Viernes, 20 Julio, 2018

            

La Alhambra, bajo el punto de mira de la Justicia

La 'Operación Colina Roja II', el 'caso de las audioguías, el 'caso Alhambra' y las críticas al sistema de ventas de entradas están poniendo en tela de juicio el pasado y presente de la gestión del monumento nazarí

Fuente: Policía Nacional
Á. Gómez


image_print

La Alhambra vuelve a ser el foco de atención, aunque copar los titulares no es algo nuevo para el monumento nazarí. Hay veces que para bien, cuando las administraciones hacen balance del turismo en la ciudad, no es extraño ver una foto ilustrativa de miles de turistas paseando por los palacios nazaríes o en San Nicolás, inmortalizando su visita con esa panorámica de fondo del que es uno de los monumentos más visitados del España. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y ya en Granada no impacta tanto leer “detenidos” e “irregularidades” junto a la “Alhambra” en el mismo titular.

En la jornada de ayer, una operación policial de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía Nacional se saldaba, por el momento, con 24 detenidos y, entre ellos, varios ‘reincidentes’. De los 24 arrestados, puestos en libertad con cargos desde ayer por la tarde, once son trabajadores del monumento y entre ellos se encuentran la exdirectora del Patronato de la Alhambra María del Mar Villafranca, la exsecretaria general del monumento Victoria Chamorro y el que fuera jefe de la Sección Económica y de Contabilidad del Patronato de la Alhambra, José María Visedo. A la par, los tres están siendo investigados por el Juzgado de Instrucción 4 de Granada sobre supuestas irregularidades en la contratación del servicio de las audioguías, motivo por el que fueron detenidos en 2015 y razón por la que Villafranca dimitió.

Y ahora, el mismo Juzgado vuelve a poner otro foco sobre sus cabezas con nuevas diligencias. La investigación se centra en el estudio de la totalidad de los contratos adjudicados por el conjunto monumental a ocho empresas desde 2007 hasta 2015,  y que la Policía Nacional ha cifrado en cerca de siete millones de euros el importe defraudado. La presunta trama corrupta utiliza como ‘modus operandi’ la adjudicación ilegal de contratos a empresas, que se comprometían a contratar una red clientelar de trabajadores denominados “de la casa” afines a la cúpula directiva, según relata el comunicado enviado ayer por fuentes policiales. . Todos los arrestados fueron puestos en libertad con cargos, a la espera de ser citados por el juzgado para declarar, aunque por el momento se desconoce cuándo sería dicha citación dado que primero el Juzgado deberá analizar la documentación intervenida y requerida en su momento al Patronato de la Alhambra y a otras instituciones.

El ‘caso de las audioguías’ y esta nueva línea de investigación, cuya operación policial se ha denominado ‘Operación Colina Roja II’, sumado al macrojuicio que se celebró durante marzo y abril por el supuesto fraude en la venta de entradas al monumento entre 2002 y 2005 por parte de guías turísticos y trabajadores del recinto nazarí, y también las denuncias públicas relativas al sistema de gestión y ventas de entradas del monumento, tienen al Patronato de la Alhambra en el punto de mira.

La causa de las audioguías se incoó en julio del año 2015. En junio de 2016 se dictó un auto por parte del Juzgado de Instrucción 4 de Granada ampliando el objeto del proceso, las personas investigadas y los delitos. Esa investigación ampliada a otros contratos y personas distintas del de las audioguías fue desgajada de la causa original y fue objeto de otro proceso diferente a través de un auto de marzo de 2017.

Imagen de archivo del juicio del ‘caso Alhambra’

UN MACROJUICIO DESPUÉS DE ONCE AÑOS

Por otro lado, un mes antes, en febrero de este año, la Audiencia Provincial de Granada condenaba a diez de los 50 acusados en el llamado ‘caso Alhambra’ al considerar acreditado que se produjo un fraude en las entradas al monumento entre 2002 y 2005 por parte de guías turísticos y trabajadores del recinto nazarí mediante prácticas ilegales que favorecieron el fraude y el enriquecimiento de determinadas personas.

En una extensa sentencia de casi 300 folios, la Sección Segunda de la Audiencia condena al principal acusado a 17 meses de cárcel, multa de 1.800 euros y a que indemnice al Patronato de la Alhambra en la cantidad de 58.001 euros como autor de un delito continuado de estafa y de otro de falsedad en documento mercantil.
La Audiencia consideraba probado que el acusado, guía turístico y propietario de Daraxatour, le fueron permitidas determinadas irregularidades o infracciones a la normativa reguladora de las visitas y de las normas de adquisición de entradas a la Alhambra.

Según se recoge en la resolución, las pruebas de cargo contra este acusado “resultan abrumadoras por más que se haya empeñado en negar la evidencia de una trama urdida que no tenía más designio que el entrar con sus distintos y numerosos grupos de visitantes sin portar la totalidad de las entradas, o con entradas ya usadas o incluso con entradas falsificadas que reutilizaba cuando le convenía”. Todo ello, “a costa de la colaboración de los demás acusados, aumentando de este modo sus beneficios en clara defraudación para el Patronato de la Alhambra y el Generalife”. Junto a él fueron condenados su exsocia, un empleado de banca, su mujer y seis oficiales de la Alhambra a los que se considera cooperadores por tolerarle que alterara los cupos de aforos en la zonas más sensibles, como son los Palacios Nazaríes, y modificara los horarios a los que se referían las entradas adquiridas.

Estas diez personas fueron condenadas a penas de entre 17 y tres meses de prisión.

Zona de acceso y taquillas de la Alhambra | Archivo GD

 

EL SISTEMA DE VENTAS DE ENTRADAS, OTRO CABALLO DE TROYA

A principios de año, los grandes operadores turísticos denunciaban la existencia de un sistema de reventa de entradas a la Alhambra por parte de pequeñas agencias de viajes que revendían a 40 euros billetes cuyo precio oficial es de 14.

El director del Patronato de la Alhambra contestó. “La Alhambra no tiene ejército ni policía”, dijo en su momento Reynaldo Fernández, quie aseguró que el Patronato no podía luchar contra un fraude del que, además, no tienen datos concretos. “Tendrá que ser la policía y los inspectores de turismo y hacienda quienes luchen contra esta reventa”, afirmó.

La Alhambra cambió el ‘modus operandi’ de la venta de entradas. El nuevo sistema “está favoreciendo ese turismo sostenible impidiendo también el mal uso que hacían algunos, los menos, de las entradas, evitando la posible reventa”, aseguró hace unos días el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía en su visita a Granada.

En este extremo, el colectivo de Operadores Turísticos Asociados (OTA) no ven problema en que se introduzca un sistema de accesos nominativos para garantizar la seguridad y evitar la reventa, como ya se ha hecho con los visitantes individuales, aunque sí alertaban de las dificultades que están sufriendo para cerrar operaciones desde hace tres años, algo que, según apuntan, están repercutiendo en la pérdida de clientes que van a otros destinos.

Por su parte, la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) también criticaba recientemente el nuevo sistema de venta de entradas. El sector considera que “tras varios años de cambios continuos de normativas y de infructuosas negociaciones con el Patronato de la Alhambra y el Generalife, el sistema ha llegado a un estado de colapso real”. Es una “situación, que, para los profesionales, ha convertido a la Alhambra en el monumento en el que la reserva de entradas es más enrevesada, complicada e irracional de todo el mundo”, explicó el presidente de CEAV, Rafael Gallego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.