Agrajer ofrece un sistema de autoayuda a los jóvenes adictos al juego

El objetivo es que las personas afectadas identifiquen que tienen un problema y que imiten a los que han podido superarlos

MAQUINAS-TRAGAPERRAS-DIA-MUNDIAL-JUEGOS-DE-AZAR-AGRAJER
Los jugadores más jóvenes se decantan por las apuestas deportivas y los de más edad, por las tradicionales tragaperras | Foto: GD
Marta GervillaMarta Gervilla
0

Una persona joven, con tiempo libre, a la que le gusta el deporte y con necesidades económicas no dudaría en entrar a una casa de apuestas para probar suerte. Si, además, tiene el beneficio de ver el fútbol gratis y copas más baratas que en un bar, mejor todavía, ¿no?

Esto es lo que les está ocurriendo a muchos jóvenes granadinos, ya que con respecto a hace ocho años se ha producido un incremento del 414% de casos por adicción al juego. En gran parte esto se debe a que en Granada, en un radio de un kilómetro se encuentran cinco casas de apuestas, la mayoría ubicadas cerca de institutos o en barrios humildes, y como ha explicado Juan Francisco Navas, miembro del Consejo Asesor de Juego Responsable, “lo que incita principalmente al juego es la disponibilidad, se ubican donde pueda haber gente con tiempo para pasar allí el día entero si hace falta”.

Igualmente se ha producido un aumento de las apuestas deportivas online, relacionado, en cierto modo, con el uso de figuras de referencia en el deporte o de personas públicas que se usan como reclamo en los anuncios publicitarios.

La media de edad de quienes acuden a la Asociación Granadina De Jugadores En Rehabilitación (Agrajer) es de 33 años. Principalmente juegan a las máquinas tragaperras, frente a un perfil más joven, de entre 18 a 30 años, que frecuentan la ruleta presencial y las apuestas deportivas online.

La mayoría de los perfiles afectados son hombres, aunque existe un pequeño porcentaje de mujeres que acuden a pedir ayuda, aunque las que lo hacen siempre van solas, al contrario que los hombres, que van acompañados, según datos ofrecidos por Agrajer a GranadaDigital.

El perfil de los jugadores afectados muestra un deterioro significativo en diferentes áreas de su vida. A nivel personal, padecen un transtorno psicológico, ansiedad, depresión y baja autoestima. Igualmente, en el ámbito social presentan conflictos y deterioro de las familias, aislamiento social, pérdida de apoyo social, problemas económicos e incluso problemas legales.

Por esta razón, los familiares de los jugadores también son atendidos ya que, en gran parte, se ven afectados por la conducta adictiva de la persona que padece, causándoles gran variedad de síntomas psicológicos, tales como depresión, ansiedad o baja autoestima.

Sistema de Autoayuda

Por ello, Agrajer ofrece el sistema semanal de Autoayuda, en el que cuenta con la intervención de profesionales, tanto del ámbito de la psicología como del trabajo social. Además, el fundamento de estas intervenciones de autoayuda y ayuda mutua es la transmisión de las vivencias personales de otros jugadores ya rehabilitados a los recién llegados para que, como ha indicado Julio Martínez, monitor de Agrajer, “se identifiquen con aquellos que han resuelto sus problemas o están en vías de solucionarlos, y confíen en que, si otros han podido, yo puedo, por ello lo más importante es la identificación y la imitación”.

“El sistema se basa en un conjunto de actuaciones coordinadas y sistemáticas tendentes a dar una respuesta terapéutica a una serie de problemas de etiología bio-psico-social, que generan dependencia”, ha aclarado Julio Martínez.

El proceso empieza en el momento en que la persona recién llegada considera que necesita ayuda. Es el paso más importante de toda la terapia, ya que si no existe esta aceptación, se dificultará el proceso de rehabilitación.  Deben estar presentes actitudes y motivaciones activas, es decir, la persona afectada tiene que estar dispuesta a hablar y escuchar, compartir sus vivencias con los demás, sin juzgar o criticar a los miembros de su grupo. Las personas que acuden a Agrajer y se encuentran en situaciones de inestabilidad, carentes de recursos sociales o sin apoyo familiar, dificultan mucho más su proceso de recuperación.

Desde la asociación admiten que este sistema puede ser “más lento” y “dificultoso” que otros más directivos, pero sin ninguna duda apuestan por él, porque muestra una gran firmeza una vez consolidado, ya que es el propio individuo quien se ha propuesto las metas y la forma de conseguirlo.

El objetivo de este sistema es dar a los pacientes los conocimientos básicos y necesarios sobre esta adicción, para que tanto la persona con adicción como los familiares puedan superar el fenómeno adictivo, en general, de manera eficaz, y consiga la abstinencia continuada a los juegos de azar. Asimismo, pretenden garantizar un tratamiento personalizado a cada uno de los usuarios, con la posibilidad de realizar un seguimiento del tratamiento para detectar otras posibles problemáticas que puedan afectar directa o indirectamente a la rehabilitación. Sin olvidar el apoyo psicológico proporcionado a los pacientes y familiares que les acompañen.

“También se realizan actividades complementarias a las terapias grupales con el objetivo de trabajar aspectos relacionados con la autoestima, habilidades sociales y de la comunicación, control de impulsos, gestión emocional, y otras variables asociadas a la conducta adictiva, mediante Jornadas de Puertas Abiertas y Talleres, llevados a cabo por la psicóloga”, ha manifestado Martínez.

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario