Sábado, 25 Marzo, 2017

Rochina, veni, vidi, vici

El delantero valenciano del Granada CF tomó las riendas del ataque nazarí y lideró la remontada del nuevo proyecto de Quique Pina

Fotos: Fernando Alanzor


image_print

Rubén Rochina ha sido el fichaje del nuevo proyecto del Granada CF que más ilusión había suscitado en pretemporada. Su juventud, sus cualidades y su buen final de temporada la pasada campaña en la filas del Rayo, junto el ser una petición expresa del técnico Joaquín Caparrós hacían al delantero valenciano tornarse en ‘el deseado’.

La afición lo quería en el Granada, pero se hizo de esperar debido al año de contrato que aún le restaba en su anterior club, el inglés Blackburn Rovers, por lo que, como dijo Juan Carlos Cordero en el día de la presentación de Rochina, “se había convertido en el culebrón del verano”.

Granada CF Depor oncePues bien, el esfuerzo y la expectación no han sido en balde. Rubén Rochina, cual Julio César romano, veni, vidi, vici. Y es que el atacante nazarí llegó este verano al Granada, vio el juego de sus compañeros y venció en su primer encuentro oficial con la escuadra rojiblanca.

En la noche de ayer, la velocidad, el descaro, el regate y el disparo de la pierna izquierda de Rochina lideraron la remontada. En la primera mitad se encontró algo más solo, la delantera y la media se encontraban muy separadas. Los balones no llegaban desde el centro del campo, pero el nuevo delantero rojiblanco no escatimó en esfuerzos para retrasar su posición y buscar ser ese enganche que tanto necesiaba el Granada en la primera mitad. Aun así tuvo poco éxito y no se logró perforar la meta de Lux.

El Depor golpeó primero pero no lo hizo dos veces. Dos de los debutantes en partido oficial en Primera en el nuevo proyecto de Quique Pina fallaron y los gallegos lo aprovecharon. Primero fue Yuste, que quiso regatear en la salida del balón y lo perdió. Luego fue Dimitrievski, en la misma jugada, quien erró, ya que recibió un disparo fuerte que intentó atajar en lugar de despejar. No eligió la mejor opción y el esférico se coló dentro. Una primera parte para olvidar.

El segundo periodo fue totalmente diferente. Caparrós introdujo dos cambios que revolucionaron a un Granada que ya presentaba muchas novedades con respecto al de la temporada pasada. La entrada de Iturra (por Yuste) en la media liberó a Fran Rico, quien tuvo más opciones para crear, y la incorporación de Ortuño (por Juan Carlos) en el ataque generó más peligro y fijó más la defensa del Depor.

babiAsí, las diagonales del ‘deseado’ Rochina causaron más efecto y, tras una dejada de Ortuño con el pecho, el valenciano hizo lo que se espera de él, marcar la diferencia. Para esto se le ha traído. El atacante nazarí logró el empate con un buen disparo desde la frontal del área, colocado a la derecha del meta deportivista Lux.

El gol espoleó a todos sus compañeros, que apretaron hasta lograr la remontada. Otra de las nuevas caras del proyecto materializó el tanto de la victoria. El internacional con Martinica, Babin, se está destapando como un cabeceador de lujo y logró un tanto tras un saque lejano de falta de Fran Rico muy mal defendido por la zaga del Depor.

El nuevo proyecto de Quique Pina comenzaba a ver sus frutos. El Granada aprende a remontar con Caparrós, quien acertó con los cambios en el descanso y arropó al que ayer fue la figura del Granada CF, por lo que recibió una gran ovación de la grada de Los Cármenes al ser sustituido. El César Rochina veni, vidi, vici

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *