Viernes, 21 Septiembre, 2018

            

La Diputación participa en un proyecto para aprovechar el esparto y el cáñamo en agroindustria y construcción

Esta iniciativa se desarrollará durante los próximos dos años, centrándose en la explotación de las características de las fibras naturales de ambos materiales para la creación de biocomposites

Reunión del grupo Finaiconst | Foto: Gabinete
E.P.


image_print

El proyecto Finaiconst ‘Fibra natural para la industria y la construcción’ ha sido aprobado por la Junta de Andalucía en el ámbito de ayudas para la creación y funcionamiento de los Grupos Operativos de la Asociación Europea de Innovación, en los que participa la Diputación de Granada.

Esta iniciativa se desarrollará durante los próximos dos años, centrándose en la explotación de las características de las fibras naturales de cáñamo y esparto para la creación de biocomposites de “gran utilidad para su uso en el sector de la agroindustria y de la construcción”, según ha explicado en un comunicado la Diputación de Granada.

Asimismo, ha señalado que los grupos operativos tratan de potenciar “la colaboración y cooperación pública privada” y ha apuntado que “de ahí que los socios de Finaiconst” sean la empresa Actisa S.L., el Centro Tecnológico del Plástico (Andaltec), la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaje), el Clúster de la Construcción Sostenible de Andalucía, la Asociación de Constructores y Promotores de Granada y el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria (Ifapa) y Diputación de Granada.

La diputada de Empleo y Desarrollo, Ana Muñoz, ha señalado que “se trata de una excelente oportunidad para las economías locales de muchos municipios de la provincia con recursos naturales que ahora no están valorados, como el esparto” y ha asegurado que “se puede conseguir darle valor añadido”.

En cuanto a Finaiconst, se divide en dos fases; la primera que estará enfocada a la recopilación documental y el desarrollo tecnológico que valide el uso de tres tipos de composites (cementítica, termo-estables y termoplásticos) para su uso en el sector industrial y de la construcción.

La segunda fase estará dirigida a poner en valor al sector agrícola en zonas donde existen numerosas plantaciones de esparto “abandonadas por improductivas y donde la industria del esparto pierde cada día más peso”. Para ello, se desarrollará un programa de apoyo al emprendimiento en el sector agrícola y la industria agroalimentaria.

Por último, se desarrollará un programa de apoyo al emprendimiento en el ámbito de la transformación industrial y los prefabricados de la construcción con el objetivo de “incorporar el uso de los biocomposites de fibra como nuevas oportunidades de negocio en estos sectores”.

Igualmente, la Diputación ha señalado que también forma parte de otro grupo operativo aprobado por la Junta de Andalucía, Agroforan, que versa sobre producción, transformación y comercialización de biomasa con fines energéticos, bajo una gestión sostenible.

Los miembros de este grupo son la empresa Tubocás S.L, con más de diez años de experiencia en energías renovables; Biofalcó S.L, empresa nacida dentro del marco de la agricultura ecológica; Universidad de Huelva (UHU); Viveros Ponce Lajara, con experiencia en producción de plantas para paisajismo, restauración y reforestación en formato de alveolo y contenedores pequeños; la Estación Experimental Cajamar Las Palmerillas (Almería), AG Consultoría S.C.A, los ayuntamientos de Huéscar y Orce y la Diputación de Granada.

Asimismo, Agroforan trata de dar respuesta a “la demanda creciente de la utilización de biomasa con aplicaciones térmicas y eléctricas sin alterar los sistemas agroforestales”.

La Diputación ha explicado que se requiere un mayor conocimiento de los sistemas agrícolas y forestales, “una apuesta por cuidarlos mediante la aplicación de prácticas de manejo adecuadas, así como un avance en complementar los aprovechamientos tradicionales en masas naturales con cultivos de especies de crecimiento”.

Por último, Muñoz ha resaltado que Agroforan tiene el doble objetivo de contribuir a reducir la emisiones de CO2 y apostar por un desarrollo sostenible del medio rural. Por su parte, Diputación refuerza con este proyecto “el papel experimental de la Finca ‘Los Morales’ como un instrumento eficaz para trasladar y difundir en la región avances tecnológicos importantes para un futuro más respetuosos con el entorno”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.