Martes, 17 enero, 2017

La Universidad de Granada condena la desaparición de los estudiantes en México

La UGR se adhiere al comunicado de condena por los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal de Ayotzinapade la Asociación Universitaria Iberoamericana de Posgrado (AUIP) que preside la propia universidad

UGR
Foto: Archivo


image_print
El Consejo de Gobierno de la Universidad de Granada, en sesión celebrada el día 30 de octubre, hizo suya la adhesión al comunicado de condena de la Asociación Universitaria Iberoamericana de Posgrado (AUIP) que preside la propia Universidad de Granada.

La AUIP, formada por 185 Instituciones de Educación Superior, en la que se integran las provenientes de 20 países de la región (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela), decidió en el marco de la Reunión de su Comisión Ejecutiva comunicar a la opinión pública e instituciones su condena por la desaparición forzosa de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa en el Estado de Guerrero.

Desde la Universidad de Granada, como desde la propia AUIP, se hace un llamamiento a las autoridades competentes para que los lamentables hechos sucedidos sean aclarados hasta sus últimas consecuencias, respaldando así los esfuerzos emprendidos para tratar de localizar con vida al grupo de jóvenes universitarios.

El progreso y futuro depende de la educación y el pleno desarrollo de las nuevas generaciones. Para que no se repitan nunca este tipo de hechos aspiramos y reclamamos la seguridad y la protección que garantice el acceso de los jóvenes a su formación integral con la más firme repulsa a tan dramáticos sucesos que indignan a nuestras universidades.

La Universidad de Granada, junto con la AUIP, preocupada ante la situación aspira a que se recupere la normalidad institucional, se fortalezca el Estado de Derecho y se consoliden las bases para un futuro basado en el conocimiento, la legalidad y una cultura de Paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *