Lunes, 27 Marzo, 2017

'No nueve, no party'



image_print

Las Ligas se ganan (o se pierden) en las últimas diez jornadas, decía el malogrado Luis Aragonés. Era un sabio (de Hortaleza, Madrid), como todos bien sabéis. Con su permiso, le añadiré que la permanencia (o no) también se conquista (o no) en este sprint final del campeonato, que irá del 4 de abril al 24 de mayo, intenso mes y medio donde se pondrán en juego los últimos treinta puntos, claves para el futuro del Granada, cuyo funambulismo esta temporada camina hacia un precipicio llamando Segunda División. El empate ante el Éibar el sábado pasado ha sido el enésimo palo para un equipo mutilado de tres cuartos de campo hacia adelante.
Repasemos. En las 28 jornadas disputadas, el Granada es líder… líder de la clasificación de equipos menos goleadores. 18 dianas. ¡Qué susto!. Hasta el defenestrado Córdoba tiene un par de ellas más en su casillero. En esta exigua cantidad de cara a portería, los delanteros del conjunto nazarí han aportado ocho tantos: cuatro Jhon Córdoba y otros cuatro El Arabi, dos de ellos de penalti. Un serial de dramas en el Paramount Channel provoca menos dolor que este dato.
Un equipo no puede jugar en la élite con una media de 0,64 goles en el campeonato. Quique Pina y la dirección deportiva removieron medio equipo en invierno y entre las muchas novedades estuvo la de Adrián Colunga. El chaval no tiene la culpa, pero con todos los respetos, ¿con quién ha empatado el delantero asturiano? Si la solución al monumental problema con la portería contraria lo tenía que solucionar una medianía de nuestro fútbol, mejor haberse estado quieto. Córdoba y El Arabi son buenos futbolistas y pésimos rematadores. Colunga, ni una cosa ni la otra. Otra mala decisión en los despachos que no ayuda en el campo. ‘No nueve, no party’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *