Lunes, 18 Diciembre, 2017

            

'Sextortion', un problema que afecta a miles de niños y adultos en todo el mundo

El famoso acoso en internet

Foto: E.P


image_print

El concepto conocido como ‘Sextortion’ o ‘Sextorsión’ (su adaptación al español) se ha convertido en un neologismo muy utilizado en Internet y define la forma de extorsión o de crimen digital mediante el cual una persona es chantajeada para mantener relaciones sexuales contra su voluntad.

El método utilizado por este tipo de criminales consiste en contactar con sus víctimas a través de la red, generalmente con niños. Más tarde, cuando ya se han ganado su confianza, les piden imágenes o vídeos desnudos, esto es lo que se conoce generalmente como ‘sexting’, el envío a través de dispositivos móviles de imágenes íntimas.

Una vez que el chantajista recibe este material reclama a la víctima que mantenga relaciones sexuales con él o cualquier otro tipo de acto vejatorio, como la grabación de pornografía, para evitar que esas imágenes sean filtradas en Internet o a los familiares y amigos de la víctima. Además, en algunos casos los criminales también reclaman grandes sumas económicas.

Los acosadores cibernéticos se suelen aprovechar de los más débiles, niños y adolescentes que tardan años en salir de esta situación por el miedo a cualquier tipo de represalia física por parte del chantajista, pero en mayor medida, por la preocupación ante un posible rechazo social o familiar cuando se descubran los hechos.

Ashley Reynolds, que con 14 años tuvo que enfrentarse a esta situación, decidió dar la cara a través de un valiente reportaje en la revista ‘Glamour’, donde comenta que la situación se prolongó durante semanas y que todavía hoy tiene miedo por ello.

UN PROBLEMA TAMBIÉN PARA ADULTOS

Cada vez más hombres y mujeres en edad adulta se ven afectados por esta forma de extorsión. Sin ir más lejos, según señala un reportaje de la emisora británica BBC, miles de hombres sufren cada año este crimen online.

En este caso, la mayor parte de las extorsiones proceden de países como las Islas Filipinas, donde redes organizadas buscan en Internet a posibles víctimas, generalmente hombres de mediana edad, para conseguir dinero.

Al principio, les mandan una petición de amistad, suplantando la identidad de mujeres atractivas, después a través de vídeos ya grabados y programados con contenido sexual, los hombres acceden también a enviar sus propias grabaciones y en ese momento los chantajistas reclaman grandes cantidades de dinero para que los vídeos salgan a la luz.

¿CÓMO EVITAR EL CIBERACOSO?

Aunque el ciberacoso le puede ocurrir a cualquiera, algunos grupos de edad son mucho más sensibles a sufrir vejaciones a través de Internet, entre ellos, niños y adolescentes que, en muchas ocasiones no comprenden las consecuencias que puede tener un mal uso de las redes sociales o los chat online.

En este caso, es responsabilidad de los padres salvaguardar la seguridad de sus hijos. Por este motivo, los expertos recomiendan que haya una comunicación fluida entre padres e hijos, que permita detectar si se produce algún problema.

Además, un mayor control del tiempo que niños y adolescentes pasan en Internet y de las páginas visitadas también puede servir como forma de prevención.

Lo recomendable es que el ordenador esté en una zona común de la casa y no en la habitación de los niños. En relación al uso de las redes sociales, se debe inculcar a los jóvenes a que opten por el uso de los perfiles privados y que no se pongan en contacto con nadie que les sea desconocido.

Estas pautas, que resultan lógicas para muchos, deben ser aplicadas también por adultos en relación a su uso de las redes sociales y a la publicación de contenidos en la nube, ya que la extorsión online también se está disparando entre estos colectivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *