Una revolución que no se materializa en puntos

Miguel Ángel Portugal sorprendió el pasado domingo con una revolución en el ‘once’ inicial del Granada CF que, sin embargo, no trajo consigo la reacción que buscaba el técnico burgalés. Quini, Baena, Espinosa y Pedro recuperaron la titularidad, pero ni su entrada en la alineación ni los cambios, más tarde, consiguieron que el conjunto nazarí arañase, al menos, un punto. Los rojiblancos mostraron, una vez más, una imagen apática que parece contagiarse en cada vez más efectivos de la plantilla.

Quini entró en el lugar de Víctor Díaz tras el mal partido que realizó el sevillano en la derrota ante el Rayo Vallecano, pero el resultado no fue el esperado. El ’17’ rojiblanco comenzó el choque de manera muy participativa en ataque. Puso el primer centro del encuentro, que fue a las manos de René, e intentó sorprender al meta local con un potente disparo lejano que se marchó alto. Pero, con el paso de los minutos, su participación fue disminuyendo, a la par que iba acumulando trabajo defensivo con las internadas de Nano y Pervis Estupiñán. El primero de ellos fue el que guió, por la banda defendida por Quini, la jugada del segundo y definitivo gol del partido.

Raúl Baena fue la mayor de las sorpresas de la alineación de Portugal. El centrocampista de Torrox volvió a ser titular casi siete meses después de la última vez que lo hizo. Fue en el partido de la primera vuelta ante el Numancia, el mismo en el que cayó lesionado y que le causó perder el puesto. Su actuación en Almería, en cambio, también dejó que desear, en especial en la elaboración del juego nazarí. Montoro ocupó su lugar durante el último cuarto de hora.

Pedro, agitador habitual en las últimas jornadas, dejó en el banquillo a Salvador Agra, aunque su contribución al ataque nazarí volvió a distar mucho de la que solía aportar al comienzo de la temporada. Fue sustituido por el extremo luso en el minuto 60, pero, al igual que el alicantino, no consiguió cambiar la dinámica del conjunto nazarí durante el encuentro.

La cuarta novedad que introdujo Portugal en la alineación granadinista fue Espinosa. El de Talavera de la Reina ocupó la mediapunta rojiblanca y devolvió a Kunde al centro del campo. Se mostró activo durante todo el encuentro, pero la vista se le nublaba al superar el centro del campo.