Domingo, 28 Mayo, 2017

Pocos goles, máxima rentabilidad

Cada gol da de media al Granada casi dos puntos y en todos los partidos en los que anota suma



image_print

El Granada CF es el equipo menos goleador de la categoría, no sólo como local (2 tantos), sino también en el cómputo global (6). Sin embargo, la rentabilidad que el conjunto nazarí saca de sus goles es verdaderamente sorprendente. Las seis dianas logradas hasta ahora por los de Alcaraz valen un total de 11 puntos, y lejos de tener al equipo sumido en una mala situación, lo mantiene alejado del descenso en el décimo tercer puesto.

Eso quiere decir que cada gol que el Granada marca le vale -de media- casi dos puntos en la tabla clasificatoria. Otro dato significativo es que los rojiblancos han puntuado en todos los partidos en los que han anotado.  Sólo en una ocasión esta temporada, la escuadra nazarí ha perforado la meta rival una vez más de lo mínimo que necesitaba. Fue en la victoria en casa por 2-0 ante el Athletic Club con doblete de El Arabi, para cerrar una buena dinámica de dos partidos consecutivos como local con una muy buena imagen dejada por los hombres de Lucas Alcaraz. El resto, han sido goles que valen su peso en oro.

Comenzó con dos tantos en Pamplona (Yebda y El Arabi), que permitieron que el posterior gol de Puñal se quedara en un mero susto, y le proporcionaron los tres primeros puntos en su estreno liguero. Cierto es que, desde ese momento, y hasta que llegó el equipo bilbaíno, se encadenaron tres derrotas por la mínima en casa sin que el Granada consiguiera un gol como local, y sólo fue capaz de anotar como visitante en Balaídos, con una maravillosa volea de Piti que valió el empate.

Tras el partido contra los ‘leones’ llegó el peor momento de la temporada, con dos dolorosas derrotas ante Villarreal (3-0) y Getafe (0-2). Sin embargo, el pasado sábado, y sin ninguno de los futbolistas que hasta entonces habían anotado como titulares, un solitario gol de Iturra -que se estrenaba en estas lides como jugador nazarí- fue suficiente para que el Granada sumara su tercera victoria, y cogiera aire en un estadio que se está convirtiendo en un verdadero talismán para los rojiblancos.

Así pues, y pasado lo peor, sólo cabe pensar que -si partiendo como el equipo menos goleador de la categoría- no nos encontramos en una posición de agobio y sufrimiento, el día que empiecen a llegar los goles, el tortuoso camino hacia la salvación se convertirá en algo menos complicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *