Viernes, 20 Julio, 2018

            

La CHG sostiene que los embalses redujeron las inundaciones, que atribuye a las intensas lluvias

Para el futuro ha subrayado que se debe respetar la zona de dominio hidráulica y evitar ocupaciones en las zonas de protección de los cauces

Inundaciones tras las lluvias registradas el pasado fin de semana | Fuente: Gabinete
Gabinete


image_print

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha defendido este miércoles que las inundaciones en tierras de cultivo de la Vega de Granada se produjeron a causa de las intensas lluvias y ha descartado que fueran provocadas por el alivio de agua en la presa de Cubilla, como han afirmado instituciones y productores de la comarca en los últimos días.

La directora técnica de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Nuria Jiménez, ha señalado en declaraciones a Europa Press que el pasado sábado las precipitaciones fueron elevadas en la cuenca del Alto Genil y cayeron sobre un suelo “saturado” de agua tras lluvias continuadas durante las tres últimas semanas.

El río Genil en el entorno de Láchar, Valderrubio y Huétor Tájar, recibe las aguas del río Cubillas y de arroyos y ríos que no están regulados por ninguna presa y que el pasado sábado llevaban caudales importantes debido a las fuertes precipitaciones.

Así, además del agua que aportan todos los ríos del entorno en ese tramo del Genil, el propio río estaba a un nivel más alto de lo habitual por las fuertes precipitaciones ocurridas aguas arriba el 17 de marzo.

“Al estar el nivel tan elevado en el propio Genil disminuyó la capacidad de desagüe de los afluentes, de forma que actuaba como tapón, y eso produjo el desborde de estos afluentes en el tramo próximo a su desembocadura”, señalan desde la CHG. Así, la responsable incide en que la presa de Cubillas lo que hizo es laminar la avenida del río Cubillas y si no hubiera estado el agua se habría sumado a la del resto de los cauces aguas abajo.

Matiza que “la presa no desembalsó, si no que alivió“. Es decir, una vez que ha alcanzado su capacidad el agua alivia por el aliviadero, reduciendo la avenida. Sostiene que el protocolo les obliga a avisar únicamente al Centro de Coordinación de Emergencias, que en Andalucía dirige el 112, lo cual se hizo en varias ocasiones.

En cuanto a por qué no se desembalsó de manera paulatina, afirma que los días previos se hizo a través de la central hidroeléctrica y los desagües de fondo, pero por las características de la presa, los caudales son muy pequeños.

Para el futuro, la CHG subraya que principalmente se debe respetar la zona de dominio hidráulica y evitar ocupaciones en las zonas de protección de los cauces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.