Sábado, 25 Noviembre, 2017

            

Los hospitales universitarios de Granada ganan el premio Hinnovar por “la gestión hospitalaria desde el lado humano”

Mercedes Muñoz y Ruth Molina dan el galardón a los centros Virgen de las Nieves y San Cecilio por su proyecto de una aplicación móvil, que facilitará el ahorro en el tratamiento de hemodiálisis en los pacientes con insuficiencias renales

Mercedes Muñoz (derecha) y Ruth Molina (izquierda) posan en la puerta del Hospital Virgen de las Nieves / Foto: Román Callejón


image_print

El autodenominado ‘Equipo Azul’, compuesto por Mercedes Múñoz, Ruth Molina y Manuel Escobar, ha logrado mediante “trabajo y humildad”, hacer un hito en la historia de los premios Hinnovar de Novartis. Por primera vez en todas sus celebraciones, el premio de Gestión Hospitalaria ha sido conseguido por enfermeras, cuando, hasta el momento, siempre habían sido médicos quienes se hacían con este galardón.

¿Su secreto? Realizar un “proyecto con el corazón”, con la intención de gestionar tanto el tratamiento de la hemodiálisis, como el coste de la misma, desde el lado más humano. Se trata de un plan para crear una “aplicación móvil mediante la cual, tanto pacientes, como cuidadores y profesionales, puedan aprender a controlar, principalmente, cuánta agua ingieren los afectados por parálisis renal”.

Recién llegadas de Barcelona, donde se celebró la gala de premios, aún con la emoción de ser ganadoras y la ‘resaca’ de haber marcado un antes y un después en los Premios Hinnovar, Ruth y Merche tuvieron la amabilidad de hablar con Granada Digital y exponer hasta el último detalle de su proyecto, sus fases y de cómo puede ayudar a los pacientes, por una parte, y a ahorrar dinero y tiempo en los tratamientos, por otra.

EL PROBLEMA DEL AGUA EN LA SANGRE

Según nos explican las enfermeras Merche y Ruth, “cualquier enfermo de riñón que deba someterse a los tratamientos de diálisis que existen (hemodiálisis y diálisis peritoneal), tiene el problema de la eliminación de líquidos”. Al no funcionar el riñón, “cualquier fluido que se ingiera aumentará tanto el nivel de la sangre, como el peso del paciente”. Es por ello que los pacientes deben controlar mucho lo que beben, pero también lo que comen, puesto que “no solamente lo líquidos nos aportan agua, sino también los alimentos sólidos”.

Este concepto en ocasiones puede ser “difícil de asimilar”, ya que “no somos totalmente conscientes de que muchos sólidos son ricos en agua”. Los ejemplos más palpables suelen ser los de algunas frutas, como la sandía, que aporta gran cantidad de líquido.

COMETIDO DE LA APP

App DialisisLas premiadas señalan que “con esta aplicación para smartphones llamada ‘Dial Balance’, se pretende que tanto pacientes, como cuidadores y profesionales de la medicina aprendan a medir el nivel de agua que tienen los alimentos sólidos más comunes, con el motivo de que los enfermos no lleguen pasados de líquido y, por tanto, de peso, al tratamiento de diálisis”.

En esta línea, añaden que “los pacientes lleguen con una cantidad de líquido superior a 2.500 ml (2,5 kg de peso extra desde la última diálisis), no sólo es peligroso para la salud de los mismos, sino que supone que no se puede eliminar el sobrante ni limpiar la sangre un una única sesión de hemodiálisis, lo que aumenta el tiempo de tratamiento y el coste del mismo”.

Así, si los pacientes tienen al alcance de su mano esta información sobre el agua que contiene cada alimento sólido, les “resultaría mucho más fácil regularse” y, por tanto, llegar en las mejores condiciones posibles para realizar el tratamiento correctamente.

LOS CASTIGADOS

La implicación humana de estas dos enfermeras innovadoras les lleva a hablar cariñosamente de “los castigados”. Son aquellos pacientes que llegan con un peso superior a 2’5 kg a realizar el tratamiento. “Estos enfermos no pueden filtrar su sangre en las cuatro horas que dura el tratamiento en condiciones normales, así que se ven castigados a pasar una o dos horas más para hacerlo, incluso deben de hacer una sesión más de diálisis a la semana que las tres habituales”, aclaran Ruth y Merche.

[blockquote style=”1″]Desde la enfermería también es posible la investigación[/blockquote]

GESTIÓN Y AHORRO

Este fue el caballo de batalla de la exposición del proyecto de Ruth y Merche en Barcelona. “La buena gestión mediante el ahorro que proporcionaría que cada paciente tuviera un apoyo extra a través de esta aplicación, mediante la cual aprenderían a controlarse mejor y no tuvieran que pasar más tiempo del necesario haciendo la hemodiálisis”, fue la línea argumental de la presentación de las premiadas.

Las enfermaran indicaron que “solamente este tratamiento requiere el 2% del total del presupuesto anual en sanidad, ya que 40.000 personas reciben el tratamiento sustitutivo, y se espera que entre 6.000 y 8.000 nuevos pacientes tengan que ser tratados el año que viene”.

OTROS CAMPOS DE LA APP

El ‘Equipo Azul’ quiere ir más allá y, además de poner el control del agua de los alimentos en la mano de los pacientes, también quiere que “los enfermos aprendan la cantidad de potasio que existe en los mismos”, puesto que es otro de los peligros de esta enfermedad. “La acumulación de más de seis gramos de potasio en sangre puede causar fallos cardiacos y pulmonares en los pacientes, incluso hasta llegar a provocar la muerte”.

App Dialisis 2Así, “mediante la ‘gamificación’, es decir, con juegos, se pretende que los aquejados de enfermedades renales aprendan qué alimentos pueden tomar y en qué cantidades pueden hacerlo, en función del potasio que contengan”, según las creadoras de la idea.

Igualmente, “la App contará con consejos dietéticos y están estudiando la manera de introducir un ‘chat’ para que los pacientes puedan interactuar entre ellos y compartir sus vivencias”. Y no contentas con esto, quieren “traducir todo el contenido de la aplicación al inglés para que puedan beneficiarse un mayor número de pacientes”.

Además, se pretende “crear una página web, que tendrá el mismo nombre de la aplicación, ‘Dial Balance’, que albergará los mismos contenidos que haya en la App”. El objetivo es “que haya webs de información renal fiables, algo que por el momento no existe”, denunciaron las enfermeras.

DOS MESES DE DURO TRABAJO

Con la enfermaría por bandera y con amor y dedicación supina a su profesión, Merche “creyó que tenía que hacer algo para ayudar a estos pacientes con el problema del agua”. Sin pensarlo dos veces, “buscó a Ruth, a la que apenas conocía y le propuso su idea”. Ruth, como ella misma dijo, “quedó enamorada y aceptó sin dudarlo”.

[blockquote style=”1″]este tratamiento requiere el 2% del total del presupuesto anual en sanidad,[/blockquote]

Más tarde se unió el bioinformático, Manuel Escobar, quien “aceptó a comenzar a trabajar en el proyecto sin reparar en el eterno problema financiación en un principio”, algo que se está viendo solucionado gracias a la consecución del premio Hinnovar.

De esta manera, “entre abril y el 31 de junio, fecha tope para la presentación del proyecto a concurso, las horas de trabajo, documentación, conferencias y ‘abandono familiar’ han sido incontables”. Han sido “dos meses de duro trabajo en los que el ‘Equipo Azul’ ha sacado tiempo y fuerzas de donde no las hay para tener lista la presentación que las bases del concurso exigían”.

EL PREMIO

Ruth Merche Premio App Dialisis 2El concurso se decidía en la IV convocatoria de los Premios Hinnovar, que tuvo lugar el pasado viernes en Barcelona. El proyecto se presentaba con la intención de ganar los 15.000€ que proporciona ser los primeros clasificados para “poder financiar la creación de la aplicación”: “Todo el premio va a ser destinado con este fin”, aseguraban las galardonadas con satisfacción.

Merche y Ruth comentaron algunas de las vicisitudes de su andadura: “Había un problema, y es que no valía con ser enfermera para optar a todas las categorías del concurso, así que, ayudadas por Pablo Álvarez de la Fundación Pública Andaluza para la Investigación Biosanitaria de Andalucía Oriental (FIBAO), encontraron el corte en el que podrían participar: Gestión Hospitalaria”.

Las enfermeras destacaron que “como representantes de los dos hospitales universitarios granadinos, Virgen de las Nieves y San Cecilio, pasaron la primera fase el 17 de octubre de este año. De 140 proyectos, 56 fueron seleccionados para la final, en la que 56 hospitales tendrían que defenderse”.

[blockquote style=”1″]no solamente lo líquidos nos aportan agua, sino también los alimentos sólidos[/blockquote]

El viernes pasado, a las 13:30 el jurado daba su fallo. “El premio como mejor proyecto hospitalario innovador en Gestión Hospitalaria era para las delegadas del Virgen de las Nieves y del Clínico”, para Ruth y para Mercedes. El anuncio llegaba después de haber “realizado la presentación del proyecto durante diez minutos” ante un jurado que coincidió en la “humanidad y la humildad de la exposición”. El amor de estas dos enfermeras por su profesión caló en todos los presentes, ya que “hablaron de gestión sin usar datos, sino que utilizaron la perspectiva del paciente”. Así, hicieron llegar el mensaje de que “se puede gestionar y ahorrar pensando primero en el paciente y, a su vez, en el factor empresarial”.

Ofrecieron la visión de “un proyecto con alma, desde el punto de vista del enfermero y su trato diario con el paciente, diferente en la mayoría de los casos al del médico”.

APOYO DESDE LA GERENCIA

Ruth Merche Manuel Bayona Premio App Dialisis 1Tanto Merche como Ruth “mostraron en todo momento su agradecimiento al gerente de los dos hospitales” mencionados, Manuel Bayona, quien desde el principio “las animó para que siguieran con este proyecto” que sirve de nexo entre la sanidad y la tecnología.

Bayona, quien predica con el ejemplo con su “gran actividad en redes y en el mundo del 2.0, estuvo presente con las premiadas en la Gala Hinnovar de Novartis y desde allí fue lanzando tuits contando el desarrollo del evento”.

PIONERAS

Merche y Ruth, siempre con humildad, “no desean que su trabajo se quede en esto, tienen en mente otras aplicaciones”, pero quieren que con este trabajo y este premio se “transmita el espíritu de la enfermería” y desean tratar de “concienciar al resto de sus compañeros de enfermería que sí se puede” y que “la financiación no es imposible”. Quieren hacer llegar que “desde la enfermería también es posible la investigación y no únicamente desde la posición del médico”.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *