Martes, 24 enero, 2017

UPyD observa “claros indicios” de trato de favor del Ayuntamiento a un empresario que estuvo en las listas del PP

Mayte Olalla reclama que se investiguen varias presuntas irregularidades relacionadas con uno de los dueños del Templo del Flamenco

La líder de UPyD durante una intervención en el Ayuntamiento


image_print

Mayte Olalla, concejal y portavoz del grupo municipal de UPyD en Granada, ha puesto de manifiesto las sospechas de su partido de que el Ayuntamiento puede estar favoreciendo a uno de los propietarios de un local del Albaicín llamado El Templo del Flamenco. Este empresario es empleado municipal, dirige la Escuela de Flamenco y figuró en las listas del PP en las pasadas elecciones locales.

La concejal recuerda que su formación denunció el pasado 21 de marzo la existencia de varios carteles “remachados en señales de tráfico y muros” que no contenían ningún mensaje pero que “curiosamente”, trazaban un itinerario entre la Puerta de Elvira y la calle Pernaleros Alto, muy cerca ya del citado establecimiento, pasando por lugares como la Cuesta de la Alhacaba y la Placeta Liñán.

Olalla puso esos hechos en conocimiento del Ayuntamiento al entender que constituían una agresión contra el mobiliario urbano. No recibió respuesta pero lo cierto es que la mayoría de esos carteles desaparecieron a principios de abril, según informaron vecinos de la zona.

La representante de UPyD volvió a denunciar los hechos el pasado 8 de agosto. Preguntó si el Ayuntamiento sabía que algunos de los carteles aún seguían en el Albaicín y si, en caso afirmativo, se habían impuesto sanciones contra los autores de la “acción vandálica” y cuánto había costado restituir el mobiliario urbano dañado.

La teniente de alcalde Telesfora Ruiz contestó ese mismo día diciendo que en la Policía Local no constaba ninguna denuncia ni intervención en relación con los hechos. Mayte Olalla no entiende cómo la concejal del PP puede decir que los hechos no habían sido denunciados, si ella lo hizo por dos veces.

Recuerda la edil que al local del que es copropietario el citado empresario se le multó por no tener la licencia que correspondía a su verdadera actividad: 3.005 euros que se quedaron en mil porque la sanción se pagó con prontitud. También, que a raíz de una denuncia tramitada ante el Defensor del Ciudadano, Urbanismo emitió un informe que señala que en ese local se hicieron obras presuntamente irregulares y que supuestamente se invadió terreno público.

“Nos preguntamos por qué hay personas privilegiadas en esta ciudad, gente a la que no se investiga”, recalca la concejal, que añade que hay vecinos del Albaicín que, de forma anónima, le han hecho saber que hay una clara vinculación entre el Templo del Flamenco y esos actos contra el mobiliario urbano denunciados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *