Martes, 24 enero, 2017

Fabrican músculos artificiales con sedal e hilo de pescar

Los nuevos músculos pueden levantar cien veces más peso y generar un centenar de veces más energía mecánica por longitud y peso que los músculos humanos

Agencia


image_print

Un equipo internacional liderado por la Universidad de Texas (UT), en Dallas, Estados Unidos, ha descubierto que el sedal y el hilo de pescar común pueden convertirse a bajo precio en poderosos músculos artificiales. Los nuevos músculospueden levantar cien veces más peso y generar un centenar de veces más energía mecánica por longitud y peso que los músculos humanos: 7,1 caballos de fuerza por kilogramo, aproximadamente la misma potencia mecánica que un motor a reacción.

En un artículo, los investigadores explican que estos poderosos músculos se producen por la torsión y el bobinado de sedal e hilo de pescar de un polímero de alta resistencia. Los científicos del Instituto de Nanotecnología Alan G. MacDiarmid de UT trabajaron con la colaboración de expertos de Australia, Corea del Sur, Canadá, Turquía y China.

Los músculos son accionados térmicamente por cambios de temperatura, que pueden ser producidos eléctricamente, por la absorción de la luz o por la reacción química de los combustibles. Retorcer la fibra del polímero lo convierte en un músculo en torsión que puede girar un rotor pesado a más de 10.000 revoluciones por minuto.

Una torsión adicional posterior, de modo que las bobinas de fibra de polímero parezcan una banda de goma muy retorcida, genera un músculo que se contrae de manera espectacular a lo largo de su longitud cuando se calienta y vuelve a su longitud inicial cuando se enfría. Si se enrosca en una dirección diferente a la del giro inicial de la fibra de polímero, los músculos se expanden cuando se calientan.

En comparación con los músculos naturales, que se contraen sólo un 20 por ciento, estos nuevos músculos pueden contraerse en aproximadamente un 50 por ciento de su longitud. “Las oportunidades de aplicación de estos músculos de polímeros son enormes –destaca uno de los autores, Ray Baughman, director del Instituto de Nanotecnología en UT Dallas–. Los robots actuales más avanzados humanoides, las prótesis y los exoesqueletos portátiles están limitados por los motores y los sistemas hidráulicos, cuyo tamaño y peso restringen la destreza, la generación de la fuerza y la capacidad de trabajo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *