Miércoles, 18 enero, 2017

Médicos Sin Fronteras: “Relajarse ante el ébola es un error”

El Gobierno y los trabajadores sanitarios están "cansados", lo que hace que se relajen las medidas de prevención, control y contención de la enfermedad

Precauciones ante el ébola


image_print

La relajación de las medidas de higiene que se pusieron en práctica cuando los casos de ébola alcanzaron sus cotas más altas puede aumentar los contagios, no solo de ébola, sino de otras enfermedades igual de graves, tal y como ha explicado el especialista en ébola de Médicos Sin Fronteras (MSF), Luis Encinas, en una entrevista a Europa Press.

Encinas ha explicado que “hay que tener mucho cuidado en establecer una relación peligrosa entre relajar las medidas de higiene con un brote de la enfermedad”. Para mantener estas precauciones, se requiere formación, sensibilización, material adecuado y una toma de conciencia, lo que también puede ayudar a evitar infecciones nosocomiales en los hospitales.

El coordinador del Proyecto Ébola de Médicos del Mundo, Nicolás Dotta, ha explicado en una entrevista a Europa Press que la gente, el Gobierno y los trabajadores sanitarios están “cansados”, lo que hace que se relajen las medidas de prevención, control y contención de la enfermedad. “Por ejemplo, en Sierra Leona se eliminaron las restricciones en la práctica de deporte, en la organización de reuniones sociales y el toque de queda a partir de las ocho de la noche, y al día siguiente se reportaron dos nuevos casos de ébola”, ha señalado Dotta.

El 23 de marzo de 2014 se declaró oficialmente la emergencia por el mayor brote de ébola de la historia. Sus consecuencias fueron más graves de lo que se creyó en un primer momento, debido a la rápida expansión geográfica, la escasa experiencia previa, los grandes desplazamientos de población y la afectación, por primera vez, de zonas urbanas. Entre noviembre y diciembre del mismo año se alcanzaron cifras de más de mil muertos a la semana. El contagio de los trabajadores internacionales acercó el problema del ébola a los países desarrollados, ya que más de 800 profesionales fueron infectados y cerca de 500 fallecieron durante la etapa más aguda de la epidemia.

El 7 de agosto de 2014 fue repatriado a España el primer paciente con ébola que llegaba a Europa, Miguel Pajares, un misionero español perteneciente a la Orden de San Juan de Dios que fallecería cinco días más tarde. Un mes después, el 22 de septiembre, otro misionero de la misma orden, Manuel García Viejo, llegaría al Hospital Carlos III de Madrid y tampoco podría superar la enfermedad.

En octubre, España volvería a tener un papel protagonista en la crisis del ébola: una auxiliar de enfermería que había atendido al misionero García Viejo, Teresa Romero, se convertiría en la primera persona contagiada de ébola fuera de África. Finalmente, el 20 de octubre los análisis demostraron que Romero había superado el ébola y el 5 de noviembre recibió el alta.

ES NECESARIO RECONSTRUIR EL SISTEMA DE SALUD

Dotta ha asegurado que uno de las principales preocupaciones es la “vuelta a la normalidad”, tanto en el sentido económico, con la recuperación del comercio y la industria, como en el sentido sanitario, con la reconstrucción de un sistema de salud que ha quedado “completamente inoperativo”.

Por su parte, el presidente de MSF España, José Antonio Bastos, ha señalado en una entrevista a Europa Press que es muy importante “adaptar los procedimientos de asistencia médica a situaciones de desplazamiento de población”, donde no hay un contacto continuo con las personas que requieren atención.

Otra de las tareas a realizar es recuperar la fe de la población en su sistema de salud: la gente tiene “cierto miedo”, ya que los hospitales, en un momento dado, fueron focos de contagio, ha explicado Encinas.

Finalmente, Dotta ha reclamado “un plan de emergencia de salud pública para reconstruir el sistema de salud y para actuar rápidamente sobre la morbimortalidad que ha generado la emergencia de ébola” como una de las tareas que debe llevar a cabo la comunidad internacional.

UNA VACUNA EXPERIMENTAL MUY PROMETEDORA

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó en octubre del pasado año de la existencia de dos vacunas experimentales frente al ébola, cAd3-ZEBOV y rVSV-ZEBOV. El pasado julio se comprobó que la vacuna rVSV-ZEBOV consiguió dar una protección del cien por cien frente al ébola en más de 4.000 personas durante diez días. Sierra Leona comenzó a utilizar esta vacuna experimental con los contactos de una mujer que había fallecido por el virus del ébola.

Encinas ha señalado que, a pesar de estos avances, es imposible “vacunar a una población a ciegas de una cepa, cuando existen cuatro diferentes en la enfermedad del ébola. Todavía queda mucho por hacer en términos de investigación”.

Sin embargo, sí que existen colectivos de riesgo, como médicos, enfermeros, otros trabajadores de hospitales o miembros de la comunidad que están en contacto con la enfermedad o con los cuerpos de los fallecidos que requieren ser vacunados y “tener acceso a este tipo de medidas de prevención”, ha explicado Encinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *