Domingo, 23 Septiembre, 2018

            

Granada opta a ser sede de la final de la Copa del Rey de fútbol sala

Cáceres es la favorita para acoger el encuentro entre el FC Barcelona y el Jaén Paraíso Interior

Palacio de los Deportes de Granada | Foto: Archivo GD
Redacción GD


image_print

El Palacio de los Deportes de Granada podría dejar de lado el baloncesto por un día. El recinto granadino es una de las sedes que se propondrán mañana para acoger la final de la Copa del Rey de fútbol sala, encuentro que enfrentará al FC Barcelona y al Jaén Paraíso Interior.

El pabellón, de una capacidad superior a los 9.000 espectadores, es una de las opciones que barajará el Comité Nacional de Fútbol Sala para acoger dicho encuentro, tal y como asegura el analista de fútbol sala Gustavo Muñana.

Sin embargo, la opción favorita sería, atendiendo a la misma fuente, el Pabellón Multiusos de Cáceres, al que el analista le otorga un 60 por ciento de las posibilidades . Granada tendría un 30 % de probabilidad de ser elegido y, por último, Cartagena presentaría un 10 por ciento.

 


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Granada hubiera sido la mejor opción por capacidad, visto lo acontecido en la final de la Copa del Rey de Futbol Sala, en la que muchos aficionados del Jaén Paraíso Interior y de Cáceres se quedaron sin poder acceder al pabellón, debido a la deficiente y vergonzosa gestión que ha realizado la Federación Española de Fútbol con la venta y distribución de las entradas. Se anuló la venta anunciada en la taquilla del pabellón el día del partido aludiendo que las entradas estaban agotadas, cuando debían de quedar aún la mitad del aforo sin vender. El resto de entradas, casi 3000, las distribuyó la Federación a través de sus “canales” habituales de “allegados”, tal y como se pudo comprobar en las propias taquillas del pabellón, a las que sólo podían acceder los que iban a retirar las entradas “reservadas”.