Lunes, 16 enero, 2017

Reclaman a la Junta mejoras en el decreto de viviendas turísticas para evitar la competencia desleal

Los empresarios hoteleros sitúan el problema de fondo en las agencias inmobiliarias que pueden lucrarse de estas viviendas

viviendas-turisticas
Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

La Federación de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada ha reclamado a la Junta que introduzca mejoras en el decreto sobre viviendas con fines turísticos para evitar la competencia desleal con los establecimientos hoteleros tradicionales, que “llevan 35 años luchando por el turismo de calidad en esta comunidad autónoma”.

El presidente del colectivo, Trinitario Betoret, se ha pronunciado de este modo en declaraciones a Europa Press después de que hace unos días trascendiera que más de 200 viviendas con fines turísticos en Granada se han inscrito en el Registro de Turismo de Andalucía regularizando así su situación.

Betoret afirma que no duda de la “buena voluntad” del Gobierno andaluz de querer acabar con la economía sumergida que existe en el sector de los apartamentos turísticos, pero “si sale a flote”, ha dicho, es “porque existe una actividad económica que hay que regular”.

Recuerda que los establecimientos hoteleros están sometidos a una normativa muy exigente y costosa, mientras que ahora, “con muy pocas cosas”, se pueden meter en los canales clásicos de comercialización toda la infinidad de viviendas turísticas que existen.

Los empresarios hoteleros sitúan el problema de fondo, no en la existencia de particulares que puedan explotar una segunda residencia alquilándola para fines turísticos, sino en las agencias inmobiliarias que pueden tener infinidad de contratos con los propietarios de estos apartamentos y lucrarse de esta actividad desde una posición “privilegiada”.

“El decreto no lo considera una actividad económica cuando sí lo es; esto se lleva dando en la costa desde hace años y ahora se va a trasladar a los centros urbanos y es un problema serio, porque estamos hablando de poner un precio a una actividad turística que no tiene que soportar la inmensa cantidad de costes que sí soportan los establecimientos tradicionales”, ha relatado Betoret.

Los empresarios están dispuestos a dar la “batalla” en tres aspectos con este decreto. Por una parte en que se elimine la posibilidad de poder alquilar una habitación particular en una vivienda; por otro lado que las comunidades de vecinos tengan más peso en la actividad de los apartamentos turísticos, en tanto que “un día pueden encontrarse con una familia, pero otro con una despedida de soltero” que puede perturbar la convivencia.

Por último, piden que el decreto defina que estas viviendas turísticas conllevan una “actividad económica”, de modo que tengan que presentar factura, pagar IVA y, en general, se elimine la competencia desleal que se puede generar por la vía de los impuestos.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Molestias a los vecinos provoca cualquiera, estudiantes, parejas discutiendo, niños jugando…, no tienen por qué ser turistas los que molestan.
    Todos los beneficios que obtienen las grandes empresas hoteleras se los llevan al extrangero. En cambio, los particulares que alquilan sus apartamentos dejan todos los beneficios en la ciudad.
    Además, la prohibición de alquilar un apartamento para vacaciones va en contra de la propiedad privada. Cada persona puede alquilar lo que quiera si es de su propiedad y otra personas quiere alquilarlo. Lo que hay que hacer es pagar impuestos. Como lo hacen en Londres, Paris… Les dan un taco de recibos con IVA hasta cuando alquilan un sofá. Así pagan impuestos.
    Ya hay sentencias que dan la razón a los propietarios particulares que alquilan a viajeros. Pueden hacerlo por la normativa europea de libre circulación de personas y mercancías.
    Qué triste es ver cómo nuestros gobiernos aceptan, sin plantearse nada más, los requerimientos de grandes grupos empresariales (lobby hotelero) sin tener en cuenta a los ciudadanos.