Miércoles, 29 Marzo, 2017

Manuel Morales: "Si yo tuviera que decidir ahora, no diseñaría el metro como está diseñado"

Desarrollo turístico, situación política de Izquierda Unida, pacto de gobierno con la Junta de Andalucía, metro de Granada... los temas a tratar con el delegado de Fomento y Turismo de la Junta de Andalucía y coordinador de IU en Granada son muchos. De ellos da cuenta Morales en esta entrevista.



image_print

En los últimos nueve años, pensar en el delegado de Fomento en Granada es sinónimo de pensar en el metro. La gigantesca obra de la Junta de Andalucía daría para toda una mañana de charla con Manuel Morales pero, dada su doble condición de delegado y coordinador provincial de Izquierda Unida, se impone comenzar esta entrevista haciendo un repaso del intenso momento que vive el histórico tercer partido en discordia…

“Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el Poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto”. He podido ver que le gusta Benito Pérez Galdós… ¿Cómo se interpretan estas palabras del escritor y político en el seno de IU, en pleno siglo XXI, en la posición en la que se encuentran?

Me llama la atención que alguien tan antiguo como Pérez Galdós detectara ya la lacra del bipartidismo. En ese sentido, hay dos formas de estar en política: como un espacio casi profesional en el que uno puede ser diputado, consejero, delegado o concejal y vivir de eso. En un momento dado se pueden desarrollar redes clientelares, que es lo que se ha hecho desde la política y el bipartidismo.

Hay otra visión que es estar en política para transformar la realidad. Puedes ver esto como una etapa de tu vida en la que haces un servicio y después te vuelves a tu trabajo. Y yo me identifico con eso, con la política como una etapa en la vida de servicio público pero yo no soy político profesional.

 

Bueno Manuel, un poco sí que lo es…

Entiéndeme, yo soy hombre del tiempo, que es mi trabajo en la vida real.

Me dice que no le veremos de manera perpetua en política.

No, no, para nada… Yo trabajo de observador meteorológico en la Agencia Estatal de Meteorología, eso es lo que yo soy.

Yo me identifico con eso, con la política como una etapa en la vida de servicio público pero yo no soy político profesional

IU está en una posición bastante peculiar ahora. Ha crecido en votos en los últimos años, encuentra cada vez más huecos en la sociedad… y justo llegan las elecciones europeas y aparece Podemos, que ha conseguido arrancar votos en prácticamente todos los municipios de España. ¿Cómo os planteáis vuestra relación con este partido?

Podemos está al lado, al igual que otras organizaciones políticas que hay y que igual no han tenido esa expresión electoral. Y digo al lado porque ahora mismo tanto el PP como el PSOE, que son los dos partidos que se han turnado en el ejercicio del poder, como decía Galdós, lo han hecho sin plantear una alternativa, pastando en el presupuesto y defendiendo las mismas políticas: reforma laboral, pacto para cambiar la constitución y salvar a la banca, privatizaciones… Han funcionado más como dos expresiones de una misma ideología y de una misma forma de hacer la política. Frente a eso hay toda una amalgama de organizaciones políticas que planteamos un proceso constituyente que siente las bases de una nueva forma de Estado que tenga determinadas características: un fortísimo sector público, elementos de democracia radical… y ahí nos encontramos con una coincidencia programática con Podemos, con Equo, con la gente de Construyendo la Izquierda Alternativa Socialista, con los Verdes, con organizaciones sociales como el Frente Cívico… Nosotros hacemos un llamamiento a todas esas fuerzas de izquierdas vayamos juntas.

Le pido una valoración muy breve de los dos años de alianza entre PSOE e IU en el Palacio de San Telmo.

Nosotros no tenemos una alianza, tenemos un pacto. La diferencia que hay entre una alianza en un pacto es la que hay entre un matrimonio y un rollo de una noche (risas). Tenemos un pacto concreto para sacar adelante una serie de políticas. Ahora mismo hay 12 leyes encima de la mesa del Consejo de Gobierno, se está avanzando mucho en materia legislativa… Se está demostrando desde Andalucía que se podían hacer las cosas de otra manera: que se podía no privatizar hospitales, que se podía no masificar a los niños en las escuelas, que se podían hacer leyes para que no se desahucie a la gente… Por ahora mi valoración es positiva, aunque queda muchísimo por hacer.

A ustedes pertenecen las consejerías de Fomento y de Turismo y me gustaría hacerle una pregunta que siempre planteo a los responsables políticos de la provincia. ¿Qué le ocurre al turismo en Granada y muy concretamente a la Costa Tropical? Y le pongo como ejemplo Málaga.

Sólo en kilómetros de costa no podemos competir con Málaga, en kilómetros de playa tampoco. Comunicaciones de Málaga… nos destroza por completo. También en las propias características de las playas: las de Granada son playas de piedra, con mucha pendiente…

(PP y PSOE) Han funcionado más como dos expresiones de una misma ideología y de una misma forma de hacer la política

Bueno, Málaga las ha venido trabajando. 

Sí, ha hecho un trabajo con el tema de las playas que en cualquier caso en Granada es mucho más complicado porque aquí lo que tenemos es uno de los macizos montañosos más importantes de Europa que se mete directamente en el mar. La cuestión es: ¿Por qué empeñarnos en competir en lo más difícil? Granada tiene un interior que no encuentra competencia en Andalucía: parajes naturales, diversidad, pasado histórico, patrimonio, Sierra Nevada.

Aseguró hace escasos días que “ya no vale exclusivamente el sol y playa”.

Ahí voy. Granada puede y debe competir ofreciendo lo que no tienen otros. Tenemos el alojamiento en cueva, que es algo único y llamativo. Tenemos la Sierra: el parque de Baza, de Castril… un patrimonio cultural interior impresionante que no tenemos aprovechado.

El tema de orce… ¡los primeros pobladores de Europa! Y ahora, ahora es cuando se está haciendo el Centro de Interpretación y el Centro de Visitantes del Cerro de la Virgen. ¡Por favor!

Total: turismo de interior y cultural, que además es el que más dinero deja. Lo de sol y playa para Málaga, a mí que me den los turistas culturales.

Lo de sol y playa para Málaga, a mí que me den los turistas culturales

Esos que precisamente vienen a la Alhambra. A este respecto, hace unos meses Torres Hurtado proponía ceder dos euros de la entrada para rehabilitar el Zaidín. A partir de ahí hubo un desencuentro entre Junta y Ayuntamiento, uno más… ¿Por dónde pasa la solución del Albaicín?

Lo del Albaicín y el Sacromonte es patético. Debería ser el espacio monumental más visitado de Granada si no existiera la Alhambra y a veces tengo la sensación de que Granada es víctima de la Alhambra: como ya tenemos eso no nos preocupamos de lo demás, ni de potenciarlo. Te digo: la Alhambra ya está invirtiendo en el Albaicín. Está cuidando del Palacio de Dalahorra, está cuidando del Corral del Carbón… del dinero que se obtiene en la Alhambra ya se está invirtiendo en la ciudad. La cuestión es: ¿por qué el Ayuntamiento ha dejado perder la oportunidad en la época en la que si tenías un inmueble, le echabas 20.000 euros encima y al día siguiente eso valía 50.000…? Era el momento de haber rehabilitado poniendo en alquiler, de haber rehabilitado con ayudas públicas… hemos tenido un Ayuntamiento que no se ha preocupado de arreglar el Albaicín.

¿Es el Ayuntamiento el único culpable?

No solo el Ayuntamiento. Hay un convenio firmado con el Ministerio de Vivienda en el que venía un millón de euros a Granada y eso está sin cumplir.

¿Y su Consejería?

Nuestra consejería hizo algo en el Albaicín, con la oficina de rehabilitación, donde se rehabilitaban inmuebles y se ponían en alquiler por un periodo de entre 10 y 20 años para garantizar que se recuperara ese dinero invertido en forma de alquiler a personas de baja renta. Es una política que ha permitido que se mejoren algunos espacios y calles pero quien tiene que preocuparse ante todo de su ciudad es el Ayuntamiento. Y tengo que decir que se ha echado muy en falta el impulso del Ayuntamiento. Y pongo un ejemplo: cuando gobernaba IU en el instituto se hicieron una serie de talleres que permiteieron que gente con problema de empleo fuera empedrando calles de Albaicín con el empedrado original. Eso se ha sustituido por el parche de asfalto. Un patrimonio no lo puedes cuidar así.

A veces tengo la sensación de que Granada es víctima de la Alhambra: como ya tenemos eso no nos preocupamos de lo demás

Manuel Morales entrevista Los desencuentros entre Junta y Ayuntamiento son casi diarios y su reflejo más relevante para la ciudadanía es el caso del metro de Granada, que ha sido un desencuentro desde el minuto uno. ¿A cuánto llega ya el retraso Manuel?

Primero, tengo que decirte con el tema del desencuentro que yo intento y creo que consigo mantener un buen clima de relaciones no con el Ayuntamiento de Granada sino con todos los Ayuntamientos. Tengo que decir que sentándonos a hablar hemos conseguido desbloquear temas históricos: el Cuarto Real de Santo Domingo, el ferial… y con el tema del metro había firmado un acuerdo que era un disparate, con el túnel de Andrés Segovia, que creaba un rechazo vecinal espectacular y un despilfarro de dinero público; nos sentamos a hablar y al final llegamos a un acuerdo más sensato. Ya tenemos el acuerdo y entonces se empieza a tramitar en Sevilla, primero con un retraso de más de seis meses porque el Ayuntamiento no aportó la documentación suficiente y luego un retraso por parte de la propia Junta, que es verdad que ha tardado en tramitar esa adenda. La cuestión es que cuando ya se va a firmar, como estamos en periodo electoral hay que armar bronca, llega el Ayuntamiento y denuncia el convenio y monta el escándalo.

Aquí unos vamos poniendo soluciones y otros poniendo problemas. En ese marco te digo: algo tan sencillo como que ADIF nos autorizara a levantar las vías y a hacer los 200 metros que nos faltan entre Andaluces y Universidad, ha tardado 18 meses. Cuando el alcalde dijo: “les digo que el metro no va a estar hasta 2016” y después resulta que tardan 18 meses en darme el papelito, yo tengo mis sospechas. Si el alcalde de Granada hubiera estado apretándoles a sus compañeros del gobierno de España para que dieran esa autorización, hubiéramos tenido ese permiso en dos meses. Ahora mismo el único motivo de retraso significativo del metro es esa autorización.

Esos es ahora mismo, pero en todo este tiempo… 

Ahora voy a la segunda parte: el retraso del metro de Granada es un escándalo, se va a acercar al lustro. Iba a estar entre 2009 – 2010. Ese lustro fue cuando nosotros no estábamos (en referencia al gobierno por parte de IU de la consejería de Fomento) En los últimos dos años se han ejecutado más obras de metro que en los ocho años anteriores.

El gravísimo problema del metro han sido dos cosas: uno, la falta de consenso y que el Ayuntamiento, una vez más, cuando había un proyecto diseñado se pusiera: “ahora por aquí. No, ahora por aquí. Ahora me lo soterras…” Eso generó un retraso de años. Luego el shock financiero en el que entró todo el mundo en el año 2008-2009 que paralizó todo absolutamente en este país, incluidas las obras de la Junta de Andalucía. Hubo un impás de dos años porque la Junta era incapaz de financiar el metro.

¿Hace autocrítica la Junta de Andalucía? Comenta los impedimentos del Ayuntamiento pero el grueso de la construcción lo lleva la Junta.

Yo no puedo hacerte una autocrítica de lo que pasó antes de 2012. Si el metro hubiera ido al ritmo de ejecución al que nosotros lo hemos llevado no habría ningún retraso. Yo puedo hacer crítica si quieres.

El retraso del metro de Granada es un escándalo, se va a acercar al lustro

Entonces, ¿critica ciertas actuaciones de la Junta desde su posición o me dice que lo han hecho todo bien desde el minuto uno?

Creo que hubo un ejercicio de irresponsabilidad en seguir haciendo presupuestos en 2007-08-09-10-11-12… como si en este país no estuviera pasando lo que estaba pasando. La negación de la crisis y del abismo en el que nos estaban metiendo lo veía todo el mundo. A lo mejor había que haber empezado a buscar soluciones a la financiación en cuanto se empezó a complicar la cosa en el año 2008. Eso en cuanto a la Junta. En cuanto al Ayuntamiento, le ha creado un problema muy serio a esta ciudad jugando a hacer política con el metro. Y los políticos estamos para buscar soluciones, no problemas.

Otro dato Manuel. El presupuesto empezó por 267 millones y las últimas referencias en prensa hablan de 500 millones. ¿Lo confirma?

Son algo más de 500, sí.

¿Cómo se dobla un presupuesto?

Primero porque los costes de valoración de una obra en el año 2003 no son los de 2014. Se dobla porque no es lo mismo soterrar unos cuatro kilómetros de túnel que no hacerlo. Eso ha supuesto un encarecimiento cercano a los 70-80 millones de euros. Sube porque no es lo mismo bajar desde Villarejo por Camino de Ronda en superficie que en Villarejo meterse por la Avenida de la Constitución para atravesar todo el campus de Fuentenueva, que creo que es una buena decisión pero también encarece. Si además luego el Ayuntamiento firma una adenda con la consejera de Obras Pública una adenda de 50 millones de euros de sobrecoste… suma y sigue. Los más importantes incrementos de presupuesto que ha tenido el metro se deben a solicitudes extra que ha pedido la ciudad de Granada.

Y luego hay un elemento más: las grandes obras públicas desgraciadamente se presupuestan de una manera y luego aparecen inconvenientes.

¿Se hubiera hecho el metro de Granada si hubieran sabido desde el principio que cuesta 500 millones de euros?

Si yo tuviera que decidir ahora qué hay que hacer en Granada, yo no diseñaría el metro como está diseñado.

¿Qué haría?

Lo primero es que iría todo por superficie. Iría por donde de verdad hace falta un eje de transporte masivo en Granada, que es por la Gran Vía, que es por donde está la demanda y por donde se diseñó inicialmente, pero no se atrevieron a hacerlo.

Yo le daría mayor penetración hacía todos los pueblos del cinturón. En ese sentido, nosotros estamos trabajando en un proyecto que es el BRT –Bus Rapid Transport-, un modelo de transporte que se está implantando por todos lados y que tiene la funcionalidad de un metro en cuanto a capacidad de pasajeros y la puntualidad pero con un nivel de obra de un 20% de lo que representa hacer un metro.

Los más importantes incrementos de presupuesto que ha tenido el metro se deben a solicitudes extra que ha pedido la ciudad de Granada

¿Está en posición de decir que en Granada no va a pasar como en Jaén con su metro?

Varias diferencias con respecto al metro de Jaén: primero, cuatro veces más población servida; segundo, zonas más densas por las que pasa; tercero, el metro de Jaén depende de una institución, que es el Ayuntamiento de Jaén, que no tiene voluntad de que eso funcione. Si el metro de Granada fuera a depender de este gobierno de la ciudad de Granada, te diría que iba ser un fracaso porque no quiere ese proyecto y lo lleva utilizando como herramienta de confrontación 12 años.
Yo he visto los estudios de viabilidad, de captación de pasajeros… hay una racionalidad detrás del metro de Granada que cuando esté funcionando se demostrará.

Algo muy concreto. ¿Cuánto va a costar el billete?

Entorno a lo que está valiendo el transporte público en este momento. Dependiendo de algunos ajustes que tenemos que hacer pero será un precio de billete razonable, indistinguible en la práctica de lo que suele pagar por el transporte público. Además hemos planteado que esté integrado con el transporte metropolitano.

¿Me confirma que en 2016 se podrá hacer el recorrido entero del metro?

Me sorprendería que fuera de otra manera. No sólo te confirmo eso sino que estoy trabajando para que eso pueda ser posible a finales de 2015.

Cambiamos de tema. Hace escasos días estuvo la delegada del Gobierno de la Junta, Sandra García, visitando el barrio de Santa Adela. ¿Se va a empezar a mover la siguiente fase?

El inicio de una nueva etapa en Santa Adela comienza con la visita de Diego Valderas, que estuvo allí hace cuatro meses y emplazó al Ayuntamiento a reunirse y a hacer caso a los llamamientos que se hacían desde la consejería de Fomento y Vivienda. El primer obstáculo que hay es que el Ayuntamiento plantea una remodelación del plan que requiere de remodelación urbanística y eso se está estudiando. Cuando tengamos urbanísticamente aprobado lo que quiere hace el ayuntamiento, podremos empezar a ver con cargo a qué planes de vivienda se puede financiar las obras de rehabilitación. Ahí nos va a encontrar el Ayuntamiento ayudando.

Hay una racionalidad detrás del metro de Granada que cuando esté funcionando se demostrará

¿Van a acometer algún tipo de arreglo en la carretera que une Baza y Húescar por Benamaurel? Hace escasos días el PA pedía su dimisión tras varios accidentes en esta vía.

A parte de condenar que en política se utilcen los accdidentes con víctimas, me parece miserable, decir que los accidente que ha habido no tiene nada que ver con el estado de la carretera: han sido en tramos rectos que no están mal estado pero sí es verdad que a esa carretera tenemos previsto darle una vuelta. Tenemos prevista una reunión con los alcaldes para plantearles qué podemos hacer allí a corto plazo y ver qué se puede programar. Desgraciadamente tenemos en la provincia muchos tramos de carretera que necesitan atención. La Junta de Andalucía tiene sólo en la provincia de Granada 1600 kilómetros de carreteras de los que ocuparse; de esos, 600 están por encima de los 1000 metros, lo que quiere decir problemas de grietas, de hielo… desgraciadamente tenemos mucho que atender.

No conocía su profesión de ‘hombre del tiempo’… le pido una previsión para Izquierda Unida en las elecciones municipales y autonómicas.

(risas) Preveo un chaparrón de rebeldía ciudadana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *