Sábado, 21 Octubre, 2017

            

La otra cara del Metropolitano de Granada: Alcázar del Genil

Los comercios de Alcázar del Genil, en Camino de Ronda, nos ofrecen su particular visión de las obras del metro tras la visita a las obras por parte de los delegados de la Junta de Andalucía.

Local vacío ubicado en el Camino de Ronda, zona Alcázar del Genil. FOTO: F.W. Alanzor


image_print

Pasear por el Camino de Ronda implica, por ende, atravesar una zona que ha sido ‘arrasada’ y construida de nuevo. El único recorrido soterrado del metropolitano de Granada, también el más difícil, se ha llevado consigo cientos de negocios que no han sobrevivido a las obras que han anegado sus accesos con vallas y cortes de tráfico.

Algunos, una minoría, siguen vivos. Eso sí, a duras penas. En siete años el metropolitano les ha quitado los ahorros de toda una vida, sus viviendas e incluso, la posibilidad de continuar trabajando.

En la mañana de ayer, algunos delegados de la Junta de Andalucía visitaron la estación de Alcázar del Genil del metropolitano de Granada, ubicada entre el Río Genil y la Carretera de Armilla. Entre ellos, Manuel Morales, delegado de fomento de la administración autonómica.

Morales afirmaba que “el PP decía que el metro de Granada era una mentira, que jamás lo veríamos funcionando, que sería ruinoso para la ciudad y para la ciudadanía. Todas esas malas prácticas políticas las hemos ido desmontando durante todos estos años”.

Con esta afirmación encima de la mesa, los comercios que continúan con su actividad nos ofrecen su opinión. Algunos llevan más de 20 años trabajando en el Camino de Ronda y han visto cómo muchos comercios vecinos se han visto obligados a echar el cierre. Otros, que continúan su negocio, ven imposibilitado atender al público porque el carril bici atraviesa la acera.

Nos cuentan, desde su óptica, cómo en la zona de Alcázar del Genil apenas quedan tres comercios de los más de 20 que existían y que ningún representante político, ni de Junta de Andalucía ni de Ayuntamiento, se ha interesado por ellos o les ha ayudado. Han aguantado vallas de obra, falta de alumbrado público e imposibilidad de acceder durante muchos años y ahora ven que el resultado no es el esperado. Ésta es la otra cara del Metropolitano.

Si no puedes ver este vídeo pincha aquí. 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Todos estos que protestan que se lo hagan llegar al penoso alcalde que tenemos en esta ciudad, que con su empeño en soterrar el Metropolitano por el Camino de Ronda ha provocado que las obras sean mucho más lentas y costosas. Además, para los comerciantes sería mucho mejor un metropolitano en superficie para la vista de sus negocios. Pero bueno, en el Camino de Ronda, el barrio donde más se apoya a este alcalde, ha tenido en el pecado su penitencia.