Jueves, 20 Septiembre, 2018

            

“Me estafaron y simularon un cáncer terminal”

El juicio por la presunta estafa se celebrará los días 18, 19 y 20 de septiembre

Una de las dos gasolineras | Foto: Redacción GD
Nacho Santana | @NachoSantana_27


image_print

Casi seis años hace ya desde que, en 2012, se llevase a cabo una presunta estafa que será juzgada dentro de un mes. Los días 18, 19 y 20 de septiembre se llevará a cabo el juicio contra los seis acusados de estafar 250.000 euros en la compra de dos gasolineras a un granadino.

La víctima y denunciante, Francisco Morales, comenta que todo empezó cuando conoció al que terminaría siendo su socio a través de un amigo en común. Sin embargo, denuncia que esta persona solo simuló ser su socio, pues sostiene que, en comunión con los vendedores, “habían ideado un plan para estafarme a mí”.

“La idea era comprar las estaciones al 50% con este socio de Sevilla”, comenta Francisco, “a su vez, él me decía que las tenía vendidas a una señora y a su padre” por una cantidad que rondaba el doble del precio que ellos pagarían por estas gasolineras. Sin embargo, hija y padre “resultaron ser los mismos dueños de esas estaciones de servicio”.

Durante ese tiempo, el falso socio “simulaba dar dinero al 50% de todas las entregas que se iban dando” hasta que, en el último pago, decidió no aportar su parte, por lo que Francisco perdió todo el capital aportado hasta el momento. “Una vez que había perdido el dinero, empecé a recopilar información para ponerle una demanda civil a mi socio por incumplimiento de contrato”, asegura. Fue entonces cuando descubrió “que la supuesta compradora era socia e hija del dueño de las estaciones”, y que además los dos establecimientos “tenían unos proyectos en marcha para que se quedaran fuera del tráfico rodado de vehículos porque las carreteras que se estaban haciendo nuevas ya las dejaban a un lado”.

El granadino asegura además que, para romper el trato con aquellos a los que su falso socio afirmaba haber vendido ya las estaciones y evitar aportar el último pago, su supuesto socio “simuló tener un cáncer”. “Me estafaron y simularon un cáncer terminal”, recapitula Francisco. De este modo, eludieron finalmente certificar la compra de las estaciones, mientras que el supuesto socio evitaba así el cumplimiento de su parte establecida en el acuerdo, por lo que fue Francisco quien tuvo que poner esta cantidad.

Gasolinera implicada en la estafa | Foto: Redacción GD

 

Finalmente,  una vez averiguada por parte del estafado la verdadera relación entre su supuesto socio y los que iban a ser los nuevos propietarios de las gasolineras, y ante la amenazas de Francisco de interponer denuncias sobre tales hechos, los acusados accedieron a reconocer el engaño a cambio de que dicha denuncia no llegase a realizarse. De este modo, se pactó firmar un documento en el cual se comprometieron a devolver el dinero apropiado independientemente, cuya cantidad llegó a alcanzar los 125.000 euros por cada parte. Para todo ello se le dio un plazo de un año, para dicha devolución del dinero, aunque el denunciante sostiene que nunca llegaron a devolver este dinero.

Tras el cumplimiento de este plazo, Francisco tomó la decisión de interponer la denuncia. De este modo, el granadino afirma que su abogado pide cinco años de cárcel para los seis acusados “por un delito continuado de estafa”, mientras que el Fiscal pide cuatro.

“Todo fue un engaño”, asegura el granadino, “estaba muy bien estudiado y planificado, yo entendía en todo momento que estaba ante una compraventa”. “Al poner la denuncia la Policía investigó y el hombre con el que yo me comunicaba y que se supone que iba a comprarnos la gasolinera resultó ser el administrador propietario de la estación de servicio”, recapitula el denunciante.

Cuenta Francisco que “cuando me entero de todo esto, los amenazo con poner una denuncia por estafa”. Fue entonces cuando “me reconocieron que me habían estafado” e intentaron llegar a un acuerdo para evitar la vía judicial, firmando que le devolverían su dinero en un plazo de un año si él no ponía ninguna denuncia. Ante la posibilidad de recuperar el capital invertido, la supuesta víctima aceptó el trato, pero pasado el periodo de gracia de un año afirma que “se negaron a entregarme el dinero”. “Tengo un documento donde me reconocen que me tienen que devolver 125.000 euros cada uno, cosa que nunca llegó a hacerse”, lamenta.

Según la brigada de delitos económicos de granada (UDEF), los encargados de investigar los hechos, algunos de los acusados ya tienen antecedentes por otros hechos similares. Por lo tanto, una segunda condena podría implicar el ingreso en prisión de forma casi segura.

En cualquier caso, será la Justicia la encargada de dictar sentencia para los seis acusados. El grupo se encuentra compuesto por el supuesto socio, el padre y la hija propietarios de los establecimientos y otras tres personas a las que habían dado poder mercantil a través de las propiedades. Será el próximo mes, entre los días 18 y 20 de septiembre, cuando la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada lleve a cabo el juicio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.