Sábado, 22 Julio, 2017

            

La reforma del centro periférico de diálisis Perpetuo Socorro ha supuesto una inversión superior a los 85.000 euros

Luna ha puesto en valor las mejoras que han supuesto estas actuaciones, ya que permite contar con “instalaciones más seguras en las que poder atender a unos pacientes tan sensibles”

Foto: Archivo GD
Gabinete


image_print

El Hospital Universitario Reina Sofía ha acometido obras de mejora en el centro periférico de diálisis de Perpetuo Socorro por importe superior a los 85.000 euros, que han permitido renovar en su totalidad el sistema de climatización y los revestimientos de las distintas salas. En estas instalaciones se dializan en estos momentos unos 60 pacientes con insuficiencia renal.

La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Mª Ángeles Luna, ha tenido la oportunidad de visitar hoy las nuevas instalaciones acompañada por otros gestores sanitarios, entre ellos, la directora gerente del hospital, Marina Álvarez, y el responsable de la Unidad de Gestión Clínica de Nefrología, Pedro Aljama. Las obras se prolongaron dos semanas y durante este tiempo los pacientes que se dializan aquí fueron derivados temporalmente a los centros de diálisis concertados de Córdoba y provincia.

Luna ha puesto en valor las mejoras que han supuesto estas actuaciones, ya que permite contar con “instalaciones más seguras en las que poder atender a unos pacientes tan sensibles”. Concretamente, la reforma se concreta en la sustitución del sistema de climatización existente por uno que incorpora la más alta tecnología e incluye la instalación de filtros HEPA, es decir, con presión positiva que impide la entrada de aire del exterior. En cuanto a las obras, se ha cambiado el techo y se han revestido las paredes con papel vinílico fácilmente lavable.

En el centro de Perpetuo Socorro se dializan una media de tres veces por semana durante 4 ó 4.30 horas pacientes de cualquier edad cuyo estado no revista mucha gravedad, ya que los pacientes más delicados se someten a este proceso en la unidad de diálisis ubicada en el Hospital General. La decisión de los facultativos a la hora de ubicar a los pacientes en los distintos centros de diálisis depende principalmente de las patologías asociadas que presente el paciente, más que de su edad biológica.

14 puestos de diálisis

El centro de diálisis de Perpetuo Socorro dispone de 14 puestos para diálisis a lo que hay que sumar una unidad aislada y reservada para pacientes con hepatitis C. Entre el 20 y el 30% de los pacientes en diálisis en este centro está a la espera de un trasplante renal, mientras que para el resto la diálisis es un tratamiento de por vida. Por ello, la diálisis o hemodiálisis se entiende como un tratamiento paliativo para la enfermedad renal y el trasplante como terapia curativa (de donante vivo siempre que sea posible por la efectividad de los resultados). El complejo sanitario cordobés inició su actividad trasplantadora hace 37 años y el primer injerto fue renal, desde entonces se han superado ya los 1.500 trasplantes de riñón.

En total, el Hospital Reina Sofía cuenta con tres centros públicos de diálisis (Hospital General, Perpetuo Socorro y Hospital Valle de los Pedroches de Pozoblanco) y cuatro centros concertados (dos en la capital y otros dos en la provincia –Palma del Río y Cabra-). En todos ellos se dializan en la actualidad 437 pacientes.

El número de los pacientes nuevos que inician diálisis ha descendido debido a los diagnósticos cada vez más precoces de la enfermedad, un seguimiento estricto y una mayor eficacia del tratamiento durante la fase de pre-diálisis, así como también por un  incremento de los trasplantes renales. Por otra parte, las complicaciones asociadas a la diálisis también han registrado un descenso, ya que la técnica ha mejorado, al igual que los dializadores, monitores, etc., que ahora ofrecen mayor garantía y calidad.

Actualmente, en la Unidad de diálisis del Perpetuo Socorro, la mayoría de los pacientes están siendo tratados con las modalidades de diálisis más avanzadas, que permite una mayor supervivencia, una menor tasa de hospitalización y una mejor calidad de vida. Los nuevos fármacos para tratar patologías específicas derivados de la enfermedad renal crónica (anemia, metabolismo mineral e hipertensión) también han contribuido en la mejora de la atención de estos pacientes.

Finalmente, en el ámbito de la investigación, los profesionales del Hospital Reina Sofía y del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (IMIBIC) llevan a cabo estudios sobre terapia celular para la regeneración renal, que son el futuro en esta parcela de la biomedicina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *