Domingo, 24 Septiembre, 2017

            

Sánchez Maldonado critica el recorte de un 60% en la inversión en infraestructura energética

Según Sánchez Maldonado, especialmente afectados resultan los proyectos de infraestructuras de conexión de energías renovables a la red eléctrica, lo que limitará las posibilidades de un sector que en Andalucía cuenta con 1.500 empresas y unos 45.000 empleos



image_print

El consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, José Sánchez Maldonado, ha criticado este viernes en Guadix (Granada) la falta de inversiones “necesarias e imprescindibles” para la provincia en la red de transporte eléctrico, ya que la planificación vinculante del Gobierno central recorta en un 60 por ciento la inversión que le correspondería a Granada por extensión de su territorio y ha asegurado que “se olvida de una infraestructura esencial como es el refuerzo del eje estratégico La Ribina-Baza-Caparacena”.

Sánchez Maldonado, que ha mantenido una reunión con los alcaldes de Baza, Huéscar y Guadix para informarles sobre los efectos que tendrá la planificación energética aprobada por el Gobierno, ha lamentado “la falta de apuesta” por el desarrollo de la provincia de Granada, ya que dejar atrás la inversión en infraestructuras “imprescindibles” para la provincia puede suponer una pérdida de inversiones y empleo.

En concreto, el consejero ha asegurado que se ha previsto una inversión de 71 millones de euros en la planificación energética vinculante del Gobierno central, que corresponde a un 1,6 por ciento de la inversión que se realizará en toda España pero, en base a su extensión territorial, a Granada le correspondería un 2,5 por ciento de la inversión, en total 113,8 millones de euros, que es un 60 por ciento superior a lo que le ha correspondido finalmente.

Sánchez Maldonado ha explicado que Granada necesita una inversión de 168 millones, superior a la que le corresponde por territorio, debido a las carencias actuales que tiene la provincia en el suministro de la zona norte, y a la necesidad de hacer frente al eje Ribina-Baza Caparacena, un eje es esencial “no sólo para dar cobertura a la provincia sino también para garantizar el suministro a Andalucía oriental” y, en este sentido, el consejero ha reclamado la construcción de la subestación de 400 Kv de Baza y las líneas de doble circuito a Caparacena y La Ribina.

Esta infraestructura, a pesar de haber sido planificada con anterioridad y considerada como necesaria, vuelve a quedarse fuera por motivos “exclusivamente de recorte de la inversión”, según Sánchez Maldonado.

No acometer esta infraestructura supondrá, entre otras carencias, no dar conexión a la red que permita evacuar energía a los numerosos proyectos de renovables que se están desarrollando en la zona de Baza, principalmente de fotovoltaica y eólica, y que está previsto que generan unos 1.000 MW.

Otro proyecto que estará en riesgo por la falta del refuerzo del eje será la construcción de una central de bombeo en el embalse de Negratín, de 550 MW, que aportaría mayor producción de energía limpia no sujeta a las emisiones de carbón y, además de estos proyectos locales, la ausencia del eje pone en riesgo las garantías de suministro en el caso de fallo de la línea de 400Kv que conecta Granada y Almería, ya que las líneas de 220Kv que están en el sur de Granada y Almería no tienen capacidad para dar cobertura a un eventual fallo de la línea 440Kv.

En definitiva, el consejero ha afirmado que se está poniendo “en serio peligro el suministro eléctrico a nuevas iniciativas empresariales, la calidad de los consumos existentes y la evacuación de la electricidad generada por proyectos renovables”.

COMPARATIVA

Con respecto a Andalucía, del presupuesto nacional de 4.554 millones de euros, 336 millones serán para la comunidad autónoma, lo que representa el 7,38 por ciento del total y 486 millones menos de los que la comunidad debería recibir en proporción a su población y, teniendo en cuenta el peso territorial y de consumo de la comunidad en el conjunto de España, la merma de inversiones se cifra en 454 y 314 millones, respectivamente.

Según Sánchez Maldonado, especialmente afectados resultan los proyectos de infraestructuras de conexión de energías renovables a la red eléctrica, lo que limitará las posibilidades de un sector que en Andalucía cuenta con 1.500 empresas y unos 45.000 empleos.

El consejero ha explicado que la Junta remitió en noviembre de 2014 una propuesta al Ministerio de Industria, Energía y Turismo basada en un escenario económico restrictivo pero incluyendo infraestructuras prioritarias e imprescindibles para garantizar el crecimiento económico, la seguridad y la calidad del suministro eléctrico y un desarrollo energético sostenible y territorialmente equilibrado.

Entre otras demandas, que la planificación estatal no ha atendido, además del mencionado eje Caparacena-Baza-La Ribina, se solicitó la subestación de Entrenúcleos en Dos Hermanas (Sevilla), de 220 kilovoltios, o los proyectos para el suministro a la costa central gaditana en el entorno de Vejer de la Frontera.

Por último, Sánchez Maldonado ha informado también sobre la reciente aprobación por el Consejo de Gobierno de la Estrategia Energética de Andalucía 2020 que establece las bases de la política de la Junta en ahorro y eficiencia, fomento de las renovables y desarrollo de infraestructuras.

El documento plantea, entre otros objetivos, aportar con fuentes renovables el 25 por ciento del consumo final bruto (actualmente 19,5 por ciento) y reducir en un 30 por ciento las emisiones de CO2 asociadas respecto a los niveles previos a la crisis económica, una estrategia que recoge cinco objetivos para que Andalucía ocupe una situación de referencia energética entre las regiones europeas.

Además de los dos señalados, reducir en un 25 por ciento el consumo tendencial de energía primaria hasta 2020; descarbonizar en un 30 por ciento el consumo; autoconsumir el 5 por ciento de la energía eléctrica generada con fuentes renovables –actualmente 0,4 por ciento– y mejorar en un 15 por ciento la calidad del suministro.

La planificación para 2020 permitirá consolidar el tejido empresarial e industrial vinculado al sector energético, en su mayor parte pequeñas y medianas empresas, y fortalecerá las políticas de construcción sostenible, rehabilitación de edificios, gestión energética en empresas, autoconsumo y gestión de la demanda por parte de los consumidores.

Andalucía contabiliza actualmente más de 6.500 empresas vinculadas a la energía, de las que casi 1.500 desarrollan su actividad en el ámbito de las renovables y, además, el empleo asociado supera los 110.000 puestos, el 41 por ciento directos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *