Domingo, 22 Octubre, 2017

            

NoPhone: un trozo de plástico para superar la adicción al ‘smartphone’

La adicción del teléfono móvil ya tiene su placebo, aunque eso sí, no se pueden realizar llamadas

Imagen del Nophone


image_print

La compañía NoPhone ha recaudado toda la financiación que necesitaba para fabricar su NoPhone ZERO, un trozo de plástico cuya única función es sustituir a tu ‘smartphone’ para superar la adicción a él.

Este aparato se ha financiado a través de un Kickstarter que acabó el pasado 9 de octubre y que logró recaudar la meta propuesta y más. De los 500 dólares que se pretendían conseguir en un mes, el‘smartphone’ que no es un ‘smartphone’ logró obtener 1239 dólares, casi 2,5 veces más de lo deseado.

Efectivamente, el nombre en inglés lo dice todo sobre objeto – “No teléfono”, traducido al español – y es que no se puede utilizar para enviar ni recibir llamadas o mensajes, no tiene cámara de fotos ni acceso a Internet, pero tampoco pantalla.

Simplemente, es un trozo de plástico rectangular, con más o menos la dimensión de un ‘smartphone’ medio, que sirve para ser guardado en el bolsillo o en el bolso y combatir con él la obsesión por la tecnología que, poco a poco, va invadiendo nuestro día a día.

“¿Qué está incluido en el pedido? Un NoPhone Zero, algo más de tu atención y amigos reales”, se detalla en su página web. “¿Qué no está incluido? Mandar mensajes a tu exnovio, hacer un seguimiento de la localización, historial de búsquedas, baterías que se quedan inutilizables, exceso de datos, manual de instrucciones, una caja y Un teléfono”, explican también a la hora de solicitar el plástico, que ya está en preventa por 5 dólares en su web.

Este es el segundo intento de la compañía por crear un sustituto de ‘smartphone’ vacío de tecnología. Su modelo anterior, al menos, simulaba en el exterior tener algún botón y recaudó 18 mil dólares, una cifra bastante más elevada. Además, para aquellos que buscaban algo más avanzado, crearon su modelo Premium, llamado Selphie, el cual tenía un pequeño espejo en lugar de cámara delantera.

El curioso objeto – porque de aparato tecnológico poco tiene – es una forma diferente de combatir los malos hábitos originados en la era en la que vivimos, como la nomofobia, el miedo a salir de casa sin el teléfono móvil. Puede quellevar un cacharro inservible encima quizá no sea el sueño de muchas personas, pero si un chicle ayuda a dejar de fumar, quizá tener un trozo de plástico en la mano sirva a algunos para no echar tanto de menos su teléfono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *