Miércoles, 25 Abril, 2018

            

Salud reforzará los protocolos de alta en Urgencias, con especial atención a los pacientes más frágiles y sin acompañantes

Desde el 1 de diciembre al 15 de enero, se han atendido más de 400.000 urgencias en los centros hospitalarios y más de 700.000 en los centros de atención primaria andaluces

Imagen ilustrativa | Fuente: ArchivoGD
Gabinete


image_print

Las urgencias de los hospitales públicos andaluces reforzarán la vigilancia y la identificación de pacientes y los protocolos de altas, además de introducir cambios en los sistemas informáticos que refuercen estas medidas, especialmente en los pacientes más frágiles y que vienen sin acompañantes.

Así lo ha avanzado la consejera de Salud, Marina Álvarez, momentos antes de entrar en una reunión organizada en Sevilla por el Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias. En este encuentro, también se ha hecho balance del Plan de Alta Frecuentación.

En la reunión, se han debatido las medidas propuestas con los responsables médicos y de enfermería de los hospitales andaluces, a quienes se les ha pedido que realicen sus aportaciones en los próximos días para llegar a un documento final que esté implantado lo más pronto posible.

MEDIDAS PROPUESTAS
Son un total de cinco áreas de mejora las identificadas y que deben protocolizarse para que la actuación en las urgencias hospitalarias sea homogénea. Así, como medida fundamental se encuentra asegurar la identificación inequívoca y segura de los pacientes. Una pulsera que incluya el nombre y el apellido de cada paciente será previsiblemente el método de identificación que se exigirá en todas las Urgencias.

Otra medida clave es la vigilancia y el control que se hace de los pacientes en las estancias de espera. En lo referido al protocolo de altas, cuando no se localice al paciente tras varias llamadas, se exigirá que los profesionales realicen una búsqueda activa paciente a paciente.

Con todo ello, se reforzarán las señales de alerta necesarias para un mejor control de los pacientes vulnerables y de aquellos que acuden solos y pueden tener dificultad para comunicar un empeoramiento de su situación clínica, según ha puntualizado Álvarez.

BALANCE DEL PLAN DE ALTA FRECUENTACIÓN
El responsable del Plan Andaluz de Urgencias y Emergencias, Luis Jiménez, ha sido el encargado de ofrecer el balance del Plan de Alta Frecuentación, valorándolo como “positivo” a nivel global. “Todos los centros y profesionales han respondido muy satisfactoriamente, asegurando en tiempo la asistencia a los pacientes graves, que han sido más que el año anterior”, ha detallado.

Según la actividad analizada hasta ahora, desde la activación del Plan de Alta Frecuentación el pasado 1 de diciembre, se ha producido un incremento medio de la demanda asistencial de alrededor del 17%, tanto en los servicios de urgencias hospitalarias como de atención primaria, variando estos porcentajes en función del hospital o centro de primaria analizado. Así, se han registrado incrementos que van del 5% hasta un aumento superior al 50%. Además, hay que tener en cuenta que este incremento se ha producido sobre 2016, que fue el año que registró la mayor demanda urgente de la historia de la sanidad pública andaluza. Se han dado incrementos superiores al 10% en ingresos en el Área de Observación de los hospitales y en los ingresos totales en hospitalización.

Desde el 1 de diciembre al 15 de enero, se han atendido más de 400.000 urgencias en los centros hospitalarios y más de 700.000 en los centros de atención primaria, lo que supone 65.000 pacientes más en los centros hospitalarios y 100.000 urgencias más en los centros de atención primaria respecto al mismo periodo del año anterior.

Hasta el momento, se han contratado más de 1.100 profesionales y se han mejorado los contratos de muchos profesionales que sólo hacen guardias habitualmente, para realizar contratos a tiempo completo. No obstante, según ha relatado Jiménez, ha habido dificultad de contrataciones en algunos centros por la falta de profesionales en Bolsa, un problema generalizado en toda España.

Tal y como ha insistido el director del Plan de Urgencias, “los servicios de Urgencias están muy bien capacitados para atender de forma adecuada a todos los pacientes, salvamos vidas y lo hacemos todos los días del año”. Así, ha recordado que en 2017, los profesionales de urgencias han diagnosticado y atendido a más de 500.000 personas graves y muy graves (prioridades 1 y 2), 200.000 pacientes que presentaban insuficiencia cardiaca y respiratoria graves, 36.000 personas politraumatizadas, 21.000 usuarios con accidentes cerebrovasculares isquémicos y hemorrágicos, 17.000 pacientes con hemorragias digestivas, 15.000 infartos agudos de miocardio y síndromes coronarios graves o más de 3.000 pacientes con sepsis grave, entre otros.

En las urgencias hospitalarias andaluzas, se han visto en total 4,3 millones de pacientes. De ellos, 1,9 eran prioridad 4 (urgencia no objetivable), y casi 1,3 eran prioridad 3 (urgencia demorable). Algo más de 340.000 eran prioridad 5 (no urgencia). Por ello, para el responsable del Plan Andaluz de Urgencias es importante “seguir concienciando sobre el uso adecuado de las Urgencias y seguir insistiendo en las medidas de prevención y cuidados de procesos virales en esta época del año”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *