Martes, 21 Agosto, 2018

            

Vuelve Hora Zulú

La banda nazarí dará un concierto el próximo sábado 7 de abril en la sala Industrial La Copera para presentar el adelanto de su nuevo trabajo

Hora Zulú
Marta Pérez | @marpeor3


image_print

Con su rock metálico alternativo de fuerte raíz andaluza, y tras seis años sin publicar nuevo trabajo, Hora Zulú retoma andadura. Y lo hace de la mejor manera posible, presentando dos nuevos temas de lo que será su próximo álbum y tocando en casa ante el público granadino. Unos días antes de la cita hablamos con su vocalista, Aitor Velázquez, que nos adelanta cómo se presenta esta nueva etapa.

Pregunta (P) . Beatus Ille es uno de los 4 lemas del renacimiento, que además hace referencia a la vida sencilla en el campo. ¿Os habéis convertido en unos hombres del renacimiento? ¿Qué queríais transmitir con este título?

Respuesta (R.) El segundo párrafo de la canción empieza diciendo “y quise ser dichoso aquel” pero así en castellano sonaba un poco a canción de Raphael y en latín además de a Horacio se lo había visto hace años en una intro a El último de la Fila, que es un grupo que me encantó siempre, por lo que me sabe un poco a guiño.

(P.) En este tema volvéis a dar muestras de lo que te gusta tirar de dichos…

(R.)  Supongo que sí, una de las ventajas de escribir en mi lengua materna es poder jugar hasta la saciedad con las palabras y a aquellas fórmulas que he mamado en la calle les tengo más cariño que a las que aprendí en los libros.

(P.)  ¿Podéis avanzar algo de la segunda canción que vais a presentar?

(R.) Pues te puedo contar que es un poco más metalera que la anterior y que hay un artista invitado con nosotros. Esta semana que viene estará ya en las redes, a ver que os parece, a mí me gusta bastante.

(P.)  En vuestro último trabajo de estudio se nota una diversidad sonora mayor, más madurez y unas canciones más serenas…

(R.) Gracias, me lo tomo como un cumplido, cada disco debe sonar mejor que el anterior, estaría bastante feo que fuera al contrario.

(P.)  Presentáis solo 2 nuevas canciones de lo que será esta nueva etapa y nuevo proyecto ¿por qué habéis elegido este formato?

(R.) No teníamos muy claro si esperar a después de verano y lanzar el disco completo. Al final decidimos esta presentación por fascículos y parece más efectiva de cara a hacer un poco de ruido antes del LP.

(P.)  ¿Teníais claro que la presentación y estreno de los nuevos temas tenía que ser en Granada, tenéis ganas?

(R.)  El concierto de Granada siempre lo he visto como un arma de doble filo, es muy especial y emotivo tocar en nuestra tierra, pero hay que estar pendiente de la familia, los amigos, los invitados etc… y encima almorzando ese día en casa, sin poder separarse unas horas de los problemas y concentrarse en las canciones. No creas que le tengo muchas ganas. Luego siempre lo paso bien, pero luego…

 

 

(P.)  Separación en 2013, reaparición en 2015 en Almería con promesa de retorno, que se confirmaba en el Viña Rock del año siguiente ¿Cuáles son vuestros planes para esta nueva etapa?

(R.)  Desde el día del concierto de Almería hasta hoy la banda está de nuevo en activo, si bien es verdad que no pensamos saturarnos de carretera en giras de tres conciertos cada fin de semana como antaño, porque eso ya no nos apetece demasiado. De momento tenemos las pilas recargadas y lo que es mejor, muchas ganas de escribir y de tocar.

(P.)  ¿Por qué habéis esperado tanto tiempo, 6 años, para enseñar al público nuevo trabajo?

(R.)  No teníamos ni tenemos demasiada prisa, hemos grabado unas 70 canciones a lo largo de nuestra carrera y en los conciertos se tocan unas 20. Pensamos que había material suficiente como para no aburrirnos ni aburrir a nadie.

Cartel del concierto de Hora Zulú en Granada |

(P.) Estarás el próximo 11 de abril muy poquito después de vuestra presentación, en el homenaje a Carlos Cano que organiza el Granada Experience ¿toda una declaración de intenciones de vuestro vínculo y arraigo con la ciudad y su tradición musical?

(R.)  Es un honor para mí estar esa noche en el Isabel la Católica con ese grupo de artistas interpretando canciones con letras que han marcado mi vida. A Carlos Cano le tengo devoción desde niño.

(P.)  Tras más de 600 conciertos a vuestras espaldas y con la experiencia de toda vuestra trayectoria profesional ¿cómo se ven ahora conciertos como el que disteis en Marbella para 40 personas en el Arturo’s Bar?

(R.)  Pues fíjate que de más de la mitad de esos conciertos no guardo ningún tipo de recuerdo, pero casualmente de aquel de Marbella, con Alex (nuestro dj de entonces pinchando desde fuera del bar por falta de un mínimo espacio donde colocar su mesa, y nosotros 4 apiñados, justo después de cenar y rodeados de gente), no me olvidaré en la vida.

(P.)  ¿Qué ha aportado al grupo y a su sonido vuestro background musical y vuestro paso por otras bandas?

(R.)  Creo que a nuestro sonido bastante poco, pero ahora tenemos la posibilidad de plasmar en otro sitio y con otra gente canciones que igual no caben en hora zulú, y eso se agradece.

(P.)  Habéis calificado vuestro 5º disco de “obra magna” ¿qué os llevó a tomar esa decisión de dejarlo, que vosotros mismos también habéis calificado de la “peor decisión posible”?

(R.) Creo que lo que hemos dicho en alguna ocasión es que dejarlo en aquel momento fue la mejor de las decisiones posibles ya que llevábamos 15 años muy intensos y nos hacía falta cierta desconexión para tomar algo de aire y poder pensar sobre lo que estábamos haciendo con un poco de perspectiva.

(P.)  Alguna vez habéis explicado que hacéis mensajes, canciones que no pierden vigencia con el tiempo. También habéis explicado alguna vez que no te posicionarías políticamente ni lo harías en una canción salvo que lo hagas “con muchísima elegancia” ¿ha cambiado tu manera de pensar tras los últimos acontecimientos (penas de cárcel para raperos como Valtonyc o Hasel)?

(R.)  La situación actual nos tiene ya demasiado acostumbrados por desgracia a esta rastrera utilización del poder judicial por parte de este gobierno arengado por ciertos lobbys conservadores. Personalmente a la hora de escribir canciones me resulta más interesante ahondar en sentimientos que considero más atemporales. La política es un tema que hay que intentar tratar siempre desde cierta altura y eso poéticamente no es fácil, pues corre uno el riesgo de asemejarse demasiado a aquello mismo que odia cayendo en proselitismos y proclamas panfletistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.