Jueves, 21 Septiembre, 2017

            

Los trabajadores de Limasa ponen fin a la huelga de limpieza en Málaga

Como valoración, el presidente del comité, Manuel Belmonte, ha asegurado que "hemos conseguido gran parte de lo recogido en el convenio 2010-2012"

Foto de basura en Málaga | E.P.
E.P.


image_print

Fin de la huelga de limpieza de Málaga. Los trabajadores de la empresa mixta Limasa, reunidos en asamblea, han acordado a primera hora de la tarde de este viernes la desconvocatoria del paro indefinido que iniciaron el pasado 1 de marzo y que ha dejado unas 5.000 toneladas de basura acumuladas en las calles.

Los trabajadores, reunidos en Los Ruices, han ratificado por “abrumadora mayoría” y al grito de “sí se puede, sí se puede” y “de El Pimpi el que no vote”, el acuerdo de desconvocatoria de huelga alcanzado en la madrugada de este viernes entre el comité y el equipo de gobierno municipal, encabezado por el alcalde, Francisco de la Torre. Los operarios asistentes han mostrado, además, su apoyo a sus representantes sindicales, para los que han pedido “un fuerte aplauso”.

Como valoración, el presidente del comité, Manuel Belmonte, ha asegurado que “hemos conseguido gran parte de lo recogido en el convenio 2010-2012 y todavía tenemos confianza en lograr todo porque tenemos la razón”.

“Esperamos que lo que se ha quedado en el camino lo recuperemos” a través de la sentencia del Juzgado de lo Social número 12 en relación con el conflicto colectivo presentado por Limasa sobre la aplicación del convenio de 2010-2012, el único considerado vigente y anterior a los recortes, ha aseverado.

El representante sindical ha dejado claro que “no se trata de victorias ni de derrotas; Málaga ha salido perjudicada y no hemos entendido la sinrazón de la empresa y del Ayuntamiento”, agregando que “nosotros cumplimos lo que firmamos”.

Belmonte ha defendido que el “ideal” del comité es dar “estabilidad y seguridad” a la plantilla, reiterando que, para ello, “lo que se firma, se debe cumplir”. Por tanto, ha subrayado, “vamos a esperar a la sentencia, que dictaminará quién tiene la razón”.

En cualquier caso, este acuerdo es sólo de desconvocatoria de huelga y los trabajadores siguen sin tener un nuevo convenio colectivo sobre la mesa, con la peculiaridad, además, de que la actual contrata termina en abril de 2017. Al respecto, Belmonte ha incidido en “el compromiso del alcalde de reunirse con nosotros después de Semana Santa para estudiar el futuro modelo de gestión”.

NORMALIZACIÓN DEL SERVICIO

Tras la desconvocatoria del paro, la plantilla fija del turno de tarde ya ha salido con normalidad, con el refuerzo de eventuales. “Los operarios están al cien por cien disponibles para lo que determine la empresa, que es la que organiza el trabajo”, ha afirmado Belmonte.

Un trabajo, no obstante, que, según el presidente del comité, los operarios de Limasa, ante la tensión vivida estos días con algunos ciudadanos, deberían realizar escoltados por la Policía, al igual que “lo han hecho los esquiroles”, en referencia a los trabajadores de las empresas privadas contratadas por el Ayuntamiento para la recogida de residuos por motivos de seguridad.

En cualquier caso, tal y como ya señaló esta pasada madrugada el alcalde, el objetivo es que para el miércoles 16 la ciudad haya recuperado la situación anterior a la huelga en lo que a materia de limpieza se refiere. Al respecto, Belmonte ha dicho que, “conociendo la profesionalidad de los trabajadores, la próxima semana Málaga estará como antes del 1 de marzo”.

Durante la asamblea, el presidente del comité, que ha trasladado, asimismo, la disposición, para futuras reuniones, para que el voto sea secreto, con urnas, y no a mano alzada, ha comentado a los trabajadores que lo más inmediato ahora es “ir a recoger basura, no limpiar”. De hecho, al término de la asamblea ha habido empleados que gritaban “vamos a trabajar, el lunes arde Málaga, porque somos unos máquinas quitando basura”.

Preguntado este viernes por el acuerdo, el regidor ha valorado que “se haya buscado una salida en la línea de poner en la decisión del juez –el titular del Juzgado de lo Social número 12– cuál es el marco de regulación de las relaciones laborales de Limasa en 2016, de acuerdo con el convenio de 2010-2012 y las modificaciones de diciembre de 2013”.

Una cuestión que, tal y como ha reiterado De la Torre, “es la raíz del distanciamiento y del conflicto, al no haber inscrito como convenio la Junta el principio de acuerdo de 2013”, que permitió poner fin a la huelga de entonces.

ACUERDO

El documento aprobado por los trabajadores contempla la aplicación desde ya para la plantilla fija del descanso todos los fines de semana, y, respecto a las vacaciones, disfrutar 15 días de junio a septiembre, con 24 o 25 operarios más sobre el cuadrante actual, y los otros 21, durante el resto del año.

En cuanto a la polémica paga de productividad, llamada ahora a cuenta de la sentencia del Juzgado de lo Social número 12, cada trabajador recibirá este año 867 euros, más los 276 euros previstos en la extra de septiembre.

Respecto a 2017, si a 31 de enero no hubiera sentencia, no se abonaría dicha paga, y si, con posterioridad, el juzgado diera la razón a los empleados, se abonaría con efecto retroactivo.

NO RECUPERAR EL DINERO PERDIDO

El acuerdo mantiene el planteamiento municipal de que los días de huelga no sean recuperados por los trabajadores con dobles turnos para no perder el dinero descontado. También especifica que antes del próximo 31 de agosto se establezca una nueva regulación de la bolsa de eventuales.

De igual modo, si el próximo 15 de diciembre aún no hubiese sentencia, no habría cesta de Navidad. Si, posteriormente, se contara con un fallo judicial favorable a los trabajadores, se pagaría con efecto retroactivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *