las medidas de protección (mascarilla, higiene de manos, etiqueta respiratoria y distanciamiento físico), informando que deben iniciar un periodo de cuarentena. Respecto al tutor de un aula en la que se haya confirmado un caso de un alumno, deberá abandonar el centro e iniciar un aislamiento domiciliario.

“El 3 de septiembre todo el personal del centro: profesorado, personal de atención complementaria, personal de administración y servicios, coordinadores y educadores del internado pasamos un test rápido, una prueba de sangre capilar. Afortunadamente ningún trabajador ha tenido que hacerse la prueba PCR. Todas las muestras tomadas resultaron negativas”, declara Sánchez, que durante muchos años dirigió el internado del Ave María, una tarea que se ha vuelto más difícil debido a la pandemia. “La gestión del internado se complica, el número de alumnos residentes se ha reducido en un 30%”, dice el coordinador Covid del centro, que agrega que “al haber menos alumnos y tener espacios tan amplios, nos permite mantener las distancias de seguridad, tanto en los dormitorios (habitaciones individuales y dobles) como en el comedor”. Esta circunstancia no da pie a relajaciones, ya que “ahora no será como en cursos pasados, la socialización no puede ser la misma”. Las entradas y salidas de internos en el inicio y el culmen del fin de semana, viernes y domingos, tendrán sus horarios controlados con más razón que nunca.

Es indudable que los centros educativos granadinos han realizado un gran esfuerzo para intentar que la vuelta a las aulas sea lo más segura posible. El combate ante un rival invisible y rocoso como el coronavirus no facilita las cosas, pero sólo el tiempo dirá si la transmisión es detenible o no. La labor acometida por los docentes les honra, sea más o menos efectiva.





Se el primero en comentar

Deja un comentario