Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

Teresa Cruz, directora de la Fundación Descubre: “Desde la ciencia podemos aportar valor al turismo”

Entrevista GD con Teresa Cruz, directora de la Fundación Descubre, una iniciativa auspiciada por la Junta de Andalucia que, desde su sede en el "ecosistema perfecto" del PTS, vela por difundir y extender el conocimiento científico y la investigación entre la población andaluza

Teresa Cruz en su despacho de la Sede de la Fundación


image_print

El Parque Tecnológico de La Salud puede dar una impresión falsa, como más tarde me confirmaría Teresa en nuestra charla: parece que no hay actividad en sus edificios. Y para muestra de que no es cierto, y entre tanto edificio moderno, un cortijo andaluz restaurado alberga, entre otras instituciones, la sede de la Fundación Descubre, lugar del que más tarde me advertirá que “sólo en este edificio se está produciendo muchísimo conocimiento, y es el más pequeño.”

La fachada clásica da paso a un interior moderno donde nos recibe Teresa Cruz, directora de la Fundación. Una mujer con un discurso optimista y entusiasta, que está convencida de las posibilidades de la ciencia para seguir mejorando la sociedad  y contribuyendo al progreso, y que defiende la necesidad de hacerla llegar a la gente: al avezado investigador y al profano en la materia. Si cualquiera de los dos, y todos los que hay entre ambos, siente la más mínima curiosidad por un tema científico, la Fundación Descubre es la puerta. Es, como reza su cuenta de Twitter, la @cienciadirecta.

Por aclarar a quien no la conozca, ¿qué es la Fundación Descubre y de que recursos dispone?

Nosotros somos una fundación que se dedica a acercar la ciencia a la sociedad. Lo que queremos es promover la cultura científica en Andalucía. Básicamente necesitamos avanzar en dos líneas. La primera: que la sociedad entienda, valore y apoye a la ciencia y la investigación. Que sea tan necesario como la sanidad, la educación y los servicios sociales, que sea básico para el desarrollo de nuestra región. y por otro lado, hacer cantera. Que los chicos y las chicas quieran formarse, quieran desarrollarse en su carrera en ciencia.

¿Cómo de fácil o difícil es divulgar ciencia en Andalucía?

Para nosotros está siendo fácil. Mentiríamos si dijéramos que está siendo difícil, porque hay mucha gente que estaba ya en marcha.  Nosotros lo que queremos es intentando apoyar dar forma, impulsar en áreas que quizá no se habían  desarrollado. Lo que nos esta costando más es implicar a los municipios para que incluso, actividades que las ofertamos, que simplemente las tienen que llevar, nos cuesta convencerles de que monten actividades de divulgación, sin coste.

¿Por qué, a qué cree que se debe eso?

Ese es nuestro reto, que lo entiendan como parte de la cultura que tienen que ofrecer.

“LO QUE HAY QUE HACER ES IR DONDE ESTÁ LA GENTE”

¿Existe en los andaluces interés por conocer qué tipo de ciencia se hace aquí?

Sí. De hecho las actividades que organizamos  cada vez tienen más demanda, en dos líneas: cada vez hay más agentes que ofrecen actividades de divulgación, y cada vez hay más gente que va a esas actividades. Ya demás hemos dado un salto, porque durante mucho tiempo hemos pensado que lo que había que hacer era ‘puertas abiertas’, facilitar que la que gente que tenga un poco de interés en ciencia pueda acceder y entrar en los centros de investigación. Pero nos hemos dado cuenta nosotros, y toda Europa, que lo que hay que hacer es ir donde está la gente. Que es mucho más fácil, con el mismo esfuerzo, llegar a más población. Y ahora mismo estamos en un momento de buscar las plazas, buscar los espacios donde va la gente y situarnos ahí. En esa línea está por ejemplo la ‘La noche de los investigadores’. Hemos pasado de organizarlo en Granada, en la facultad de ciencias, con 1000 personas, nos hemos acercado a 10.000 personas.

¿Podría llegar incluso ser una oferta de ocio alternativa?

No sólo oferta de ocio. Tenemos que dar respuesta a diferentes necesidades. Por ejemplo, los chavales más jóvenes tienen que tener posibilidades de hacer actividades divertidas y formativas en su tiempo libre. Eso sería una línea de divulgación. También tenemos que facilitar a los profesores que tengan materiales y recursos suficientes para complementar lo que hacen en las aulas. Sería otra línea. Pero también hay gente que quiere entender lo básico, no quiere dominar la energía, pero quiere saber lo más importante de la energía. Tenemos que facilitar ese tipo de información. Para que los ciudadanos sean más libres, para que realmente puedan decidir y opinar sobre cuestiones de ciencia con un mínimo de información rigurosa sobre la que formar su criterio.

Comunicar ciencia no debe de ser sencillo, ¿como se engancha a la gente?

Nuestro papel como fundación es facilitar que se produzca la comunicación. No somos tanto los que creamos la comunicación. Creamos canales, soportes, redes, estructuras que faliciten que eso se produzca. Somos lo que en psicología se denomina factores disposicionales.

Catalizadores

Catalizadores, efectivamente. Lo primero que hicimos en la fundación era identificar quienes estaban haciendo ciencia y divulgación de la ciencia y qué estaban haciendo. Saber quién es quién en cada universidad, si hay en los medios de comunicación, quien tiene sección, qué periodistas están aficionados si vemos que va cogiendo una linea de especialización. Yo creo que es de las cosas que mejor sabemos hacer: fichar a gente buena. Todo lo que hacemos lo hacemos de manera que pueda ser movido en redes sociales. Que tenga un soporte web que te permita además llegar al nivel de profundidad que tu quieras. Y cuando son actividades presenciales, que sean itinerantes. No nos gusta apoyar nada que sólo se haga en un sitio, sino que se mueva. Nuestras actividades siempre las hacemos para que puedan, o moverse o disfrutarse de manera virtual.Teresa Cruz1

Desde la posición privilegiada para observarlo, ¿cuál es el estado actual de la ciencia en Andalucía?

Pues, creo que ha habido unos años de un fuerte impulso, que eso se ha notado mucho y estamos ahora en una situación como para mantener. Por eso hace tanta falta que la sociedad lo legitime. Ahora es fundamental que lo que se ha conseguido tiene que seguir esa línea de desarrollo y no dar un paso atrás. Porque un paso atrás en ciencia no es un paso atrás. Un proyecto de investigación que se corte, no es solo ese proyecto, es lo que se iba a conseguir a partir de él, tanto en ciencia básica como en ciencia aplicada. Entonces es un momento en el que hace falta mucho apoyo de la ciudadanía.

Y además se ha producido una situación que a nosotros nos gusta mucho comentarla, que hace que sea más fácil que se produzca esa comunicación. Cuando nosotros empezamos a hacer divulgación de la ciencia, era muy fácil conseguir que investigadores con una trayectoria muy consolidada colaboraran en divulgación, pero era imposible que un investigador joven colaborara en divulgación, salvo honrosas excepciones. Pero con la crisis y con el cambio de cultura que se está produciendo, los científicos jóvenes han visto que realmente los presupuestos los defiende la sociedad, y que si no los entiende, no los defiende. Y hay muchísima gente joven ahora haciendo actividades de divulgación. Y lo hacen en su tiempo libre, y con esfuerzo personal, sin contrapartida económica

O sea, que la crisis ha supuesto un acicate en esa actividad divulgadora, sobre todo en los jóvenes investigadores

Para tener más claro que tiene que haber un nexo sólido entre la investigación, la ciencia y la sociedad

“LAS PARACIENCIAS HAN COGIDO UN TERRENO MUY ABONADO”

¿A la sociedad le cuesta entender la traducción que la investigación y los avances científicos tienen en su vida diaria?

Pues cuando tienen acceso a la información y está bien planteada, no. Pero hay mucho trecho, nosotros vamos produciendo recursos, pero es que hay un campo infinito. Hay muchísimo que hacer en cultura científica en la sociedad. Ahora estamos moviendo una exposición de cristalografía. El año pasado fue el año de la cristalografía y en Granada tenemos el Instituto de las Ciencias de La Tierra, que alberga el Laboratorio Cristalográfico de Andalucía. Es un grupo de investigación de primer nivel internacional, que ha dedicado este año a hacer divulgación, porque los cristales, mucha gente piensa que tienen poderes mágicos y es verdad, tiene un poder mágico, pero en el mejor sentido. Muchos fármacos se basan en el poder de los cristales y en el estudio y desarrollo e investigación en cristalografía. Tenemos que dar el salto de la magia en los cristales al valor de los cristales, de la astrología a la astronomía. Las paraciencias han cogido un terreno muy abonado durante muchos años, nosotros tenemos que ir reconquistando.

El otro día aprendía una nueva palabra, que es astroturismo. ¿Esta unión de turismo y astronomía sólo es el principio?

Hombre, no te diría sólo astroturismo: turismo científico. Nosotros creemos que desde la ciencia podemos aportar valor al turismo como producto, ya no solo por toda la investigación que se hacen para mejorar los productos y los servicios que se están generando, sino como la propia línea de negocio. Porque tenemos el mejor cielo de Europa, para hacer observaciones -astronómicas- tenemos una naturaleza con muchísimas horas de sol donde se puede hacer avistamientos de aves, rutas geológicas, rutas matemáticas, rutas de mariposas, hay infinidad de productos que pueden hacer que la gente que viene a Andalucía, además de ir a la playa, dedique un tiempo a recorrer el interior o la playa, de otra manera. O que gente que viene a nuestra región, que no sólo disfrute  del patrimonio cultural y de la temperatura y de las costas, que disfrute también de todo lo que se ha ido construyendo en conocimiento.

El amor a la astronomía, a la ciencia en general, se funda en la infancia, en los centros escolares, ¿cómo puede intervenir la Fundación Descubre en la pedagogía de la ciencia?

Pues lo que hemos hecho es identificar a las asociaciones de profesores de ciencia, como ocho o nueve, que además, ellos organizan actividades que se llaman las ferias de la ciencia. Hemos identificado quien está haciendo feria de la ciencia, con qué esfuerzo lo están haciendo, y hemos creado una especie de red de ferias, ayudándoles para que puedan seguir haciéndolo. Y llevándoles actividades complementarias. Creemos que los niños tienen que ver que eso que hacen de ciencia tiene importancia para la sociedad. Pueden incluso hacer actividades conjuntas, como en la Feria de la Ciencia en Sevilla, en la que los stands, en muchos de ellos hay investigadores y chavales. Tienen que ver que es importante para todos.

“EL PARQUE DE LAS CIENCIAS HA SIDO DETERMINANTE”

Te voy a pedir una valoración de un emblema, un paradigma de la divulgación científica, como es el Parque de Las Ciencias. ¿qué había antes en Granada y probablemente en Andalucía antes de su creación?

Pues antes de Parque de las Ciencias, yo creo que lo que había era un programa de comunicación de resultados de investigación, que empezó como “Andalucía Investiga”, creo que un poquito antes, pero el Parque ha sido determinante en la creación de una imagen de la ciencia en nuestra región. Por allí han pasado todos los escolares de Andalucía. Han pasado o tienen que pasar por el Parque, es un elemento fundamental. Y luego tienen un peso importante las universidades. Las universidades llevan haciendo mucho esfuerzo en divulgación, en comunicación social de la ciencia. Muchas veces lo están haciendo los cientificos de manera independiente, durante muchos años. Ahora no, ahora las universidades tienen sus unidades de cultura científica y están haciendo una apuesta muy clara. Son muchos agentes los que están.

La Fundación trata sobre la ciencia y el conocimiento, ¿las ciencias necesitan tanto de las humanidades como las humanidades de las ciencias?

Pues mira, te voy a decir lo que hicimos ayer. Ayer estuvimos en el Museo Piccaso de Málaga. Nos reunimos, porque llevamos unos meses trabajando, para colaborar con ellos en el desarrollo de una idea. En este caso lo que nos han pedido es que les ayudemos a montar un consejo científico, que les ayude a desarrollar actividades de ciencia que contextualicen la obra de Picasso, fíjate qué cosa más sorprendente. Ayer estuvimos reunidos un astrofísico, dos matemáticos de álgebra, dos genetistas, el responsable del Museo de Ciencia Principia de Málaga y un médico del Carlos Haya. Ellos nos cuentan qué obras van a exponer el año que viene, y nosotros tenemos que ver, durante la época en la que Picasso estaba haciendo su transición al cubismo, qué pasaba en la ciencia, porque era un período crítico en el pensamiento.

Hablamos de la época de la teoría de la relatividad de Einstein…

-Asiente- De la misma manera manera estamos desarrollando un proyecto con el Thyssen de Málaga. El Thyssen se ha vinculado con el Jardín Botánico de Málaga y el Botánico de Córdoba, y estamos haciendo un proyecto que se llama “El Jardín de Elena”, para que cuando alguien vaya al Museo Thyssen, y vaya a ver determinada obra, le salga información botánica. Y cuando uno está haciendo un recorrido por el Botánico, le lleve también al arte. Un botánico ve un cuadro costumbrista, donde aparece un patio, y el botánico te dice “lo pintó en dos tiempos, porque esa floración es de mayo, y esta floración es de noviembre. Y ese ramo de flores blancas, a los pies de esa gitana, significa ‘pisoteando la pureza'”. También descubrieron que a una Virgen le habían pintado un ramo de flores, que eran las que se vinculaban a la prostitución. Ve cosas que un historiador del arte no sabe, pero alguien que está en el mundo de la botánica, sí que lo puede aportar.

O sea, que no es que sea necesario: es imprescindible. Y todos hemos aprendido que las disciplinas se hacen para organizar mejor, pero que la vida no es así: está interconectada, afortunadamente.

¿Cuáles son los próximos objetivos de la fundación?

Nosotros tenemos que conseguir aumentar las vocaciones científicas y conseguir que la sociedad apoye y valore la ciencia, esa es nuestra meta. Inmediatamente tenemos que seguir consolidándonos, seguir apoyando a la gente que está haciendo divulgación de la ciencia en Andalucía. Ahora mismo tenemos nueve ferias, pues tenemos que conseguir que en provincias donde no hay ferias de la ciencia, como Huelva o Almería, que se creen ferias de la ciencia. Tenemos que conseguir que todos los pueblos tengan una oferta de divulgación de la ciencia. Cuando organizan sus actividades para el año, que metan una sección de ciencia. Y tenemos que conseguir que toda la gente que está haciendo divulgación y que tienen compromiso con la comunicación social de la ciencia, que se sienta apoyado y se sienta en red. Y captar más financiación. Hasta ahora tenemos financiación de la Junta de Andalucía, que es lo que nos está permitiendo desarrollarnos y lo que estamos ahora es en la captación de fondos de europeos, que ahí hay recursos, y por ahí es por donde nos tenemos que mover.

¿Hay más sensibilidad europea que española o andaluza?

En Andalucía hemos tenido una dotación como para trabajar con rigor, como hemos nacido en tiempos duros, muy ajustado y trabajándolo con mucho rigor. Pero ahora mismo lo que creemos que tenemos que hacer es mantener el apoyo regional, pero conseguir apoyo europeo. La iniciativa privada no aporta, los bancos no aportan, las cajas no aportan para la divulgación. Yo pediría a las empresas que van bien, a las eléctricas, que reinviertan en conocimiento y que reinviertan en divulgación, y que apoyen a la fundación.

¿Por qué piensas que no les interesa, o que no reinvierten?

Pues muchos porque les gusta más una carrera de deporte o artística. Pero de la ciencia no han entendido que se la están jugando ahí. Nosotros vamos a trabajar su cantera y sus nuevas patentes.

No ven una rentabilidad inmediata

No, no la ven. Y yo creo que hay empresas solventes que debieran incorporar más compromiso con la comunicación social de la ciencia y con las vocaciones científicas. Normalmente, cuando nosotros hemos intentado captar fondos, nos canalizan a los departamentos de responsabilidad social corporativa, y ahí tienen muy, muy poquitos fondos, y muy dirigidos a temas de deporte, algún tema social, que entendemos es claro que tienen que tener, pero no responden. Igual es que no hemos llamado con suficiente insistencia.

“YO CREO QUE GRANADA NO ESTÁ DISFRUTANDO AÚN DE LO QUE TIENE”

Y no quería terminar sin hablar del lugar en el que estamos, el PTS . La importancia de estar aquí, qué perspectivas tiene este parque.

Pues para nosotros es el ecosistema perfecto, porque todos nuestros vecinos y todos nuestros colegas se dedican a lo mismo, entonces lo utilizamos mucho. Por ejemplo, nuestras webs, nuestros proveedores de servicios, en su gran mayoría son de parque tecnológico. Porque hay gente que sabe hacer las cosas que nosotros necesitamos, para hacer la página web, para hacer exposiciones virtuales, para hacer la plataforma de formación, utilizamos servicios de empresas que están aquí. Y es muy fácil para hacer seguimientos, sacar noticias del área, hacer actividades… Nosotros creemos que no hay sitio mejor en el que pudiéramos estar que en el PTS de Granada. Aunque parece que no hay actividad, eso no es cierto. Aquí se está moviendo muchísimo conocimiento, se está produciendo muchisima innovación y hay muchísima gente cualificada, que venimos todos los días

¿Y toda esa innovación, toda esa investigación que se está dando aquí, llega a la ciudadanía?

Yo creo que Granada no está disfrutando aún de lo que tiene. Estamos preparando una actividad para que la gente de Granada, de la provincia y de la ciudad, sepan bien qué es lo que hay dentro del Parque, y no se pierdan. Creemos que los granadinos tienen que disfrutar más todo el conocimiento que se está generando aquí, y los puestos de trabajo que se están generando, que son de los dificiles, son puestos para gente cualificada y puestos estables. Esto hay que cuidarlo mucho y hay que estar muy orgulloso. Yo, que he vivido en Málaga, a mí lo que me gustaría es que la gente de Granada estuviera tan orgullosa del Parque Tecnológico de la Salud, como la gente de Málaga lo está del Parque Tecnológico de Andalucía, porque es igual de importante. En Málaga todo el mundo qué es el PTA y por qué es importante. Es un valor de la ciudad y yo creo que eso va pasar en poco tiempo en el PTS.

¿Y qué ocurre aquí?

Pues que los edificios despistan mucho. Si tú entras al BIC, que es un eificio relativamente pequeño, y ves la cantidad de riqueza que se está creando ahí, te sorprenderías. Porque los edificios no representan el valor del conocimiento que se genera, eso es un error. Hemos vivido en la cultura del ladrillo. Solo en este edificio se está produciendo muchísimo conocimiento, y es el más pequeño. Pero está el campus de excelencia de la UGR, trayendo proyectos de investigación para Andalucía, está la empresa que está haciendo investigacion, está el concorcio Guadalinfo, que está produciendo innovación social, y estamos nosotros, sólo un trocitito chiquito. Que para ver el valor de la gente hay que ver los currículums de la gente que trabaja aquí, y las patentes que se generan, que eso es lo que dice realmente lo que pasa en el parque

No hay sensibilidad quizá en la ciudadanía, de cara a la ciencia.

Con las oportunidades que hay en esta ciudad, que se volverían locos en otras tener el Parque de Las Ciencias, el IAA, con programación permanente, la UGR, que hacen una oferta intensísima.

¿En qué fallan las instituciones granadinas?

Tendríamos que hacer una agenda sólida, conjunta, de divulgación en la ciudad, una agenda que se vea y se distribuya. Creo que hace falta más cohesión entre todos los agentes, creo que eso sería muy bueno. Desde luego, en astronomía, hemos comprobado que es muy bueno.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Estimada Teresa, quien demuestra no conocer la historia no merece referirla. De la entrevista me quedo con el encabezado. Nunca he encontrado mejor descripción. “Un cortijo andaluz restaurado alberga, entre otras instituciones, la sede de la Fundación Descubre”. Gracias por esta oportunidad.