Jueves, 25 Mayo, 2017

“Me parece una vergüenza que se publiquen estas cosas en pleno siglo XXI”

Los granadinos opinan sobre la obra "Cásate y sé sumisa", editada por una editorial dependiente del Arzobispado, y hablan sobre la polémica generada en torno a ella, tanto en la ciudad como en el resto de España

Manuel Herrera @manuelherrerapr// Foto y vídeo: Román Callejón @romancallejon


image_print

Ha sido una de las publicaciones más polémicas del año en España. Quizá, la más controvertida en Granada. A principios de noviembre, saltaba al disparadero mediático la noticia de que la editorial Nuevo Inicio, dependiente del Arzobispado de Granada, había lanzado al mercado la obra “Cásate y sé sumisa”, un libro escrito por la autora italiana Constanza Miriano en el que se invita a las mujeres a “aprender la obediencia leal y generosa”, una consideración que fue tachada de machista y retrógrada desde distintos sectores de la sociedad.

Ante esta situación, las reacciones no se hicieron esperar. Los medios de comunicación locales y nacionales llenaron sus páginas, sus ondas y sus parrillas televisivas con noticias sobre el libro. Cadenas como La Sexta o Antena 3 y medios escritos de relevancia como el ABC o El Mundo alimentaron la polémica, mientras, en Granada, las asociaciones de índole progresista y la práctica totalidad de los políticos, incluidos varios del Partido Popular, censuraban la publicación de la obra.

Después de este aluvión de críticas, el Arzobispado decidió romper su silencio inicial para dar su versión sobre el asunto. “Desde el ámbito pastoral y eclesial que a mí me corresponde sólo quiero señalar que la obra ha sido positivamente reconocida como “evangelizadora” por “L´Observatore Romano” y que el libro ha sido recomendado por el Consejo Pontificio para los Laicos y por el Consejo Pontificio para la Familia. Estos parámetros indican, con mayor claridad que cualquier comentario de prensa, que la posición de la editorial en estos dos libros es acorde con las enseñanzas de la Iglesia”, explicó, entre otras cosas, el Arzobispo Francisco Javier Martínez en una nota remitida a los medios el pasado 15 de noviembre.

Asimismo, el responsable eclesiástico aseveró que “la opinión personal es, por supuesto, libre y legítima, pero no lo son la ofensa, el insulto o la calumnia” y lanzó un dardo a aquellos que aseguran que la obra fomenta la violencia machista: “Sí que favorece y facilita la violencia a las mujeres la legislación que liberaliza el aborto, al igual que todas las medidas que debiliten o eliminen el matrimonio”, apuntó Martínez.

[blockquote style=”style-1″] Sí que favorece y facilita la violencia a las mujeres la legislación que liberaliza el aborto[/blockquote]

Las versiones de los distintos organismos y formaciones de los diferentes ámbitos están pues sobre la mesa. Pero ¿qué opinan los granadinos a pie de calle? La idea generalizada de los ciudadanos con los que ha conversado Granada Digital es que la publicación de la obra no es acertada, pero no hay unanimidad y sí justificaciones para todos los gustos.

Carmen del Arco es una joven estudiante de Empresa y Marketing. Como mujer, afirma que le parece “mal” que existan obras de este tipo y muestra su rechazo hacia la postura del Arzobispado: “No estoy para nada de acuerdo”. Como ella, David Plaza, otro universitario veinteañero  considera la idea “desfasada” y, aunque, como todos los granadinos consultados, reconoce no haber leído el libro, lamenta que su contenido “no esté actualizado a los tiempos”.

Por su parte, Pablo Aranda, que se forma como estudiante de Derecho y ADE, considera que la Iglesia “debe abordar estos temas con más respeto” y apunta: “Deberían haberse informado antes de las consecuencias, creo que han metido la pata”. Más allá va Maritrini del Río, quien asevera que “es una vergüenza” que el Arzobispado haya participado en la publicación de la obra en España.

[blockquote style=”style-1″]La Iglesia debe abordar estos temas con más respeto[/blockquote]

Por otro lado, Alejandro Jiménez, informático de profesión, le quita hierro al asunto: “Cada uno puede escribir las tonterías que quiera, pero al final esto no va a tener ningún impacto y va a quedar en una anécdota”. De improviso, aparece el comercial Francisco Javier García para apostillar: “Al final, lo que están haciendo es crear dudas ante la opinión pública, aparte de que creo que es un poco machista”.

Un poco más allá va la politóloga María José Mesa que califica la publicación de “ridícula” y muestra su evidente rechazo hacia la obra: “Me parece una vergüenza que se publiquen estas cosas en pleno siglo XXI y me encantaría que me lo explicaran. Tanto que hablamos del trato de los miembros de otras religiones hacia las mujeres y ahora…”, reflexiona esta mujer granadina que, tras reconocer que no ha leído el libro, añade: “No tengo intención de darle pábulo a la obra, ni dinero a su autora”.

[blockquote style=”style-1″]Tanto que hablamos del trato de los miembros de otras religiones hacia las mujeres y ahora…[/blockquote]

No obstante, no todo el mundo se muestra en contra de “Cásate y sé sumisa”. Eduardo Puerta, un granadino de 73 años asegura que no le ve “nada malo” a la publicación y muestra su confianza en la versión de la Iglesia y en las explicaciones del Arzobispado: “Yo creo lo que dicen, ellos sabrán más que nadie”, zanja.

Así pues, los granadinos dan una versión mayoritariamente contraria a la que expone el Arzobispado, aunque, eso sí, ninguno de los ciudadanos consultados por Granada Digital ha leído el libro. La polémica generada por el título parece haber dejado la obra en un segundo plano. Habrá que ver de qué manera repercute todo este recorrido mediático en sus ventas en las librerías.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *