Jueves, 19 Octubre, 2017

            

Mariela Fernández: “No sé si se abrirá el 10, el 15 o el 20 de mayo, pero el Metro ya es una realidad” | Vídeo

La delegada de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía en Granada ha visitado Granada Digital para hablar de la actualidad sobre transporte, carreteras y vivienda en la provincia

Mariela Fernández-Bermejo | Foto: Román Callejón
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Lleva casi dos años al frente de la Delegación Territorial de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía en Granada y le ha tocado bailar con alguna de las más feas. Tomar posesión del cargo y encontrarse con gestiones como la de Santa Adela y la del Metro no es cosa trivial, pero ella no ha decaído y siempre ha sido optimista, lo que le lleva a no perder nunca la sonrisa, rasgo que también muestra su cercanía.

Mariela Fernández-Bermejo, licenciada en Arquitectura, especializada en Urbanismo y Accesibilidad y máster en Urbanismo y Ordenación del Territorio por la Universidad de Granada y en Planeamiento y Gestión Urbanística e Inmobiliaria por el Colegio Oficial de Arquitectos granadino, es la voz de la Consejería encargada de transportes, carreteras y vivienda de la Junta en Granada. Con este currículo, habla con conocimiento de causa de muchas de las cuestiones con las que le toca lidiar.

La última ha sido anunciar un nuevo retraso en la apertura del Metro, lo que ha levantado nuevos descontentos ante la ciudadanía. No obstante, Mariela Fernández-Bermejo, explica en Granada Digital el porqué de este nuevo aplazamiento.

Además, la delegada habla también sobre las políticas de su departamento en materia de vivienda y carreteras, sin olvidar una mención al proyecto de ‘La Ciudad Accesible’, donde sigue manteniéndose muy activa para mejorar la accesibilidad de las personas con diferentes discapacidades y movilidad reducida.

-Pregunta (P): En agosto cumple su segundo año al frente de la Delegación de Fomento y Vivienda en Granada. ¿Cuál es su balance?

-Respuesta (R): Estoy contenta, estoy a gusto donde estoy. Es un área bastante técnica y yo vengo de trabajar de arquitecta en la calle, tras 10 años de autónoma, y me encuentro bien. El ámbito de la gestión pública es diferente, pero cuando entiendes de lo que hablas resulta más sencillo.

Hemos tenido bastantes retos, como el Metro y Santa Adela, que cuando llegué fue mi patata caliente. Pero también, lo más interesante es la gestión cotidiana de todos los días, donde se hacen muchas gestiones en la parte de carreteras, de vivienda y de transporte, que son lo que te dan un poco de vida, se solucionan muchos problemas cotidianos. Creo que esta parte hay que ponerla mucho más en valor que los grandes proyectos, que no dejan de ser grandes inversiones, pero los pequeños proyectos que recibimos a diario, como cuando llega la época de nieves y tienes que tirarte a la carretera, también es algo que me gusta mucho de la parte que llevamos.

-(P): ¿Cómo se lleva pasar de ser autónoma en la calle, casi en el anonimato político, a ostentar el cargo de delegada?

-(R): Yo venía de un activismo social bastante marcado con ‘La Ciudad Accesible’ y había estado metida en muchas batallas con la accesibilidad, en este sentido no era tan anónima, pero en la parte política no tenía vinculación. Es un cambio que, cuando me lo propusieron, me pareció un reto y dije, pues vamos para adelante y si es un paso más dentro de lo que estoy haciendo en el activismo social, es un paso más en el que voy a poder tomar decisiones, así que en ello estoy. Me sentía fuerte y preparada y creo que no lo estoy haciendo mal del todo.

-(P): Nada más aterrizar en la Delegación se encuentra con el asunto de Santa Adela, que aún colea, puesto que no han comenzado las demoliciones, ¿en qué estado se encuentra el proyecto?

“El consejero no dijo el 15 exactamente, sino que dijo mediados de mayo”

-(R): Ya nosotros no tenemos mucho por hacer. La parte en la que a mí me tocó lidiar más duramente fue la final, conseguir la agrupación de las tres administraciones y su consenso para tirar para adelante. Hace un año aproximadamente se firmó el convenio, pero lo difícil fue que todo el mundo asumiera su responsabilidad y su aporte económico. Estuvo a punto de caerse varias veces, pero la Junta consiguió el aporte del Ministerio, el cual se realiza a través de la misma Junta, los vecinos también estaban apretando, el Ayuntamiento por otro lado, y estuvo a punto de caerse… finalmente salió y firmamos.

En 2016, a final de año ingresamos 4,8 millones de euros en el Ayuntamiento, que correspondían a la primera dualidad. Queda la segunda que llegará este año, que es en torno a tres millones, así que hemos cumplido nuestra parte. Ahora nos toca más bien vigilar y pedir documentación.

También le estamos echando una mano al Ayuntamiento, que es nuestro deber, para ver si hay que hacer algún nuevo cronograma, ya que no se ha empezado la demolición. En ese sentido también estamos en contacto con el Ministerio.

Es cierto que era un reto, pero cuando me llamaban las vecinas, yo les decía que iba más lento y que nosotros no tenemos ya mucho por hacer, porque nosotros lo que hacemos es transferir el dinero, pero que eso ya está conseguido, ya no se va a andar para atrás.

-(P): ¿Les ha sorprendido verse obligados a tener que anunciar un nuevo retraso en el Metro?

-(R): Me está tocando la parte más bonita de todas, porque me va a tocar inaugurarlo. Lo que pasa que teníamos nuestra fecha, el 31 de marzo, pero cuando empezamos con las pruebas del 100% del trazado, se ha visto que los tiempos comerciales que debería haber no están siendo los que deberían ser. No se puede empezar ofreciendo un servicio a la gente cobrando un precio, cuando el servicio no es lo que debería ser.

Se tarda más tiempo en el recorrido porque estamos encontrando muchos obstáculos en la plataforma. Podríamos haber dicho de abrir el 31, pero, tras convocar un gabinete de crisis se estipuló en posponer la apertura.

El chaparrón que te cae tras anunciarlo se entiende y se tiene que asumir, pero empezar con una infraestructura que una de sus garantías es la puntualidad y la calidad del servicio, funcionando dos o tres semanas con un servicio que no es lo que debería ser en tiempos, no nos parecía. Lo que nosotros hemos hecho con el planning que se presentó de trenes y horarios es seguirlo, pero sin pasajeros.  De esta manera, cuando empecemos a mediados de mayo, iremos ya al servicio mejorado con la frecuencia que correspondería para ese tiempo.

Como estamos tardando más de la cuenta y si abro el Metro con unos tiempos que no son los reales, estoy dando mal servicio, algo que sí es cierto que no se podría explicar. Es preferible aguantar el chaparrón que dar este mal servicio.

-(P): ¿Cómo se le explica esto a la ciudadanía para que lo entienda?

-(R): Pues como lo estamos explicando. En el sentido del Metro, el consejero está dando la cara cada vez que hay un problema, igual que en mi caso cuando él no está. Estamos siendo bastante transparente y claros. Y es que en Albolote los caballos van delante del tren, hay ciudadanos corriendo por las vías, aún se usa de carga y descarga y los vehículos tiene que pararse constantemente porque hay obstáculos en la vía.

Lleva la infraestructura mucho tiempo hecha y la gente la utiliza de otra manera, algo que puede llegar a ser lógico. Lo explicamos de esta manera porque el servicio sería malo a día de hoy y queremos dar un servicio de calidad y seguro. Los trenes tienen que estar parando y volviendo a arrancar y eso es peligroso. Esta es la forma de explicando.

También vamos a hacer una serie de partes periódicos de información para que todo el mundo sepa como van avanzando las pruebas, porque hemos intensificado todas las cuestiones de educación vial.

“Es mucho más interesante hacer acciones pequeñas que lleguen a gran parte de la población”

-(P): ¿Será el 15 de mayo la fecha definitiva o, después de tantos retrasos, es mejor cruzar los dedos?

-(R): El consejero no dijo el 15 exactamente, sino que dijo mediados de mayo y yo creo que sí. Para esto también vamos a hacer la información periódica de las pruebas, no sé si será el día 10, el 15 o el 20, pero así todo el mundo tendrá la información real de las pruebas.

El Metro ya es una realidad y, nos pongamos como nos pongamos, ya serán unos días más o menos, pero no vamos a decir el día 15, por ejemplo, porque ya nos ha pasado caer en el error y vamos a ser más realistas, ya que nos encontramos muchas dificultades. Así estamos viendo cómo funciona en este mes y así podremos fijar un día basado en estas pruebas.

-(P): ¿Se entiende entonces que la ciudadanía esté molesta por tanto retraso?

-(R): Claro que se entiende, es normal. En este sentido querría dar un poco de tranquilidad. El Metro es ya una realidad. Entendemos que la gente esté molesta, porque todos nos queremos montar en el Metro ya con nuestra tarjeta y usarlo en nuestro día a día, pero creo que generaría mucha más molestia y decepción el hecho de empezar con un servicio malo, que no tuviera la puntualidad que debería. Esto generaría una imagen negativa y, si los usuarios hablan mal del servicio, se perderían y sería muy difícil recuperar a los usuarios. Ahora, cuando empecemos, será un servicio en condiciones.

-(P): ¿Qué va a suponer la puesta en marcha del Metro realmente para Granada?

-(R): Va a suponer un cambio radical en la ciudad, no solo en Granada, sino en los cuatro municipios que recorre, porque es un modelo que ya ha funcionado en otras ciudades de España y de Europa. Es un medio seguro, cómodo, puntual, no tiene los problemas de los autobuses, aunque aquí también estamos mejorando. Va a suponer quitar 8.000 vehículos al día de Granada, con la mejora que también supone esto en la calidad del aire y los taponamientos.

-(P): ¿Podemos entender que va solucionar el tráfico?

-(R): No, no va a ser una solución única, hará falta trabajar más a fondo. Estamos hablando de 8.000 vehículos y tenemos 1,2 millones de desplazamientos al día. Esto poco a poco va a fluidificar el tráfico.

-(P): ¿Tienen unos estudios más o menos fiables de cuántas personas pueden utilizar el Metro? ¿Qué progresión se espera?

-(R): Once millones de viajeros, el primer año y hasta 15 millones el tercer año. Nuestro metro se parece mucho al tranvía de Zaragoza en la forma y en la superficie. De los 16 kilómetros de recorrido en Granada, trece son en superficie. En Zaragoza el número de usuarios se ha duplicado y tiene el mismo estudio hecho que el de Granada.

En Sevilla y en Málaga no se ha duplicado, pero si está por encima de lo que se había previsto. Nosotros creemos que se va superar con creces este número, pero las estimaciones primeras son estas.

-(P): ¿Qué le ha parecido la polémica con el tema de los precios?

-(R):  El precio aún no está aprobado por el consejo Rector, tienen que pasar una exposición pública, la cual se hizo hace un par de semanas en la Comisión de Participación del Consejo de Transporte y la Comisión Técnica, que se unificaron para exponerlo. Aquí están representados sindicatos, empresarios, asociaciones de comerciantes, de consumidores, con discapacidad y es una exposición pública que había que hacerla. Luego, a nivel de Andalucía, había un trámite con el Consejo de Consumidores Andaluz. Posteriormente, quien tiene que aprobar las tarifas es la Agencia de Obra Pública y luego el Consorcio de Transporte aprueba las integraciones de las tarifas.

“Estamos haciendo una campaña de información y otra más policial para detectar ocupaciones ilegales y usos ilícitos”

Los precios son los que se anunciaron, la polémica viene con el tema del trasbordo, pero son dos cosas independientes. Una cosa es que las tarifas las tengamos que aprobar como están, con ese precio de trasbordo de 62 céntimos, porque no solo hay trasbordos es transporte entre urbano y metro, sino entre metro e interurbano y otros medios de transporte, y esto va a existir. La diferencia es que luego se pueda llegar a un acuerdo para que exista una ayuda y que al ciudadano le resulte gratuito el trasbordo. Pero, en sí mismo, las tarifas tienen que aprobarse como se anunciaron, céntimo arriba o abajo.

-(P): ¿Llegará ese acuerdo para la gratuidad de los trasbordos?

-(R): Estamos trabajando en ello. Con el Ayuntamiento hemos tenido reuniones y se están viendo las diferentes posibilidades. Me gustaría destacar que actualmente la gente que vive en el área metropolitana, donde tenemos integrados unos 55 municipios en el consorcio, esa gente si tiene ahora mismo su trasbordo gratuito con el bus metropolitano. Pero creo que el éxito del transporte público no es tanto el hecho de la gratuidad en los trasbordos, como en la rapidez y eficacia de los mismos y tener que hacer solamente un trasbordo.

Como ejemplo está la LAC, que hizo perder viajeros en el bus urbano y en los metropolitanos, porque la gente tenía que hacer hasta dos y tres trasbordos, y todos son gratuitos. La gratuidad de los trasbordos no garantiza el éxito del sistema, sino el hecho de una interconexión idónea. Estamos hablando de 82 céntimos del billete más otros 62 del trasbordo, no es un precio inalcanzable.

-(P): ¿Qué hay de esa Moción Plenaria del ayuntamiento de Granada para que el Metro sea gratuito hasta que no esté al 100% de su funcionamiento?

-(R): Nosotros no lo planteamos, porque contamos con precedentes en otros Metros que al final suponían realizar una competencia desleal. Si vamos a dar un servicio que hace el mismo recorrido que un autobús y lo vamos a dar gratis, entendemos que no es de lógica. Había entonces dos posibilidades: abrir por trozos, de cuatro en cuatro kilómetros y con frecuencia elevada, lo cual nos hubiera llevado al mismo plazo o un poco más incluso para poder tener abierto los 16 kilómetros o, como se decidió hacer aquí, que los 16 kilómetros se abrieran por completo, pero con un incremento de frecuencias paso a paso, por la complejidad del trazado. Y es que todo el trazado es prácticamente en superficie, tiene 57 intersecciones y el tráfico tan grande que tenemos en Granada.

Por este motivo se decidió hacer de esta manera. Las personas que empiecen a cogerlo desde el momento en que se abra, tendrán el recorrido completo. Podrán subir y bajar donde quieran, hacer los 16 kilómetros íntegros el tiempo que tardarán estará publicitado en la hoja de ruta, será un servicio completo al 100%

-(P): Saliendo del tema concreto del Metro, ¿en qué punto se encuentra el Plan de Transporte Metropolitano, que se ampliará de 33 a 55 municipios?

-(R): Estamos en un momento en el que presentamos el diagnóstico con toda la gente que ha participado, porque este plan se ha hecho con participación de todos los municipios para que dieran sus puntos de vista y aportaran sus necesidades. Ahora estamos analizando cuatro opciones, porque el documento del plan llevará un presupuesto que cumplir. Tiene dos fases, a 2020 y otra 2027, así se están analizando las opciones y las posibilidades porque tendrán que pasar por un informe en presupuestos y luego ser aprobado en consejo de Gobierno. Estamos viendo cuál de las opciones tiene más posibilidades de llevarse a cabo, cuando aprobemos una la sacaremos a exposición pública para alegaciones y haremos otras jornadas participativas para que todo el mundo la conozca.

Realmente, lo que sí estamos haciendo, como ya tenemos mucha documentación de cara al funcionamiento del Metro, es aplicar algunas de las cosas que estamos viendo en la reordenación de nuestras cabeceras de Armilla, Maracena y Albolote. Ahí si vamos a hacer una reordenación del tráfico que va a empezar a funcionar un poco después de que el metro esté el 100% de su funcionamiento.

-(P): ¿Qué es más difícil, lidiar con los asuntos trasporte, con los desahucios, las casas que se ocupan o aquellas que desarrollan actividades ilícitas? ¿Qué es lo más difícil que se ha encontrado?

-(R):  La parte más compleja es la de las viviendas, no por el hecho de la ocupación para cuestiones ilegales, sino por el hecho de que tenemos mucha gente que necesita viviendas y esas casas son para esas personas, no para las ocupaciones ilegales. Estamos haciendo una política para perseguir este tipo de acciones con colaboración de los Cuerpos de Seguridad del Estado. Desde el servicio central de Sevilla se ha hecho un Plan Estratégico de Regularización de la Vivienda Pública y creo que esta es la parte más compleja. La gente dice que la Junta desahucia, pero no es así, estamos desalojando ocupaciones ilegales y usos ilícitos de la vivienda pública, porque tenemos una lista de unas 600 personas en Granada capital que no tienen una vivienda, y estas viviendas son un recurso público para personas que lo necesitan. Aquí hay una complejidad alta, porque, cuando por tus circunstancias ya no necesitas ese recurso, tienes que abandonar ese recurso público y dejarlo para personas que sí necesitan entrar él, porque son de 30€ al mes y son propiedad de todos los andaluces.

Estamos haciendo una campaña de información y otra más policial para detectar ocupaciones ilegales y usos ilícitos, aunque este tipo de uso no están tanto en las viviendas públicas, las nuestras están muchos más controladas que las privadas.

-(P): Que proyectos quedan por delante en estos dos años que quedan de mandato?

“Santa Adela, cuando llegué fue mi patata caliente”

-(R): En vivienda estamos poniendo en marcha el Plan Andaluz de Vivienda y Suelo, a mí me gusta trabajar en el micro espacio. Es mucho más interesante hacer acciones pequeñas que lleguen a gran parte de la población y, en este sentido, está pensado el Plan de Vivienda, en el que yo echo una mano en la redacción y consiste en fomentar la rehabilitación, fomentar el no abandono de los centros históricos de las ciudades y generar entornos de proximidad para que la gente viva más cómoda. Tenemos que echar una mano en la rehabilitación, en la adecuación funcional y estos programas van en esta línea. Esperemos que las ayudase lleguen lo más rápido posible

En materia de carreteras, tenemos pendiente unos nuevos refuerzos de firme bastante potentes en el Puerto de la Mora, en Guadix y la Calahorra, que son unos cinco millones. También está la carretera de Ventorros de San José – Loja, que son en torno a seis millones y está el proyecto prácticamente finalizado. Para final de año creo que podrá estar licitado. También contamos con un presupuesto anual de 1,5 millones para decidir qué intervenciones consideramos que son prioritarias y vamos a usarlo, aparte de las conservaciones, las cuales tienen otro presupuesto distinto. Intentamos buscar en toda la provincia zonas que llevan mucho sin intervenirse y en las que se necesita, como la zona de las carreteras de Fornes, donde hicimos un refuerzo del firme, o por la zona de Guadaortuna. También se ha usado para la rotonda de Cájar, que da paso a Monachil y Huétor Vega, que funciona muy bien y ha generado que no se atasque la gente.

Este tipo de actuaciones las estamos planteando desde un análisis en la provincia a principios de año con los jefes de servicio. Esto genera mucha más cercanía de cara al ciudadano, solucionar problemas pequeños enquistados de hace tiempo. Y en los grandes proyectos seguir trabajando, pero en el marco de la actualidad presupuestaria que tenemos.

En transporte, lo que falta es lo que estamos haciendo con el Plan de Transporte Metropolitano y sacar concesiones modernas y adaptadas a lo que ha dicho ese plan. Yo creo que en este año saldrá alguna, pero en los siguientes deberíamos sacar bastantes más. En el conjunto del área metropolitana, para que el Metro sea un revulsivo y se note, no solo en todo el área metropolitana, sino también en el resto de municipios.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *