Lunes, 23 enero, 2017

Gómez de Liaño pide investigar el asalto a la vivienda de Bárcenas

"Están ocurriendo cosas extrañas" en el proceso

E.P.


image_print

El abogado del extesorero del PP Luis Bárcenas, Javier Gómez de Liaño, ha pedido que se investigue el asalto ocurrido ayer en el domicilio de su cliente, subrayando que durante todo el proceso “están ocurriendo cosas extrañas y singulares”.

Este miércoles por la tarde la Policía Municipal detuvo a un hombre por asaltar el domicilio del extesorero en Madrid. Éste maniató a su mujer, al hijo y a una asistenta.

“Que se indague, que se investigue”, ha insistido en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press, ya que, a su juicio, existen “circunstancias extrañas que invitan a la sospecha o al temor de que algo raro se está produciendo y que quizá eso se podría evitar”. Para el abogado, el proceso “empieza a ser muy preocupante”.

Además del “allanamiento de morada”, el letrado considera que “la ficha penitenciaria filtrada en la portada de un medio de comunicación, unos vídeos dentro del centro penitenciario, y unos periodistas que son seguidos e interceptados”, son circunstancias que “deberían hacer reflexionar a muchos”.

“MISERIAS” EN EL PROCESO PENAL

En este sentido, ha lamentado que, debido a “la pertenencia en un determinado momento a un partido político” de Luis Bárcenas y a la “carga política que cualquier proceso tiene”, una de las “miserias del proceso penal” es que “el domicilio en Madrid” de su cliente “lo conoce todo el mundo”. “Son consecuencias fatales en el proceso penal”, ha puntualizado.

En esta línea, ha denunciado que “a las pocas horas” de asumir la defensa del extesorero, encontró en un medio de comunicación, “la indicación” de su propio domicilio.

Pese a todo, el abogado ha dicho que se deje de poner” más amargura, alarma y pánico” a lo sucedido ayer, y ha reitero la necesidad de que la Policía y el juzgado que corresponda investigue los hechos porque se trata de “un allanamiento de morada, una pertenencia de armas”, hasta una “detención ilegal, pasando por coacciones y amenazas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *