Miércoles, 16 Agosto, 2017

            

La Guardia Civil detiene a cuatro personas que dejaron sin alumbrado público a cinco pueblos de la comarca de Guadix

Los detenidos sustrajeron el cableado de las farolas de las localidades de Purullena, Polícar, Marchal, Benalúa y La Peza

Imagen Ilustrativa cable de cobre | Archivo GD
Gabinete


image_print

La Guardia Civil ha detenido en Purullena en el marco de la operación Cuerdafloja a cuatro personas, una de ellas un menor de 17 años de edad, todos con numerosos antecedentes policiales, como presuntos autores de la sustracción de parte del cableado del alumbrado público de las localidades de Purullena, Polícar, Marchal, Benalúa y La Peza.

El cobre sustraído está valorado en más de 32.000 euros.

Los cinco robos de cable se produjeron a lo largo del mes de abril. El primero ocurrió en Purullena el día 5 de abril. Los detenidos sustrajeron unos 5 kilómetros de cable de la travesía de acceso a la localidad.

El día 11 de abril dejaron a oscuras la barriada Perchel de la localidad de Marchal. Los detenidos se habían apoderado de unos 2,5 kilómetros de cable, de 6 reactancias y de los cofres de fusibles de todas las farolas de la barriada.

El día 19 de abril los detenidos sustrajeron el cable de 24 farolas de la localidad de Benalúa.

El día 25 de abril fue la localidad de Polícar la afectada. Los detenidos dejaron sin alumbrado a los vecinos de las calles Eras y Algibe, después de que sustrajeran unos 500 metros de cable.

El último robo conocido se produjo el día 29 abril en La Peza. Los detenidos dejaron sin alumbrado eléctrico a los vecinos de la zona comprendida entre la ermita de San Marcos, la calle Espique y el tanatorio.

Estos robos generaron una gran alarma social entre los vecinos de estos pueblos.

Los detenidos acudían a la zona al atardecer, poco antes de que el alumbrado se encendiera. Abrían las arquetas del alumbrado público, cortaban los cables y esperaban hasta que las farolas se encendieran para luego, durante la madrugada y amparados por la oscuridad, sustraer sin peligro el cable de todas aquellas que no se hubieran encendido.

La investigación de estos robos la ha realizado el Área de Investigación del Río Fardes, con la colaboración de la Guardia Civil de La Peza y de Benalúa.

Los agentes han descubierto que los detenidos primero quemaban los cables sustraídos y luego el cobre resultante lo vendían en una chatarrería de Guadix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *