Domingo, 26 Marzo, 2017

La Junta destina alrededor de 300.000 euros al año para talleres formativos y de ocio en 23 centros de la provincia

El objetivo es fomentar el envejecimiento activo de los granadinos y granadinas mayores de 60 años

Foto: Archivo


image_print

Más de 16.000 personas usuarias de los Centros de Participación Activa de Personas Mayores de la Junta participarán este curso en alguno de los 320 talleres organizados, lo que significará más de 2.500 horas programadas. El delegado territorial de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Granada, Higinio Almagro, ha ofrecido estos datos en su visita al centro de mayores de la Plaza de los Campos, en la capital granadina, coincidiendo con el Día Internacional de las Personas Mayores, que se celebra hoy miércoles bajo el lema ‘No dejar a nadie atrás: promoción de una sociedad para todos’.

Los centros de participación activa de personas mayores tienen como objetivo la promoción del bienestar de las personas mayores y el fomento de su convivencia, integración, participación, solidaridad y relación con el medio social. Son un instrumento esencial para el envejecimiento activo, ofreciendo además apoyo para la prestación de servicios sociales y asistenciales a la población mayor.

Almagro ha señalado que la inversión para el desarrollo de estos talleres formativos y de ocio supera los 300.000 euros “con el objetivo de fomentar el envejecimiento activo de los granadinos y granadinas mayores de 60 años”.

En datos globales, alrededor de 73.000 personas se benefician de las prestaciones, servicios y actividades que ofrecen los 23 centros de participación activa de personas mayores de la provincia de Granada. Estos centros, de titularidad pública, ofrecen, además de actividades lúdicas y formativas, orientación jurídica, servicio de comedor a precios reducidos y acceso a las nuevas tecnologías, entre otras prestaciones.

En Granada, además de la capital, donde se sitúan seis de ellos, cuentan con estos dispositivos los municipios de Alhama, Loja, Montefrío, Láchar, Órgiva, Ugíjar, Maracena, Atarfe, Churrriana, Motril, Almuñécar, Guadix, Baza, Cúllar, Huéscar, Santa Cruz del Comercio y Castril. Los centros de la capital reúnen a más de 35.000 socios, mientras que los del resto de la provincia prestan servicio a un total de 38.000 usuarios.

ACCESO Y ACTIVIDADES

Pueden acceder a estos centros todas aquellas personas de más de 60 años que residan en Andalucía, así como los cónyuges o parejas de los socios. También pueden tener la condición de socios algunas personas mayores de 55 años siempre que cumplan con determinados requisitos de índole social.

Las actividades se desarrollan en torno a cuatro grandes áreas: salud, participación, seguridad y formación. En el ámbito de la salud se trabaja para atender las necesidades y mejorar la calidad de vida de los usuarios de los centros, fomentando el seguimiento de un estilo de vida saludable, ayudando a mantener sus condiciones físicas y psíquicas y apoyando su integración en su entorno y su autonomía.

Desde el área de participación, se trata de fomentar la convivencia entre los socios, implicando al máximo número posible de usuarios en las distintas actividades que se realizan, luchando activamente contra el aislamiento y fomentando las relaciones intergeneracionales.

A través del área de seguridad se pretende ayudar a los mayores a superar las situaciones adversas que puedan surgir en su vida cotidiana, para ello se les instruye en hábitos y medidas de seguridad ciudadana, así como en el uso de las nuevas tecnologías.

Finalmente, en materia de formación, se desarrollan todo tipo de talleres y actividades en las que además de implicar al mayor número posible de usuarios se trata de fomentar una participación igualitaria entre los socios de ambos sexos.

Cada uno de los centros elabora anualmente un programa de actividades para sus socios en función de las demandas y necesidades de éstos. En 2014, los talleres programados se dividen en siete grandes áreas temáticas: Actividades Físicas y Deportivas (43%), Manualidades y Expresión Artística (21%), Salud y Promoción Autónoma (14%), Informática y Nuevas Tecnologías (11%), Música y Artes Escénicas (6%), Idiomas (4%) y Otros (1%).

Servicio de comedor y asesoramiento jurídico

Entre otras prestaciones los centros ofrecen un servicio de comedor que proporciona el almuerzo a las personas mayores que así lo soliciten, de lunes a viernes. Este servicio se ofrece a precios reducidos a los titulares de la Tarjeta Andalucía Junta Sesentaycinco, con un coste de 4,83 euros para aquellas personas que cuenten con esta tarjeta en su modalidad verde y de 2,41 euros para los usuarios de la modalidad oro.

Los usuarios de los centros de participación activa también cuentan con un servicio gratuito de orientación jurídica personalizada para resolver aquellas dudas que puedan surgirles en su vida cotidiana y en su relación con su entorno. Además, tienen a su disposición aulas informáticas para facilitar su acceso a las nuevas tecnologías y la comunicación con amigos o familiares que residan en otros lugares.

ENVEJECIMIENTO ACTIVO

Los programas de envejecimiento activo tienen como objetivo fundamental procurar el bienestar social e individual de las personas mayores, mejorar su calidad de vida y su imagen ante la sociedad, promover la autonomía personal, prevenir situaciones de dependencia y fomentar la cooperación y la solidaridad entre generaciones.

Con estos fines, se diseña cada año una oferta lúdica y formativa, que además de los talleres desarrollados en los centros de mayores incluye la participación en iniciativas como el programa ‘Por un millón de pasos’, que lleva a cabo la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales para fomentar el ejercicio físico como hábito saludable.

LIBRO BLANCO DEL ENVEJECIMIENTO

Andalucía elaboró en 2010 el primer Libro Blanco del Envejecimiento Activo publicado en toda España, un documento de análisis elaborado por la Junta, en colaboración con los colectivos representantes de mayores, que formula un total de 130 recomendaciones sobre medidas que se deben llevar a cabo en temas de salud, educación, seguridad, intergeneracionalidad y participación, fundamentalmente.

Las conclusiones de los grupos de trabajo parten de un amplio análisis sobre la situación demográfica actual y el progresivo envejecimiento de la población, que obliga a dar respuesta a las demandas de un grupo poblacional que necesita participar en la vida social, cultural, política y económica, y no sólo recibir una atención de carácter asistencial.

En el Libro Blanco se concluye que el envejecimiento demográfico no es una enfermedad social, sino un logro sin precedentes. Por ello, en el documento se apuesta por trabajar para acabar con la visión estereotipada de la vejez como fuente de problemas y no de posibilidades.

En este sentido, el delegado territorial ha recordado que “Andalucía ha visto reconocida sus estrategias de Envejecimiento Activo y de Salud Digital impulsadas desde la Junta al ser considerada por la Comisión Europea como Área de Referencia en envejecimiento activo y saludable”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *