Martes, 17 enero, 2017

Las lecturas del Colegio Sierra Elvira de Granada: una obra grandiosa | VÍDEO

Granada Digital asiste en directo a uno de los recitales de cuentos de este centro granadino, donde los niños han creado un mundo propio lleno de libros, solidaridad e imaginación

cuentacuentos2
Cristina Fernández Fuentes y los niños del Sierra Elvira | Foto: Juanma Funes
Texto: Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr | Vídeo: Juanma Funes


image_print

Érase una vez un colegio donde se aliaron para dar nacimiento a una obra llena de ternura, cariño e ilusión. Una obra que ha creado una historia propia, con denominación de origen, donde sus protagonistas aún no conocen la importancia de su papel.

Se trata del Colegio Sierra Elvira de Granada, donde Granada Digital ha tenido el placer de asistir a una de las muchas funciones que cada día se crean en este colegio. Les llaman ‘Las Lecturas de Los Jueves’, pero los actores principales de este cuento van mucho más allá, y han creado su propio mundo. Está lleno de libros, solidaridad, creatividad, generosidad e imaginación.

En este momento, mientras lees este texto, un niño en algún lugar saca un libro, y se dispone a divertirse con él. En el Sierra Elvira, los niños, entre clase y clase, aprovechan los dos minutos escasos que dura ese descanso para divertirse con su libro favorito.

Granada Digital se sienta a hablar con Cristina Fernández Fuentes, el alma de un proyecto que ha nacido de forma pionera en el Colegio Sierra Elvira de Granada. “La iniciativa funciona muy bien porque surgió de una manera muy natural. La biblioteca siempre está abierta y es muy importante aquí, pasan por allí como por cualquier otra parte del centro. Había niños y niñas más mayores que de una forma natural empezaban a leerle cuentos a los más pequeñitos, que ojeaban los cuentos, pero no sabían leer”.

Cristina es miembro de la Asociación de Padres y Madres de este colegio granadino, representantes de las familias que confían la educación de sus hijos en este centro escolar. Ella fue quien vio este potencial en los niños, algo que no dudó en comunicar al Jefe de Estudios del colegio, Juan Miguel Nievas Muñoz, quien no dudó en darle alas a una actividad maravillosa.

Cristina quita mérito a su trabajo, pero detrás de una actividad con protagonistas absolutos, hay un trabajo de una actriz secundaria. Ella lo hace con una sonrisa, y agradecida con la recompensa que encuentra. “Tienes que tener muchas ganas de hacerlo y parte de tu tiempo. A mí me compensa porque los resultados son fantásticos”.

“Es una forma de que los pequeños se acerquen a la lectura, ver a niños más grandes leer les motiva mucho más, y al mismo tiempo fomentamos la lectura en niños más mayores. También se acercan edades distintas y romper esas barreras de los niños de ‘mi misma edad’, estrechar lazos entre el alumnado que aquí va desde los tres años a los doce”, nos explica Juan Miguel.

Como las grandes funciones de teatro o de cine, como un partido de fútbol de Champions League o un concierto de Ópera, las lecturas del Sierra Elvira ganan en directo, te llenan de fuerza y te hacen pasar un rato que se aleja de lo cotidiano. “La actividad la realizan ellos en su integridad, surge de ellos, eligen sus lecturas, todo va en función de lo que van demandando y ofreciendo”, comenta Cristina.

cuentacuentos3

AMPA y Colegio, colaboradores en esta iniciativa | Foto: Juanma Funes

SON LAS 12:30 Y EL RECREO SE HA ACABADO

Al entrar al colegio, varios niños llegan a nuestro encuentro para hablar con la ‘seño’ Cristina. Les enseñan un libro y le regalan una sonrisa. Son las 12:30, el recreo ha terminado, y la función comienza en la biblioteca. Los lectores se colocan en sus puestos, están nerviosos y practican el cuento que han escogido para mostrar a los compañeros más pequeños.

En ese momento, los ‘peques’ entran en la biblioteca y se quedan hipnotizados con los libros. Seguramente no será la primera vez que entran en ese sitio, pero da igual, la gran cantidad de conocimiento les ha embaucado, y ellos nos han conquistado a todos los adultos de aquella sala.

Miran a la estantería donde están los libros de los mayores, algunos de estos tomos son más grandes incluso que esas pequeñas personitas, pero ellos quieren crecer en el mundo de la lectura, donde su imaginación fluye con inocencia y felicidad, con el privilegio de que los límites los ponen ellos.

El Sierra Elvira ha encontrado en la lectura una de sus señas de identidad. Una virtud, una ventaja a tener en cuenta sobre la que rodea mucho de la educación de un niño o niña. La campana de que había terminado el recreo había sonado, pero para ellos, leer, es una continuación de la diversión. “La lectura siempre ha sido uno de los puntos fuertes de nuestro centro y proyecto educativo. Es algo que siempre se ha potenciado, igual que la igualdad, intentamos romper barreras ante cualquier discriminación o ruptura de grupos, o el bilingüismo”, explica Juan Miguel.

TRES PILARES: FAMILIA, COLEGIO Y ALUMNADO Y EL APROVECHAMIENTO DE LOS RECURSOS

Una sinergia perfecta que ha concluido con un proyecto espectacular. Familia, colegio y alumnado. Tres pilares fundamentales en una comunidad educativa. Con que falte uno, el resultado no es el mismo. En el Sierra Elvira han encontrado la fórmula, y no es otra que la colaboración entre todos y aprovechamiento de los recursos que tienen alrededor.

“Es interesante utilizar los recursos que tenemos a nuestro alrededor, tenemos familias francesas, inglesas, que signan… todos participan y aportan un granito de arena al proyecto. Y la respuesta del alumnado siempre ha sido fantástica”, manifiesta en este sentido Cristina.

Antes, en la función, Alba, una chica francesa, leía su cuento en francés. Los niños preguntaban qué decía, ella lo explicaba con una sonrisa, se interesaba porque todos supieran qué estaba contando.

  • “Je suis le gran méchant loup”
  • “¿Qué has dicho?”
  • “Yo soy el lobo feroz”, contestaba Alba.
cuenta-cuentos-sierra-elvira

Una de las lectoras enseña un cuento a los más pequeños | Foto: Juanma Funes

LA ILUSIÓN DE LOS NIÑOS… Y SUS PADRES, ABUELOS…

‘La Bruja Bunilda’, ‘Julieta ¡estate quieta!’, ‘¿Dónde está Alba?’, ‘La Escalera Roja’… son cuentos que se leerán en esta sesión. La actividad no se queda en leer, se forma una historia en cada niño, todos la acogen de una forma diferente, con un simbolismo especial para ellos, marcando ese instante de su vida.

Los ‘mayores’ asumen la responsabilidad con confianza. Leerán a los más ‘peques’, pero también los cuidan, los protegen, los miman, le explican sus dudas. Con el libro entre las manos y ante aquellos niños se sienten gigantes, gigantes de 8 o 9 años. Los ‘peques’, con 4 o 5 años atienden boquiabiertos, es algo nuevo para ellos. En cada palabra, en cada frase, hay una carcajada, una cara de asombro, o de sorpresa. Todo a la vez.

Se escuchan aplausos, y es que Daniel acaba de terminar de leer su cuento.

  • “¿Qué significa despensa?”, le preguntaban durante la lectura.
  • Daniel contesta espontáneamente. “Es un sitio para guardar comida que no necesita tanto frío”.

“La lectura contagia”, afirma Juan Miguel, y añade. “Hay chiquillos que quizás no destaquen en las materias, sin embargo, en el aspecto de la lectura se vuelcan con una ilusión y unas ganas que te sorprende”. Además, no sólo contagia a los niños, también anima a los abuelos y padres. “Con el tiempo, al establecerse esta dinámica de lectura de los jueves hubo padres, madres, abuelas y abuelos que se entusiasmaron por leer y ser ellos mismo quienes contasen estos cuentos”.

Cristina recuerda algún caso de perezoso reconvertido a lector habitual. “Hemos tenido casos muy bonitos que se han entusiasmado con la lectura. También hacemos un concurso de cuentos, y ha habido una participación tremenda. La lectura y la creación literaria van unidas y aquí también hacemos eso, dentro de nosotros hay un contador de historias, todos somos capaces de crear nuestros propios cuentos, y los niños lo hacen fabulosamente”.

SOCIABILIZACIÓN, CREATIVIDAD, INQUIETUD, SOLIDARIDAD…

“Al principio les daba bastante vergüenza, y las primeras sesiones leían bajito o con cierto miedo, ahora tienen un desparpajo fabuloso, interactúan con los demás, te explican…”, nos explica Cristina sobre el crecimiento de los niños a la hora de leer y de expresarse a los demás.

Las lecturas favorecen la diversión en los niños, una diversión diferente, pero también les da conocimiento, capacidad para saber hablar, para explicarse con sus palabras, para saber cómo dirigirse a un público, algo fundamental para su futuro tanto académico o laboral, como en su vida privada o personal.

Aprenden a sociabilizarse, responsabilizarse, a darle valor a las cosas, y en concreto, a los libros. “Los grandes son solidarios con los pequeños, y los pequeños también aprender a serlo porque tienen que compartir, dejar ver al de atrás que también vea al que está leyendo…”, explica Cristina.

Pero ‘Las Lecturas’ del Sierra Elvira siguen creciendo y acogiendo iniciativas. Es una de sus características, es una obra abierta a cambios, a mejorar, una obra viva. Su forma de nacer, desde la naturalidad e inocencia de los niños, hace que sea aún más especial.

Una de las últimas novedades ha sido el ‘Hospital de Libros’. “Es una cajita donde metemos los libros que están enfermos. Tenemos un grupo fantástico de doctores, doctoras, enfermeros y enfermeras que se dedican a repararlos. Es una actividad que también funciona muy bien, así entienden que los libros son algo que hay que tratar bien porque nos aportan muchísimas cosas”.

cuentacuentos4

Hospital de libros | Foto: Juanma Funes

FERIA DEL LIBRO

Tal ha sido su éxito que ha llegado a oídos de la organización de la Feria del Libro de Granada, donde ‘Las Lecturas del Sierra Elvira’ tendrán su hueco. “Estamos muy contentos que esta iniciativa haya llegado a la organización de la feria del libro. Les ha interesado mucho y nos han dado espacio en este evento. Ha tenido una aceptación increíble por parte de los niños, vamos por cincuenta lectores. Se les da cabida a todos”.

Su caseta se sitúa en la Fuente de las Granadas. En este fin de semana del 23 y 24 de abril hará sesiones de mañana y tarde. Durante los días de diario, se harán sesiones en horario de tarde, de 18:00 a 20:00 horas, donde cualquier niño que pase por allí podrá escuchar un cuento de otro niño.

El Colegio Sierra Elvira finalizará en apenas dos meses su tercer año consecutivo haciendo estas lecturas, que a este paso necesitarán inventar días de la semana para dar espacio a todos los lectores que desean compartir y enseñar con los más pequeños. Se trata de un mundo coloreado por los niños y sus libros. Niños leyendo a niños, una obra grandiosa. Y colorín, coloreado, este cuento nunca acabará.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *