Martes, 24 Octubre, 2017

            

Llega la hora de atacar para el Granada

La llegada de Lucas Alcaraz le ha dado al conjunto nazarí sobriedad y orden a la hora de defender. Ahora toca demostrar que también sabe mirar a la portería rival

Kravets celebra un gol esta temporada | Foto: Antonio L. Juárez / Granada Digital
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Lucas Alcaraz ya lleva al frente del Granada en esta nueva etapa tres partidos. El primero de ellos fue una hecatombe. El Granada cayó 7-1 en el Vicente Calderón ante el Atlético de Madrid, dejando a los jugadores nazaríes muy tocados anímicamente. A la siguiente jornada, el miedo a perder se impuso a la ambición de ganar y el equipo rascó un escaso punto ante el Sporting de Gijón.

En el peor momento tocaba visitar el Camp Nou, con lo que eso conlleva. Pero Alcaraz siempre está trabajando. Cuando las malas lenguas ya apostaban cuántos le caerían a los rojiblancos a manos del FC Barcelona, el técnico granadino seguía preparando el encuentro con sus chicos. Arriesgó con un nuevo sistema y con jugadores que estaban defenestrados, y le salió bien. El Granada dio sensación de equipo por primera vez en toda la temporada. Todos fueron a una, llevando casi a la perfección todas las consignas que les diera su mister.

Alcaraz ya ha alcanzado ese orden y equilibrio que le gusta que tengan sus equipos, algo que le dará mucha seguridad a la hora de afrontar los partidos. A partir de aquí va a ser más difícil ganar al Granada. Sin embargo, no basta. Si el Granada de Alcaraz ya ha demostrado que sabe defender, ahora es el turno de demostrar que también sabe atacar.

El entrenador rojiblanco sabe que el partido del sábado ante el Deportivo es vital. Lo es cada jornada atendiendo al tremendo déficit de puntos que hay y si el partido es en tu casa y ante un rival directo, las pulsaciones se elevan. Sólo vale ganar. Para ello, Alcaraz tendrá que dar paso a la artillería pesada y mejorar el bagaje de su equipo ante la portería rival.

Sin ir más lejos, ante el Barça, los nazaríes disfrutaron de algunas ocasiones de armar una jugada de gol, pero siempre falló algo: el pase final, el primer pase para iniciar el contragolpe, la ansiedad o el egoísmo a la hora de intentar ver puerta. Lo cierto es que en el ámbito ofensivo, el Granada jugó un partido muy pobre, algo que no le valdrá ante el Deportivo, ya que para ganar habrá que marcar.

DUDAS CON EL ONCE Y LA FORMACIÓN TÁCTICA

Tácticamente hablando habrá que ver si Alcaraz mantiene la defensa de cinco hombres. El granadino sigue ensayando tanto con una línea de tres centrales como de dos. La lógica y la obligación de ganar hace pensar que se volverá al sistema clásico de 4-4-2 o 4-2-3-1.

En este sentido, Lucas tiene distintas dudas para armar el once. Ya entrena con normalidad Gastón Silva, por lo que es una opción más para el centro de la defensa junto a Vezo, Lombán y el recuperado Saunier. El uruguayo también puede jugar como lateral izquierdo.

El centro del campo es lo que más quebraderos de cabeza da a Lucas. Uche ha convecido al granadino, pero el perfil creativo del pivote aún está por aparecer. En las bandas está la opción de repetir con Andreas y Carcela, aunque con el posible cambio de defensa, Isaac Cuenca podría volver a su posición, la de extremo. Arriba todo dependerá de la formación que elija Lucas. Kravets parece fijo. Al ucraniano pueden acompañarle Bueno o Boga en la mediapunta, y Ezequiel Ponce o Barral como acompañantes en una posible delantera de dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *