Domingo, 22 enero, 2017

Los mayoristas de pescado de Mercasevilla no descartan nuevas movilizaciones como el último paro empresarial



image_print

Los mayoristas de pescado de Mercasevilla sopesan la posibilidad de convocar nuevas movilizaciones como el “paro empresarial” protagonizado el pasado jueves, porque las relaciones entre los empresarios y la directiva de esta sociedad participada por el Ayuntamiento hispalense y Mercasa están “radicalmente” bloqueadas y el colectivo reclama la anulación de los “cánones abusivos” que gravan la venta de pescado.

El letrado que representa los intereses de los 43 mayoristas de pescado de Mercasevilla, Joaquín Moeckel, dijo a Europa Press que si bien no será hasta la próxima semana cuando se resuelva la nueva estrategia de este colectivo de empresarios, a día de hoy “no descartamos nuevas protestas” como la ya protagonizada el pasado jueves, cuando los minoristas de pescado se vieron obligados a recurrir a los mercados centrales de Huelva, Córdoba o Jerez de la Frontera (Cádiz) al suspenderse la venta de género en Mercasevilla.

En ese sentido, explicó que las relaciones entre los mayoristas de pescado y la directiva, encarnada por Jordi Maymó como nuevo director general, siguen “radicalmente bloqueadas”, sobre todo después de la mencionada movilización. De hecho, advirtió de que el colectivo de empresarios “espera y desea” que el citado paro empresarial no se traduzca en expedientes sancionadores por parte de Mercasevilla, que hoy ha celebrado una comisión ejecutiva.

De tal manera, el letrado reclamó la anulación de los “cánones abusivos” que padece el gremio de mayoristas de pescado, unos cánones que “no sufre el resto de mayoristas de España”. Entre estos cánones, destacó un canon del 2,05 por ciento en concepto de “facturación y cobro” del total de ventas y otro gravamen del 1,57 por ciento por “transporte, manipulación y colocación del pescado”, cánones que anualmente generan ingresos por valor de 2,6 millones de euros a Mercasevilla. Dado el caso, Moeckel advirtió de que este gremio es “el mantenedor real” de Mercasevilla.

De hecho, aseguró que tales cánones fueron declarados contrarios a las leyes de competencias por el Tribunal de Defensa de la Competencia a través de una resolución incluso ratificada por la Audiencia Nacional, por lo que insistió en que Mercasevilla debe cumplir tales fallos y suprimir estos cánones.

EL CONFLICTO DE LOS MAYORISTAS

Como se recordará, los mayoristas de pescado habían hecho pública una grabación en la que el director general de la empresa, Jordi Maymó, proponía falsear el precio de la compraventa de dos sextas partes de un puesto de venta con el fin de que el comprador, el empresario de Pescados Gori, viera reducido el canon del 30 por ciento que Mercasevilla grava para este tipo de operaciones.

Después de que Maymó negase ante el consejo de administración de Mercasevilla que “indujese” un falseamiento de cifras y garantizase el cobro del canon estipulado, los mayoristas no se dieron por contentos con las manifestaciones públicas en las que el director general aclaraba que, cuando hablaba de “mafia” y de “crimen organizado”, se refería a la “práctica” de la grabación no consentida, pero no “a las personas”. Así, la madrugada del pasado jueves los mayoristas de pescado celebraron un “paro empresarial” mediante el que se paralizó la venta de pescado en Mercasevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *