Sábado, 27 Mayo, 2017

La Guardia Civil detiene a una joven por robar joyas a ancianos mientras firmaban para ayudar a disminuidos

Mientras los ancianos firmaban la detenida los abrazaba desviando la atención de la mano que, con mucha habilidad, les quitaba cadenas de oro y anillos



image_print

La Guardia Civil ha detenido a una joven de nacionalidad rumana, de veintiún años de edad, como presunta autora de tres delitos de hurto después de que sustrajera al descuido joyas de oro que llevaban puestas dos ancianos y una anciana de las localidades de Fuente Vaqueros, Puerto Lope-Moclín y Pinos Puente.

El modus operandi se ha repetido en los tres delitos de hurto. La joven detenida se acerca a sus víctimas, les comentan que vienen pidiendo firmas para una organización que cuida de personas disminuidas y les piden que firmen en una hoja en blanco. En ese momento la detenida los abraza, comienza a besarlos y les dice que lo hace porque les recuerda a su abuelo o abuela fallecida, desviando la atención de la mano que, con mucha, habilidad les ha desabrochado la cadena de oro que llevan al cuello o le han sacado los anillos que llevan en las manos.

Los hurtos se perpetraron entre los días 3 y 16 de mayo pasados y las víctimas denunciaron los hechos en el Puesto de la Guardia Civil de Pinos Puente. El equipo de investigación de la Guardia Civil de esta última localidad ha sido el encargado de las pesquisas que han permitido la identificación detención de esta joven reincidente.

De hecho, la joven rumana ya fue detenida junto a otra compatriota el pasado mes de mayo en Maracena por hurtos similares tras haber asaltado a dos ancianos en Huétor Santillán y la propia localidad de Maracena, y haberlo intentado con otro anciano en Peligros.

DESCONFIAR DE LOS DESCONOCIDOS QUE SE ACERQUEN ‘MAS DE LA CUENTA’

La Guardia Civil, por su parte, ha destacado la dificultad de detener a este tipo de personas, ya que carecen de domicilio conocido y son itinerantes, es decir, no se quedan mucho tiempo en una misma ciudad. Además, no trabajan solas, de ahí que cuando son detenidas difícilmente se recupera lo sustraído, porque tras el hurto inmediatamente se hacen cargo de las joyas otros individuos de la organización que las hacen desaparecer.

Esta detención se incardina dentro del Plan Mayor de Seguridad, en el que la Guardia Civil trabaja desde el verano del 2011 para evitar que las personas mayores sean víctimas de delitos como los robos con violencia, los robos o hurtos en sus domicilios, las estafas de todo tipo y el uso ilegal de sus recursos económicos por terceras personas.

Los miembros de la Guardia Civil insisten en las reuniones que tiene regularmente con personas mayores en las distintas localidades de la provincia de Granada para que estos sean muy precavidos y desconfíen de desconocidos que se les acerquen “más de la cuenta” para pedirles firmas, o un vaso de agua, o les abracen con la excusa de que se parecen a familiares fallecidos; y que no duden en llamar al teléfono de auxilio inmediato de la Guardia Civil, el 062, si observan algo de esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *