Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Las fuerzas rebeldes cercan al Estado Islámico en el corazón de Raqqa

El comandante rebelde ha destacado además que cientos de terroristas han desertado desde que comenzó la ofensiva

Foto: Archivo GD
EP


image_print

Las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), una alianza rebelde respaldada por la coalición internacional que lidera Estados Unidos, han logrado cercar a los terroristas del Estado Islámico en Raqqa, la ciudad siria que ejerce de ‘capital’ para el autoproclamado califato, si bien han advertido que la victoria definitiva podría retrasarse hasta cuatro meses.

“Hemos limpiado casi la mitad de la Ciudad Vieja de Raqqa. Estamos avanzando en todos los frentes”, ha dicho Haval Gabar, un combatiente de 25 años de las Unidades de Protección Popular (YPG), una milicia kurda que forma parte de las FDS y que ha sido fundamental en la lucha contra la organización terrorista.

Las FDS lograron el miércoles conectar por completo los distritos del sur de Raqqa, cercando a los yihadistas en el centro de Raqqa. “Había todavía una pequeña brecha, pero pudimos cerrarla. Ahora estamos presionando hacia Mansur y Rashid”, ha detallado Gabar.

El comandante rebelde ha destacado además que cientos de terroristas han desertado desde que comenzó la ofensiva sobre Raqqa. “Lo habrán hecho unos 600”, ha estimado. De acuerdo con Gabar, la moral del Estado Islámico en su principal bastión “es cero”.

Sin embargo, ha aclarado que “podría llevar otros tres o cuatro meses acabar (con el Estado Islámico) en Raqqa”. “Han colocado minas y esa es una de las mayores dificultades. También hay coches bomba que, aunque no los usan todos los días, si nos movemos los colocan”, ha indicado.

Talal Selo, portavoz de las FDS, ha añadido que otro de los peligros a los que se enfrentan las FDS en la batalla final por Raqqa son los francotiradores. “Hay muchos y son buenos, especialmente los chechenos”, ha señalado, por su parte, un miembro de las YPG identificado como Adel, de 20 años.

La ofensiva sobre Raqqa comenzó en noviembre, con la conquista de las localidades cercanas, pero hasta junio las FDS no lograron entrar en la ciudad. Naciones Unidas calcula que, si bien muchos han huido, aún hay unos 50.000 civiles atrapados en la localidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *