Jueves, 14 Diciembre, 2017

            

Un estudio advierte de un aumento del número de lesiones entre los jóvenes que quieren dedicarse al tenis

La velocidad y la fuerza con la que actualmente se juega al tenis es el motivo por el que cada vez más jugadores sufren lesiones en el hombro, la muñeca, la espalda y la cadera

Raqueta y pelotas de tenis
E.P


image_print

La velocidad y la fuerza con la que actualmente se juega al tenis es el motivo por el que cada vez más jugadores sufren lesiones en el hombro, la muñeca, la espalda y la cadera, según se desprende del estudio ‘Las lesiones en el tenis y su prevención’, realizado por la Real Federación Española de Tenis y la Fundación MAPFRE, que muestra que son los jugadores jóvenes los que se ven más afectados.

“Las consecuencias de esta nueva forma de jugar pone de manifiesto la importancia que tienen los entrenamientos, los controles médicos y el material deportivo a la hora de prevenir una lesión”, advierte el estudio que, además, revela que este colectivo sufre principalmente lesiones en el hombro, en parte porque su nivel de musculatura no está suficientemente desarrollado para grandes niveles de exigencia, y de muñeca, debido al juego a dos manos.

También pone de manifiesto que los jugadores profesionales son un grupo con un alto índice de lesiones “debido a su elevada intensidad de entrenamiento diario y a los torneos disputados”, y que es en este colectivo donde las lesiones de cadera están más extendidas, “en gran medida debido a que la velocidad de la pelota ha cambiado las posiciones de golpeo, sin conceder el tiempo adecuado para preparar el golpe”.

Para prevenir y reducir la gravedad de las lesiones relacionadas con el tenis, Fundación MAPFRE y el equipo de investigación que dirige el doctor Ángel Ruiz-Cotorro, subrayan la importancia de conocer el estado de salud y las capacidades físicas de los menores que empiezan a practicar tenis, “vital para adecuar sus cargas de trabajo y no perjudicar su crecimiento”. También aconsejan a los jugadores que no sólo mejoren la técnica sino que adecuen las horas a sus condiciones físicas, “primando la calidad a la cantidad”.

Durante la presentación del estudio, celebrada en el marco del Torneo Conde de Godó, el doctor Ruiz-Cotorro ha destacado que “cualquier jugador debe llevar un seguimiento médico en todas las etapas con el fin de garantizar su bienestar físico y la prevención de lesiones”. “A partir de los 35 años, ha destacado, es casi obligatorio realizarse un ecocardiograma, un estudio avanzado para registrar la actividad eléctrica del corazón y una prueba de esfuerzo en laboratorio”, ha añadido.

LESIONES SEGÚN LA EDAD

El informe, realizado en los últimos 12 meses, ha analizado las condiciones físicas de un total de 1.458 tenistas de distintos clubes y escuelas de competición, así como 30 de las mejores raquetas de España, entre ellos, Rafa Nadal, David Ferrer, Garbiñe Muguruza y Carla Suárez. El objetivo del trabajo es dar a conocer los factores que influyen en las lesiones, analizar su incidencia en función de la edad y el nivel competitivo de los jugadores, y ofrecer recomendaciones para prevenir este tipo de daños.

Por categorías, en la de iniciación al tenis, donde la intensidad de los entrenamientos es baja y el objetivo es aficionar al deporte a los más jóvenes, el estudio observa que apenas existen lesiones de consideración, siendo la incidencia de lesiones mínima. Cabe destacar las lesiones musculares simples de sobrecarga en hombro, muñeca y rodilla.

En los jóvenes alta competición, más allá de los comentado anteriormente, cabe también destacar la patología neurológica e inestabilidades en el hombro, fracturas de sobrecarga y tendinitis en la muñeca, la patología discal en la espalda y las preocupantes lesiones en aumento de la cadera.

“Se trata de un periodo crítico en la formación de los tenistas. El aumento del número de lesiones en nuestros jóvenes que quieren dedicarse al tenis va aumentado año a año. Es por esto que debemos realizar programas de prevención en todas las áreas… entrenamientos, preparación física, competición, alimentación, etc”, señala el estudio.

En el grupo de los profesioanles, señalan que se trata de un grupo con alto índice de lesiones dada su elevada intensidad de entrenamiento diario y los torneos disputados. “En los profesionales encontramos un alto porcentaje de lesionados en todas las zonas analizadas en el estudio, destacando las lesiones de SLAP en el hombro, el aumento de la epitrocleitis en el codo, o los impingement de muñeca”, afirman.

Además, “se trata del tramo donde todas las lesiones de cadera están instauradas y tienen un mayor riesgo de aparición, siendo esta una de las lesiones más preocupantes por su gravedad respecto al desarrollo de la carrera deportiva. Por último, cabe destacar el elevado índice de lesiones musculares que sufren los profesionales, entendible dada la alta intensidad con la que entrenan a diario”.

Finalmente, en los veteranos se han observado altos índices de lesiones debido a la edad de los participantes y los años acumulados haciendo deporte. “La patología en veteranos es muy florida y no ha variado con respecto a otras épocas. Son principalmente lesiones degenerativas a nivel tendinoso y articular. El hombro, el codo y rodilla son las que presentan mayor porcentaje”.

El estudio recuerda que “muchos de los accidentes graves que ocurren en el tenis podrían evitarse siguiendo estas normas”. para ello, recomienda el control médico, una buena la alimentación e hidratación, el control del entrenamiento, el control de la preparación física, el control de la competición y el material que se utiliza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *