" />
Martes, 25 Julio, 2017

            

La Diputación de Granada pone a Ayala como ejemplo de coherencia y compromiso



image_print

La Diputación de Granada, que en 2006 nombró a Francisco Ayala hijo predilecto, ha lamentado hoy la muerte, a los 103 años, del escritor granadino, al que ha considerado una persona “ejemplo de coherencia y de compromiso”.

El presidente de la institución provincial, Antonio Martínez Caler, ha recordado la “intachable” trayectoria intelectual de Ayala, que ha muerto hoy en su domicilio de Madrid, su exilio y sus posteriores vivencias, que lo convierten en “un ejemplo para todos”.

Para el presidente de la Diputación, que exhibe hoy sus banderas a media asta en señal de luto, la pérdida del escritor, profesor y académico “no debe empañar el reconocimiento que toda la ciudadanía de la provincia le debe a este gran hombre”.

La institución provincial nombró a Francisco Ayala hijo predilecto de Granada en un acto celebrado el 3 de febrero de 2006 y presidido por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

En aquella ceremonia, el escritor granadino compartió protagonismo con el Nobel de Literatura José Saramago, que fue nombrado hijo adoptivo de Granada.

Ese mismo año comenzaron en Granada los actos organizados con motivo del centenario del nacimiento de Francisco Ayala.

La Universidad de Granada aboga por promover actos de homenaje en torno a Ayala

 El rector de la Universidad de Granada (UGR), Francisco González Lodeiro, ha abogado por promover actos de homenaje en torno a la figura del escritor Francisco Ayala.

En declaraciones a Efe, Lodeiro ha indicado que la muerte de Ayala supone “una gran pérdida” debido a la labor que desarrollaba y ha destacado del escritor que era un “granadino mundial y la memoria del siglo XX, del que no fue un actor pasivo durante épocas como la Guerra Civil y la posguerra”.

Ha manifestado que la UGR promovió su nombramiento como Doctor Honoris Causa en 1994 y la creación de la Fundación Francisco Ayala y ha recordado que el literato, en una de sus últimas citas con el rector, “mantenía una cabeza lúcida y un ingenio enorme”.

Lodeiro, que ha precisado no podrá asistir a Madrid a la capilla ardiente, ha abogado por homenajear al escritor fallecido y ha indicado que la institución que rige promoverá actos como seminarios o conferencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *