Martes, 21 Noviembre, 2017

            

UNICEF advierte de que más de 26 millones de menores sufren las consecuencias de ‘El Niño’ en todo el mundo

El fenómeno climático ha provocado numerosas inundaciones y sequías y ha causado que millones de menores sufran desnutrición y se encuentren en riesgo de contraer enfermedades contagiosas potencialmente mortales

Foto: E.P./UNICEF
E.P.


image_print

Más de 26 millones de niños hoy en día sufren las consecuencias del fenómeno climático conocido como ‘El Niño’, que ha provocado numerosas inundaciones y sequías, que han causado que millones de menores sufran desnutrición y se encuentren en riesgo de contraer enfermedades contagiosas potencialmente mortales, según ha denunciado UNICEF en un informe.

‘El Niño’ es un fenómeno climático que se produce de forma cíclica en las zonas cercanas al ecuador. Se caracteriza por un aumento inusual de la temperatura del agua en el océano Pacífico, lo que provoca sequías en ciertas zonas de África Meridional mientras que en otras zonas, como en el norte de América Central, causa inundaciones.

El último caso de ‘El Niño’, que comenzó el año pasado, ya ha llegado a su fin. Sin embargo, ha sido uno de los más graves y ha registrado el mayor aumento en las temperaturas mundiales en 130 años, según ha informado el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia.

Las zonas más afectadas por las sequías han sido África Meridional, el Cuerno de África y América Central, así como algunas zonas de Asia-Pacífico. La inmensa mayoría de los países damnificados son naciones en vías de desarrollo, cuyas poblaciones ya contaban con escasos recursos, por lo que las consecuencias de ‘El Niño’ han sido fatales.

LOS NIÑOS SON LOS MÁS AFECTADOS

UNICEF ha denunciado que los niños son el colectivo que más sufre las consecuencias de este fenómeno climatológico extremo. Las sequías han causado que miles de familias hayan perdido sus cultivos y ganado, las principales fuentes de sustento de la inmensa mayoría de la población rural de África.

“Puede que el fenómeno meteorológico haya terminado, pero sus repercusiones sobre los niños, muchos de los cuales están entre los más desfavorecidos del mundo, se sentirán durante años”, ha declarado la directora de Programas de Emergencia de UNICEF, Afshan Khan.

Miles de niños padecen en estos momentos desnutrición aguda grave. Los casos en niños menores de 5 años han aumentado de manera alarmante, de acuerdo con datos de Naciones Unidas, y la desnutrición a una edad muy temprana puede tener consecuencias fatales a largo plazo, como muerte prematura o discapacidad mental.

La escolaridad de muchos niños se ha visto interrumpida por este fenómeno climatológico, ya que muchas familias se ven obligadas a trasladarse de región. Miles de niños dejan de acudir a la escuela para caminar largas distancias en busca de agua potable, lo que aumenta el riesgo de que estos menores sufran abusos y explotaciones en un futuro.

AUMENTO DE ENFERMEDADES

Por otro lado, los cambios en la temperatura y los altos niveles de humedad que surgen a raíz de las inundaciones aumentan el riesgo de enfermedades como el dengue, la diarrea o el cólera.

De acuerdo con un estudio realizado en 2014 en varios países africanos, las tasas de infección del VIH en aquellas zonas donde el virus es endémico aumentaron más de un 10 por ciento después de que se produjera una sequía.

La inseguridad alimentaria en estos casos es un agravante, ya que muchos individuos se ven forzados a elegir entre comer o recibir tratamiento médico. La mortalidad de los niños que viven con el VIH llega a ser entre dos y seis veces mayor entre los menores que sufren desnutrición.

TEMOR ANTE LA POSIBLE LLEGADA DE ‘LA NIÑA’

La comunidad humanitaria internacional ha mostrado su preocupación ante la posibilidad de que durante la segunda mitad de este año, se produzca ‘La Niña’, otro fenómeno meteorológico que se contrapone a ‘El Niño’.

Si ‘El Niño’ provoca un aumento inusual de la temperatura, ‘La Niña’ tiene justamente el efecto contrario: genera temperaturas anormalmente bajas en la misma región. Por lo tanto allí donde ‘El Niño’ provoca sequías, ‘La Niña’ suele provocar intensas precipitaciones e inundaciones, y viceversa.

Aunque en teoría tiende a ser beneficioso y no es tan perjudicial como su contraparte, en el caso de que se produzca este nuevo caso de clima extremo a finales de 2016, sus efectos podrían ser devastadores en aquellas comunidades que ya sufren las consecuencias de ‘El Niño’, cuyos recursos se encuentran al límite.

Por otra parte, ‘La Niña’, que suele durar entre 9 y 12 meses, contribuye en muchas ocasiones a un aumento de los huracanes que se producen en el océano Atlántico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *