Sábado, 17 de Noviembre de 2018

            

La Cátedra Hidralia + UGR Y Proyecto Esperanza logran fondos para un huerto, un pozo y un vivero en Guinea

La aldea de Sahoro, de unos 250 habitantes, se beneficiará de la obra solidaria, que se ha financiado mediante un sorteo, ventas de calendarios y aportaciones privadas

Cátedra Hidralia + UGR y 'Proyecto Esperanza' | Gabinete
Gabinete


image_print

La Cátedra Hidralia+UGR y ‘Proyecto Esperanza´ han conseguido recaudar el total del presupuesto previsto, 3966,41 euros, para financiar la construcción de un pozo, un vivero y un huerto en Guinea, concretamente en la aldea de Sahoro, donde el Instituto ‘Jane Goodall’ está llevando a cabo obras para disponer de una infraestructura hídrica permanente.

Para obtener fondos, la Cátedra junto a un grupo de voluntarios del Proyecto Esperanza, vendió papeletas para rifar un balón de fútbol del Mundial de Rusia con la firma de los jugadores de la Selección Española y también calendarios navideños. Ello, sumado a aportaciones privadas, ha permitido cubrir el objetivo marcado con ‘Proyecto Esperanza’, que lleva cuatro años sembrando el continente africano de recursos para que los habitantes de diferentes aldeas tengan un presente y un futuro. Son un grupo de profesionales (muchos de ellos Ingenieros de Caminos de Granada) que este año se propusieron financiar un pozo permanente de agua potable en la aldea de Sahoro, al sur de Guinea, de la mano del Instituto ‘Jane Goodall’; un huerto comunitario gestionado por las mujeres de Sahoro y un vivero para que la población se autoabastezca y pueda vender los alimentos sobrantes.

En Sahoro casi todos sus habitantes, entorno a las 250 personas, viven de la agricultura y la ganadería, actividades que se ven paralizadas durante cuatro meses al año, cuando se secan los dos pozos naturales de que disponen. Esta situación agrava la condición de pobreza severa que sufre la población. Una obra como la de un pozo puede cambiar la vida de cientos de personas y a la vez mejorar el estado de conservación del medioambiente.

La creación de un punto de agua anual permitirá la apertura de huertas comunitarias que aseguren la alimentación, además del empoderamiento de las mujeres, y abrirá nuevas posibilidades de empleabilidad.

Si la capacidad hídrica del pozo perforado lo permite, se creará un vivero con especies forestales que tendrían una doble finalidad. La primera sería aumentar la seguridad alimentaria y la segunda sería la preparación de plántulas para la restauración ecológica.

En cuanto a la rifa, el número premiado en el sorteo realizado el pasado 4 de septiembre en la sede oficial de la Cátedra Hidralia+UGR y que contó con la supervisión de la Inspección de Juego y Espectáculos Públicos de la Junta de Andalucía fue el 3.118, cuyo ganador se presentó rápidamente en la Escuela de Caminos, Canales y Puertos para hacer entrega de la papeleta premiada y recibir el correspondiente balón de fútbol.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.