Martes, 24 enero, 2017

Granada, ciudad de momias

El Parque de las Ciencias trae a Granada una exposición con más de 50 momias, procedentes de todo el mundo, en una muestra temporal que aborda estos restos humanos desde una perspectiva científica, antropológica, histórica y cultural

Restos óseos de la exposición de Momias que se ha inaugurado hoy en el Parque de las Ciencias


image_print

El Parque de las Ciencias acoge desde hoy una colección “única” de momias de diferentes partes del mundo en la exposición ‘Momias. Testigos del pasado‘, que ha traído 50 momias y restos originales de 27 instituciones, 240 piezas sobre momificación, escáner de momias, audiovisuales y talleres.

Reúne ejemplares de culturas de los cinco continentes que ofrecen “testimonios exclusivos de diferentes épocas, civilizaciones y lugares del mundo”, tal y como ha explicado el director del Parque, Ernesto Páramo. Durante la presentación, a la que también han acudido miembros del mundo docente y científico, se ha destacado que esta exposición “abre un panorama muy amplio de lo que han sido las sociedades del pasado y del presente“, explica el profesor Miguel Botella, que ha asegurado que “marcará un hito dentro del mundo científico”.

momia2

Sarcófago egipcio que contiene una momia

En la muestra están representadas desde las momias más antiguas que se conocen, como las de chinchorro de hace 7.000 años, hasta otras más actuales, datadas en 1940. “Las momias nos cuentan cómo vivieron, qué comían o cuáles eran las tradiciones y ritos hace miles y cientos de años en el mundo”, continúa Botella.

La exposición se distribuye en seis áreas: Las momias y el mundo; Momias andinas, Momias guanches, Momias egipcias, La momia de Galera y Ótzi, el hombre de hielo. Así, en el recorrido de 1.600 metros cuadrados se pone de manifiesto que, además de las momias egipcias, más conocidas por la sociedad, hay otras muchas momias de gran importancia para la historia y la ciencia como las guanches, las incas u otras de importante valor por su antigüedad y estado de conservación, como Ötzi, el hombre del hielo y la momia de Galera, hallada en Granada en los primeros años de la década del 2.000.

Cada una de ellas está representada en un espacio diferenciado, en el que junto a ejemplares originales, se exponen también otros elementos como sarcófagos, amuletos, esculturas, vasos funerarios, fetiches, ajuares o textiles. Muchos de ellos de gran valor como unos restos de mantos de momias de la cultura paraca. El comisario de la exposición ha confesado que esta ha sido una de las piezas más difíciles de transportar y exponer por las exigentes medidas de conservación que se requieren.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *