Lunes, 21 Agosto, 2017

            

Scotty James y Xuetong Cai brillan en la noche mágica del halfpipe

Ambos revalidan el título mundial logrado hace dos años en la estación austríaca de Kreischberg

Foto: Gabinete
Gabinete


image_print

El australiano Scotty James y la china Xuetong Cai lo han vuelto a hacer. Con sus actuaciones de hoy revalidan el título de campeones del mundo en halfpipe de snowboard logrado hace dos años en Austria. A la final habían llegado los diez mejores de la calificación de ayer en hombres y las seis mejores chicas.

Si ayer el pipe de Sierra Nevada se encontraba en perfectas condiciones, como así manifestaron la mayoría de los riders, hoy no ha sido menos, y el trabajo de la organización ha hecho que los protagonistas hayan sido los riders, que han realizado espectaculares trucos durante la final.

A diferencia de la calificación en la que realizaron dos bajadas, en la final de hoy fueron tres las rondas, tanto en chicas como en chicos, lo que daba un mayor margen de error a los snowboarders. Los riders tuvieron que realizar de 5 a 7 trucos de lado a lado en el medio tubo del pipe, y en el que el papel de los jueces fue fundamental, pero en el que dominaron claramente tanto Cai como James desde la primera ronda.

En la lucha por las medallas se echó de menos a la española Queralt Castellet, eliminada en la calificación, y que hubiera supuesto un plus de animación en el numeroso público que se ha dado cita en el halfpipe, hasta la fecha la final de SN2017 con mayor afluencia de espectadores. Más de un millar de personas animaron sin cesar a todos los participantes en la final.

En la prueba femenina, con las ausencias de Queralt y la china Jiayu Liu, la líder de la Copa del Mundo y gran sorpresa de la calificación con su eliminación, el protagonismo recayó en la que logró la medalla de oro, Xuetong Cai. La china no quería ninguna sorpresa y desde la primera ronda se puso en cabeza, con unos saltos muy elevados sobre el pipe, y con trucos en los que predominaron los dobles. 90,75 puntos le otorgaron los jueces, que a la postre resultaron suficientes para proclamarse campeona del mundo.
La medalla de plata se fue para Japón con Haruna Matsumoto, que fue la rider que realizó una competición más regular, con sus tres rondas por encima de los 80 puntos. Al igual que Xuetong Cai, su mejor bajada fue la primera con 84,75 puntos, pero siempre estuvo lejos de la china.

La snowboarder francesa Clemence Grimal repitió podio como hace dos años en Austria, celebrando de nuevo la medalla de bronce con su familia, desplazada desde Francia hasta Sierra Nevada para apoyarla en directo. La medalla la logró con suspense, ya que hizo dos malas primeras rondas, pero en la última los jueces valoraron más su agresividad en los trucos que su ejecución, porque no parecía que hubiera sido tampoco una buena bajada, con fallos en la recepción de los trucos que realizó. Pero los jueces le otorgaron 79 puntos, adelantando a la japonesa Hikaru Oe, que finalizó cuarta con 77 puntos, y evitando así un podio completamente asiático. De Oe se esperaba mucho más.

Las norteamericanas Arielle Gold y Maddie Mastro cerraron los dos últimos puestos de la final, con 74,25 y 70 puntos respectivamente. Gold, que era una de las favoritas para llevarse medalla y que obtuvo el título en 2013 en Quebec, en uno de los saltos de su última ronda posó las dos manos en el suelo, perdiendo así toda opción de meterse en el podio de la competición.

En la competición masculina Scotty James no dio ninguna opción a sus rivales. El ‘aussie’, que ayer ya logró la mejor puntuación en la calificación, esta noche se mostró intratable en Sierra Nevada. Teniendo presente que la máxima puntuación que otorgan los jueces es de 100 puntos, James totalizó 95,75 y 97,50 en sus dos primeras rondas, lo que hizo prácticamente imposible que ninguno de sus oponentes en el día de hoy le quitara el trono que defendía desde Kreischberg. En la segunda ronda todos sus saltos fueron dobles.

El australiano realizó unas bajadas espectaculares, alcanzando gran altura en cada uno de sus saltos, lo que aumentaba la dificultad, porque esta mayor altura hacía que las rotaciones que tenía que realizar en cada uno de ellos fueran más lentas. En la última bajada, sabiéndose ya campeón del mundo, se permitió el lujo de pasearse e ir saludando al numeroso público que estaba situado a cada lado del pipe, en su parte más alta. Lo que podía parecer a algunos un poco de soberbia, a otros les pareció que era normal que mostrara de esa forma su incontestable victoria.

A diferencia de la prueba femenina, la competición masculina estuvo más reñida, con cuatro snowboarders por encima de los 90 puntos. El podio fue completado por Suiza, que era el país que más riders había metido en la final, un total de cuatro. En la segunda posición, y medalla de plata, acabó Louri Podladtchicov, con 93,25 puntos.

Su compatriota Patrick Burgener se colgó el bronce, tras alcanzar 90,50 puntos, y superar por tan solo 50 centésimas al japonés Taku Hiraoka, bronce en los JJOO de Invierno de 2014 y campeón del mundo en 2013. Otra sorpresa fue el chino Yiwei Zhang, que no pudo mantener el segundo puesto con el que se clasificó para la final, terminando en el puesto número quinto de la final.

El resto de puestos, hasta completar los diez riders de la final fueron los norteamericanos Louie Vito y Ryan Wachendorfer; el finlandés Markus Malin; y los suizos Jan Sherrerv y David Habluetzel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *