Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

Medio Ambiente libera dos ejemplares de corzos andaluces en el Parque Natural Sierra de Huétor

Desde que comenzaron las reintroducciones, en el año 2011, un total de 12 individuos han sido liberados en el Espacio Natural Protegido

Suelta de dos corzos juveniles en el Parque Natural Sierra de Huétor | Foto: Gabinete
Gabinete


image_print

La Delegada Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Inmaculada Oria, acompañada por el Director General de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos, Javier Madrid, han participado en la suelta de dos corzos juveniles en el Parque Natural Sierra de Huétor el pasado día 1 de diciembre. Esta es la séptima reintroducción en el medio natural de corzos andaluces, desde su comienzo en la temporada 2011-2012, en el marco del Plan de Gestión y Reintroducción del corzo en Andalucía, tanto en este espacio protegido como el Parque Natural Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, en la provincia de Málaga.

Esta suelta se ha realizado en el cercado de aclimatación de corzos que la Consejería dispone en las inmediaciones del Cortijo de las Mimbres en pleno corazón del Parque Natural, en el monte de titularidad pública Puerto de la Mora. Hasta el momento, gracias al Plan de Gestión, se han liberado un total de 20 individuos, de los cuales 12 se han soltado en el Parque Natural Sierra de Huétor.

Las poblaciones andaluzas de corzo constituyen la última frontera de la especie en el sur de Europa. El clima mediterráneo, con períodos de sequía estival críticos, ha favorecido la adaptación de la especie y la aparición de las características singulares del corzo andaluz, lo que lo convierte en una especie muy relevante del patrimonio de la biodiversidad. En su visita la Delegada destacó “la importancia de efectuar refuerzos de poblaciones solo con ejemplares autóctonos reside en evitar la pérdida del ecotipo de corzo andaluz, por lo que este tipo de medidas son básicas para preservar y potenciar sus poblaciones”.

Mediante estas sueltas, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio pretende consolidar e incrementar el área de distribución del corzo en Andalucía, reforzando las poblaciones que presentan niveles bajos y reintroduciendo la especie en áreas andaluzas idóneas donde se extinguió en tiempos recientes, como es el caso del Parque Natural Sierra de Huétor. Los dos corzos liberados en este acto proceden de la Estación de Referencia del Corzo Andaluz, que se encarga de proveer para su reintroducción ejemplares originarios de las Sierras de Cádiz-Málaga, con las garantías genéticas y sanitarias que se requieren.

Los resultados obtenidos a través del seguimiento de la especie son positivos, ya que gracias a las sucesivas sueltas realizadas desde el año 2011, se ha observado como algunos de los ejemplares repoblados se han avistado a 30 km de distancia del cercado de aclimatación. Además, la adaptación y el éxito de cría, desde que se liberaron los primeros individuos, ha sido contrastada, por lo que en los próximos años el Parque Natural Sierra de Huétor podrá contar con una población estable de este cérvido.

BENEFICIOS PARA EL TERRITORIO

Como valor añadido, preservar esta especie puede tener un provecho no sólo conservacionista o paisajísticO, sino también socioeconómico, desde el punto de vista cinegético. El corzo andaluz ha incrementado su valor como trofeo de caza en los últimos años, al tratarse de un ecotipo singular que además vive en unos ambientes de gran belleza natural. La nueva catalogación de los trofeos de corzo ha supuesto un revulsivo económico en las zonas donde se encuentra esta especie, puesto que las actuaciones de mejoras de las poblaciones de corzo andaluz también suponen la creación de puestos de trabajo de guardería y de servicios para el manejo de la especie, a través de personal especializado en capturas, transporte, veterinarios, etc. Del éxito de la estabilidad y aumento de la población de corzo en el Parque Natural Sierra de Huétor, dependerá la posibilidad de disponer en los próximos años de un nuevo valor económico del espacio protegido a través del recurso de la caza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *